La izquierda perpleja

La ratificación del macrotratado comercial entre la Unión Europea y el Canadá, ha dado lugar a una escisión en el voto de los socialistas del Europarlamento y una movida de lo más torpe en el PSOE.

Los disidentes de aquél unieron sus votos a los de Madame Le Pen y Bildu, es decir a los ultranacionalistas y los terroristas jubilados. No me parece mala ninguna compañía si resulta eficaz, siguiendo el consejo del general Perón, siempre tan cívico él: “Si el cañón pasa, métanlo y disparen.” Lo malo del asunto es la coincidencia ideológica, la invocación a la maltrecha y sublime soberanía nacional en nombre de la maléfica globalización. Palabra más o menos, es lo que ha dicho para oponerse a la ratificación el líder local de Podemos, al que corresponde elogiar por su lealtad a sí mismo.

Vaya por delante que me considero un sujeto de izquierdas, si por tal se define, conforme a Norberto Bobbio, quien prefiere la solidaridad a la competitividad. No me pido más precisiones y admito que la fórmula es de una conmovedora generalidad. De aquí en adelante me refiero a una historia que hace a la Historia de las Izquierdas, de la cual el asunto forma parte en calidad de tardío.

En efecto, si la izquierda se remite a una tradición ilustrada, universalista y racional, entonces la globalización es de izquierdas, empezando por la expansión del capitalismo comercial en el siglo XV, a partir de Vasco Da Gama, Cristóbal Colón y la pareja Magallanes-Elcano. Por eso Marx celebró la invasión norteamericana de México y la conquista inglesa de la India. O sea: la izquierda es internacionalista y no tiene patria salvo la patria general de la humanidad. Si te gusta, llévatela. Si no, vuelve la página, que de todo hay en la viña del Señor.

Ahora bien. La revolución bolchevique, entre cuyos dirigentes estaba Lenin, un antiguo narodniki (nacionalista populista) proclamó la patria del socialismo, es decir una síntesis entre socialismo y nacionalismo, contraria a la tradición antes mentada. Y si algo ha perdurado de ella, tras un victorioso proceso de progreso capitalista a través del Estado, es el imperio ruso, con su imperialismo (sic), su suntuoso clero ortodoxo, su águila bicéfala, su restaurada iglesia del Salvador y su homenaje a los huesos de la familia imperial.

Entonces: ¿a quién llama la atención la coalición antiglobal de los patriotas franceses, vascos y españoles? Nuestro planeta es una esfera y navegando de Occidente a Oriente, llegamos a Occidente. O en sentido contrario, que es lo mismo siendo lo opuesto, porque la esfera acaba por imponerse.

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. 

DECLINACION

Más en esta categoría: « Los recuerdos de Chesterton

logonegrolibros

  • La ceguera psicológica
    Escrito por
    La ceguera psicológica Al azar rescato una anotación a Darwin que hice en 1999 y que recuperé en 2004. Darwin y la ceguera Al revisar unos textos que escribí en el siglo pasado (que bien suena eso, pero…
  • El vago estío
    Escrito por
    El vago estío Alguna vez mi colega Ortega y Gasset —escribía en su propio periódico unipersonal, El Espectador— calificó al estío de vago. Seguramente, por entonces la gente fina pasaba sus estíos. Hoy preferimos pasar los veranos. La…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • La batalla celestial
    Escrito por
    La batalla celestial Patrocinio de ángeles y combate de demonios, del aragonés Francisco Blasco de Lanuza, es un libro de demonología. En realidad, bien podría decirse que es un tratado de estrategia militar. De la misma forma que…

Cartelera

  • Crítica: "Colossal" (Nacho Vigalondo, 2016)
    Escrito por
    Crítica: "Colossal" (Nacho Vigalondo, 2016) Nacho Vigalondo es un director muy conocido en ciertos círculos, y goza de una considerable popularidad más allá de nuestras fronteras por sus películas ‒en especial, por Los cronocrímenes (2007)‒. Además, es toda una estrella…
  • Crítica: "Cars 3" (Brian Fee, 2017)
    Escrito por
    Crítica: "Cars 3" (Brian Fee, 2017) Salvo en casos excepcionales (Kubo, Del revés), el cine estadounidense de animación no corre riesgos. Ante el mínimo éxito, la maquinaria de explotación se lanza a la fabricación de secuelas, spin-offs, derivaciones (¿cuántas parodias de…

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Coincidencias en el espacio exterior
    Escrito por
    Coincidencias en el espacio exterior En 1982, E.T., de Steven Spielberg se convirtió en la película más taquillera del año. El éxito se renovó en el circuito de los videoclubs. Para homenajear a su amigo y colega, George Lucas publicó…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El piano de Franz Xavier Dusek
    Escrito por
    El piano de Franz Xavier Dusek Certidumbre, austeridad y transparencia parecen consejos de un gobierno a la banca en tiempos de crisis. Y, sin embargo, son atributos del arte clásico, frente a los excesos bajamente románticos de la desmesura, el caos…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • La revolución verde: tragedia en dos actos
    Escrito por
    La revolución verde: tragedia en dos actos "La ciencia y la tecnología no pueden realizar transformaciones milagrosas, del mismo modo que no pueden hacerlo las leyes del mercado. Las únicas leyes verdaderamente férreas con las cuales nuestra cultura finalmente tendrá que ajustar…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC