Huesos de santos

Uno de los tal vez mayores agentes de la vida humana sea, por paradoja, el intento de matar la muerte. Explorar el pasado, obtener una historia, honrar a los ancestros queridos o queribles (muchos de ellos, desconocidos o inexistentes) son variables maniobras para inmortalizar a la especie, ya que no a los individuos.

Un recurso insistente consiste, al respecto, en convertir al muerto en alimento y devorarlo. Literalmente, lo han hecho remotas culturas hasta que se sustituyó la ingestión directa del finado –se supone que con todas sus virtudes entripadas– por una ceremonia: el banquete totémico. Algo de eso hay en la comunión cristiana y en los simpáticos y sabrosos huesos de santos que ilustran algunas de nuestras fiestas más o menos religiosas.

La ventaja de estas dulzuras de tahona es que desaparecen al ser masticadas. Con los huesos de los santos de verdad pueden llevarse chascos tan memorables como sus hazañas y milagros. Por algo la Iglesia los encofra en sus relicarios, para que se escapen. Se los venera de lejos y bien guardados en alhajeros que acaban pareciendo uno de esos tesoros domésticos que yacen al fondo de los armarios, cubiertos de toallas y jerseys.

En efecto, por ejemplo, los huesos de Cristóbal Colón y uno de sus hijos se mezclaron para repartirse entre Sevilla y Santo Domingo. Al inhumarse a Vasco Da Gama aparecieron en su ataúd dos cráneos. Uno de ellos, evidentemente, no le pertenecía, como tampoco uno de los dos sepulcros de Cristo que se veneran en Jerusalén. ¿Son decididamente de Cervantes los huesos que yacen en las Trinitarias?

Qué más da. Es lo que ha decidido, con buen tino, la familia de García Lorca al anunciarse la enésima excavación para ubicar sus huesos. La insistencia de los especialistas y el periodismo orillan la obscenidad. Unos y otros ignoran que lo que sobrevive de Federico no son sus huesos sino sus libros. Es cierto que se intenta una reparación social de su asesinato, que es como poder celebrar, de algún modo, su velatorio. Pero es también ignorar que un poeta tiene obra aunque no tenga biografía y que un santo hace milagros aunque no tenga huesos.

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. 

logonegrolibros

  • Wilde, Chesterton y más paradojas
    Escrito por
    Wilde, Chesterton y más paradojas Marina Pino me preguntó si soy aficionado a los grandes ingleses paradójicos como Chesterton. En mi respuesta me hice un pequeño lío con los nombres de Celso y Orígenes, que se solucionó gracias a la…
  • Azorín
    Escrito por
    Azorín Hace medio siglo que murió Azorín. Es pertinente hablar de siglos cuando se trata del escritor alicantino afincado en Madrid. Nació en el XIX, llegó mozo al comienzo del XX y murió en su segunda…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Negacionismo
    Negacionismo Hace unos días me atreví a publicar en Facebook una brevísima reflexión: “Hay gente para la que la ideología importa más que los hechos, por lo que si no coinciden con ésta deben «corregirse» o de plano…
  • El Codex Selden
    Escrito por
    El Codex Selden ¿Qué hace un códice mexicano en una biblioteca británica? El Codex Selden, así conocido en honor a su último propietario particular, John Selden, pasa por ser uno de los cinco únicos manuscritos generados por la…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El cuarto Turco de Pésaro
    Escrito por
    El cuarto Turco de Pésaro El verano de 1983 fue la primera ocasión en que el Festival Rossini de Pésaro –el abreviado ROS iniciado tres años atrás con La gazza ladra– consideró la ópera número trece del compositor local, es…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Las plumas del dinosaurio
    Las plumas del dinosaurio Si lee usted periódicos o blogs, ve o escucha noticieros, o está conectado a las redes sociales, seguramente ya se enteró del hallazgo, dentro de una pieza de ámbar procedente de las minas (sí: el ámbar se extrae…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC