Los escritores y la guerra

Con el centenario de la guerra mundial proliferaron los libros y artículos sobre diversos temas, especialmente los colaterales. Uno de ellos fue el de los escritores y el conflicto. Frondosa fue la literatura generada por el hecho, fuera en obras donde se señalaban sus atrocidades –Barbusse, Martin Du Gard, Remarque– o donde se ensalzaban las virtudes de los combatientes y la grandeza de la patria vencedora o derrotada, en este caso, toda la Frontlitteratur alemana. Reflexiones a pie de las batallas tampoco faltaron, según vemos en los diarios de Stefan Zweig y en Consideraciones de un apolítico de Thomas Mann, una elegía indirecta por la Alemania guillermina.

Un apartado merecen nombres que, al contrario, habiendo vivido la catástrofe, parecen haber prescindido de ella. Kafka, en su dietario, anota el inicio de la guerra como si fuera un dato del clima: verano y natación. Proust apenas esboza en su gran libro una escena anecdótica: un anuncio de bombardeo que arruina una fiesta mundana. Joyce, que siempre mantuvo una altiva indiferencia por la política, se pasó los años de plomo escribiendo su interminable novela.

Opino que estos tres ilustres ejemplos merecen una atención oblicua pero intensa. No son escritores de paso. Se han quedado como referencias esenciales para la literatura de su siglo.

En Kafka me parece ver una alegoría de la sociedad que marchó hacia la guerra, un mundo regido por leyes secretas que el narrador tampoco alcanza a descifrar, donde cualquiera puede ser llevado al patíbulo por delitos no cometidos o irreconocibles, tal como ocurre con los soldados en una guerra.

Proust retrató a una sociedad en la cual la vida es una repetición de rutinas anómicas, de ritos sociales anacrónicos, donde los prestigios nobiliarios resultan un tema de conversación acerca de situaciones sociales perimidas.

Joyce en Ulises hace la parodia de una epopeya que no puede repetirse en nuestros días, un pequeño burgués que intenta copiar al héroe homérico y se pierde en el laberinto cotidiano de una gran ciudad.

Si bien se leen, estos escritores están describiendo, cada cual a su manera, el mundo de la inmediata preguerra. No narran combates, arengas políticas, discusiones ideológicas, muertes violentas en el frente de combate, heridas, pestilencias ni escenas con cuerpos mutilados. Si bien en ellos la guerra como tal no se da en tanto tema visible, ese orbe donde todo escapa de las manos hacia la destrucción, contada en clave de novela de costumbres, pesadilla o caricatura, se trasluce de cuerpo entero. Otra cosa es señalar, desde nuestros días, lo que debieron hacer para quedar bonitos en la historia. No era su tarea como escritores. Ni la de ningún auténtico escritor.

Copyright © Blas Matamoro. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador admirado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint-Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015) y Alejo Carpentier y la música (2018).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. En 2018 fue galardonado con el Premio Literario de la Academia Argentina de Letras a la Mejor Obra de Ensayo del trienio 2015-2017, por Con ritmo de tango. Un diccionario personal de la Argentina.

DECLINACION

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • sí pero no / no pero sí
    Escrito por
    sí pero no / no pero sí En Primus Inter Pares, diccionario para intelectuales selectos, dediqué una entrada a una de las partículas fundamentales del idioma español, y probablemente de cualquier idioma: “pero”, es decir, la conjunción adversativa más empleada. pero (del…
  • Ferias del libro
    Escrito por
    Ferias del libro Con las dos Ferias del Libro (la de Ocasión y la de Novedades) se cierra lo que puede llamarse año editorial español. Entre fines de mayo y comienzos de junio, conforme al refrán madrileño, acaban…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • ¿Somos bacterias?
    ¿Somos bacterias? La idea puede parecer extraña. Después de todo, estamos acostumbrados a pensar en las bacterias, esos invisibles, microscópicos vecinos con quienes compartimos el planeta, como fuente sólo de enfermedades o de descomposición de…

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • La Dama Azul
    Escrito por
    La Dama Azul Mi monjita. Así me refiero, desde hace décadas, a una de mis debilidades como historiadora: María Coronel Arana, más conocida por su nombre como religiosa concepcionista, sor María de Jesús de Ágreda. María fue muchas…

Cartelera

Cine clásico

  • Ingrid Bergman, volcánico iceberg
    Escrito por
    Ingrid Bergman, volcánico iceberg Ingrid Bergman (1915-1982), como otras tantas actrices, no es solamente un rostro en la pantalla, sino una parte de mi vida y de la vida de mis padres y de mis abuelos. Es parte de…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • El violín de Nielsen
    Escrito por
    El violín de Nielsen El danés Nielsen (1865-1931) es conocido, sobre todo, por sus sinfonías. Menos, por su interesante obra pianística y, de vez en cuando, es llevado a las tablas junto con su ópera Saúl y David. Sin…

logonegroecologia

Coffy, CC

  • Gansos en el paraíso
    Escrito por
    Gansos en el paraíso John Montagnu, cuarto conde de Sandwich, es recordado por haber donado el nombre de su título nobiliario al práctico, aunque poco sofisticado alimento. Cuenta la historia que una noche de 1762 el conde de Sandwich…

etimologia