¿Qué es un viejo?

¿Qué es un viejo? Imagen superior: Aubrey de Grey, gerontólogo biomédico y autor de la obra "La teoría del envejecimiento de los radicales libres mitocondriales".

Hacia 1900, la esperanza de vida en países como el nuestro, no pasaba de los 45 años. Hoy llega a una media de 80: 83 para las mujeres, 77 para los hombres.

El historiador rumano Lucien Boia calcula que un septuagenario de nuestros días equivale a un quincuagenario del siglo XIX. O sea que hemos ganado veinte años de juventud. Y un último dato, para no sofocar al lector con numeritos: cada cuatro años aumentamos en uno nuestra esperanza de vida. La mitad de los bebés que están naciendo mientras lees estas líneas, amigo/amiga, vivirán un siglo.

La biología molecular ensaya sustituir las células perezosas o muertas, desde la piel hasta el corazón, de modo que recuperen su lozanía. Ya se está pensando en renovar tejidos nerviosos, un tabú de siglos para la ciencia. Adiós trastornos neurológicos, problemas de vista y oído, huelgas de memoria.

Un inglés algo especial, Aubrey de Grey, trabaja para quemorir sea una elección en el futuro. Las salas de fiesta verán celebraciones de matrimonios en su primer milenio.

No vayamos tan lejos. Si la esperanza de vida será de 95/110 años hacia el año 2080, es mejor que prevengamos a nuestros nietos: os jubilaréis octogenarios. O, mejor visto desde otra perspectiva: vuestra juventud empezará a los cuarenta sin peligros de ser considerados viejos verdes o viejas cachondas. Antes, una prolongada y variopinta adolescencia.

Con esto propugno inventar deportes, entretenimientos, paseos y amoríos para esas novedosas edades que ya no podremos considerar como vejez. Desde luego, también dietas prudentes, placeres sensatos y cierta displicencia ante los incorregibles males del mundo. Digo displicencia y no indiferencia.

Compay Segundo siguió cantando sones cubanos hasta morir con 95 años. Su plan iba más lejos: llegar a los 115 y pedir una prórroga.

Estamos asistiendo, acaso sin notarlo, a una revolución antropológica. Sí, me hago cargo: es un tema demasiado grave para un amable sábado a la mañana. Pero a pocos pasos de donde escribo, nuestros antepasados prehistóricos fallecían a los 35 años, habiendo perdido buena parte de susdientes royendo carne cruda.

Copyright del texto © Blas Matamoro. Este artículo fue editado originalmente en ABC. El texto aparece publicado en Thesauro Cultural con el permiso de su autor. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador admirado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint-Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015) y Alejo Carpentier y la música (2018).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. En 2018 fue galardonado con el Premio Literario de la Academia Argentina de Letras a la Mejor Obra de Ensayo del trienio 2015-2017, por Con ritmo de tango. Un diccionario personal de la Argentina.

DECLINACION

logonegrolibros

  • Leer a los clásicos
    Escrito por
    Leer a los clásicos Apunto unas sabrosas reflexiones de Italo Calvino, tomadas de una publicación de Tusquets (Por qué leer a los clásicos). De jóvenes, todo nos ocurre por primera vez, hasta el encuentro con los clásicos. Por eso,…
  • La máquina universal
    La máquina universal Es raro que haya películas comerciales sobre científicos de la vida real. Y es rarísimo que dos de ellas se exhiban simultáneamente. Y si a eso añadimos que ambas compitan por el Óscar,…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Marinuzzi, compositor
    Escrito por
    Marinuzzi, compositor El enorme cartel de Arturo Toscanini dejó en un segundo plano a una ilustre compañía de directores italianos, atentos, a la vez, a la herencia de su país como a las propuestas contemporáneas de otras…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Tardígrados, más allá de la vida
    Escrito por
    Tardígrados, más allá de la vida Son organismos extremadamente resistentes, capaces de sobrevivir en estado de latencia a condiciones ambientales extremas. Están presentes en todos los rincones del planeta y sin embargo no los ves. Son los tardígrados, un filo tan…