Orígenes

Orígenes Imagen superior: Homo Antessesor (Milena Guardiola, CC)

Gran Dolina es un sitio de la sierra de Atapuerca, cerca de Burgos, escasamente memorable hasta 1994, cuando se hallaron en él unos huesos humanos que acabaron datando de hace 780.000 años.

Tal vez sean apenas homínidos, pero su mudez permite que los consideremos nuestros antepasados.

El descubrimiento situó a España a la cabeza de la antigüedad europea, materia en que ha desplazado a Francia, con su hombre de Tautavel, de apenas 450.000 años, y otros despojos fósiles ingleses.

La famosa mandíbula de Mauer, encontrada en Heidelberg en 1907, puede tener hasta 600.000 años, pero no sabemos si es de un aborigen.

Otro hueso masticador, georgiano esta vez, llega a contar un millón de años (Dmanisi, 1991). Los paleontólogos europeos se afanan por datar, cada uno en su tierra, unos restos que acrediten un carácter original o fundacional. A veces los mueve el patriotismo, otras el negocio de consagrar un lugar turístico donde se sitúe al europeo primordial. Lo cierto es que no parece haberlo. Los seres humanos o humanoides llegaron de África hace un millón y medio de años, de modo que es probable que las migraciones dirigidas al continente eurasiático (en aquellos tiempos, las divisiones políticas resultaban precoces y, por tanto, anacrónicas) provinieran del Magreb y empezaran hace dos millones de años.

La realidad, en cuanto se nos alcanza, es que los arios y blancuzcos habitantes de estos viejos parapetos somos radicalmente africanos. Entonces, el hoy continente negro, pasivo receptor de las conquistas blancas, era un semillero de exploradores y vagabundos, de modo que nuestra afición a recorrer y dominar el planeta es, ni más ni menos, africana.

Esto es cuanto podemos razonar sobre el tema, pero la identidad no es un fenómeno racional, sino un acto de fe. Pensarse como perteneciente a un pueblo o una raza que se mantiene igual a sí misma desde hace unos cuantos siglos, no tiene ningún asidero razonable, pero renunciar a ella parece que deja a mucha gente sin asidero y la empuja a afirmarse aniquilando al otro, que, ese sí, es nuestra radical realidad presente.

Copyright © Blas Matamoro. Este artículo fue publicado originalmente en la revista Vuelta, y aparece publicado en Thesauro Cultural (The Cult) con el permiso de su autor. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. 

DECLINACION

logonegrolibros

  • Melancolía
    Escrito por
    Melancolía Decía Hipócrates que el cuerpo humano estaba formado por cuatro humores: sangre, flema, bilis amarilla y bilis negra. El cuerpo estaba sano cuando los cuatro humores estaban en equilibrio (crasis) y enfermo, cuando se producía…
  • Otras realidades
    Otras realidades En 1957 Hugh Everett III, físico estadunidense con nombre de príncipe, propuso una de las ideas más intelectualmente estimulantes de la física moderna: la teoría de muchos mundos (many worlds). Dicha teoría ­–no es claro si…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Un verdadero tratado mágico
    Escrito por
    Un verdadero tratado mágico Pues aquí tenéis una Steganographia manuscrita, conservada en la Biblioteca Nacional de Madrid. Basada, según se dice en la portada, en la obra homónima del abad Tritemio, el célebre Johannes Trithemius, abad de Sponheim, uno…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Los grandes éxitos de Blondie
    Escrito por
    Los grandes éxitos de Blondie Las bandas neoyorquinas del curso del 76 nos brindaron muchas cosas distintas: Talking Heads nos dio art-rock; los Ramones nos liberaron a fondo empleando apenas tres acordes en temas de más de dos minutos y…
  • Ciencia y arte de papá Haydn
    Escrito por
    Ciencia y arte de papá Haydn No es arriesgado considerar a Joseph Haydn el músico por excelencia de la Ilustración. Sin dejar de lado esta fuerte categoría, conviene examinar sus límites. Haydn vivió tanto como para nacer cuando Haendel y Bach…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • La rata de Américo Vespucio
    Escrito por
    La rata de Américo Vespucio Una de las figuras más controvertidas en la historia de la exploración del mundo es sin duda la de Américo Vespucio, navegante florentino que trabajó al servicio de las cortes portuguesa y española durante los…