Hispanidad

Hispanidad Imagen superior: Biblioteca Palafoxiana, Puebla, México (Purolipan, CC)

No soy aficionado a los desfiles militares, ni siquiera a los civiles. La uniformidad es imprescindible a las fuerzas armadas pero sobra en las manifestaciones cívicas. Tampoco entiendo, si no es por mera tradición, que la fiesta nacional deba celebrarse con paradas de tropas.

En todo caso, habría que hacer pasar asimismo a los demás representantes de la sociedad porque una nación es eso, justamente, un conjunto de seres humanos que conviven en sociedad. Soldados, sí, pero ¿por qué no dentistas, cocineros, profesoras de idiomas, solistas de violín y un largo etcétera? En las fiestas medievales desfilaban los gremios de la ciudad, maestros y aprendices, es decir trabajadores. No había banderas sino estandartes gremiales con sus respectivas herramientas de labor.

En la reciente fiesta nacional hubo notorias ausencias, todas justificadas o al menos explicables. El 12 de octubre se conmemora el famoso tropezón de Cristóbal Colón con algo que luego se llamó América, una tierra en la que mayormente se habla español. Por ese lado, es la fiesta de la hispanidad, no de una vaga y pretenciosa esencia metafísica ni, mucho menos, una raza. Es la fiesta de quienes hablamos y escribimos en español, que en su mayor parte somos americanos.

En este punto podríamos ponernos de acuerdo y soslayar pataletas pseudohistóricas que se codean con el melodrama. Decir que festejar el 12 de octubre es celebrar el genocidio resulta poco más que una tontería que no merece un marco supuestamente político. Colón no mató a nadie, que se sepa. Se limitó a explorar y a identificar tierras ignoradas hasta entonces por los europeos. Señalarlo como genocida es inexacto y además, indecoroso.

Como americano de nacimiento y crianza, la observación me resultó molesta. ¿Son estas líneas el resultado de un genocidio, dado que están escritas en la lengua de los supuestos genocidas? En todo caso, resultan el modesto símil de otras más ilustres, las de Rubén Darío, Octavio Paz, Jorge Luis Borges y Pablo Neruda, por no abundar. Ciertamente, la lógica de la historia es la lógica del poder y se entretiene con invasiones, sumisiones y prepotencias. La imposición de una lengua proviene de tales episodios, pero a todos nos han impuesto nuestra lengua materna porque no la podemos elegir o sea rechazar. Por otra parte, si fijamos la atención en las lenguas neolatinas, veremos que derivan todas del latín, una lengua impuesta por los invasores romanos. ¿Invalida esto al castellano, el francés, el gallego o portugués, el catalán?

Muchos de los escandalizados por el festejo genocida son gentes de ideologías que se basan en las teorías de pensadores racistas como Valentí Almirall, Pompeu Gener y Sabino Arana. A nadie se les ocurriría, yo el primero, tacharlos de genocida, si acaso en potencia.

Celebro mi propia hispanidad, es decir la pertenencia a una variedad de conjuntos humanos que participamos de una lengua. La vivimos cada día, con nuestros orgullos y nuestras vergüenzas. No nos hacen falta desfiles ni datas señaladas. Ojalá que estas palabras la honren porque honran la Palabra. Si hay algo que nos humaniza, es Ella.

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural.

logonegrofinal0

Erik Shoemaker, CC

  • Ukiyo-e, imágenes del mundo flotante
    Escrito por
    Ukiyo-e, imágenes del mundo flotante El mundo flotante o “mundo que fluye” japonés es célebre sobre todo porque es el origen del ukiyo-e, las pinturas o imágenes del mundo flotante. Es decir pinturas que retratan ese mundo de los placeres,…
  • Hacia un nuevo humanismo
    Hacia un nuevo humanismo Un científico y un intelectual conversan en una reunión social. Tras algunos formalismos y preguntas de cortesía, se despiden amablemente; uno y otro han descubierto que se aburren el otro con el uno. El…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • El derecho a la ciencia
    El derecho a la ciencia Imagen superior: actividades de promoción de la ciencia en la Casa Blanca (White House Science Fair. Fotografía: NASA/Aubrey Gemignani) No puede negarse: la cultura científica es indispensable para el ciudadano. No sólo por su utilidad…
  • La bella Isabel de Portugal
    Escrito por
    La bella Isabel de Portugal Isabel, la bella Isabel, la princesa más hermosa de su tiempo, dejó su Portugal natal para casar con su primo Carlos, señor de dos mundos, el viejo y el nuevo. Se desposaron en Sevilla, la…

Cartelera

Cine clásico

  • Flores blancas, tumbas negras
    Escrito por
    Flores blancas, tumbas negras Anderson (Gene Hackman) y Ward (Willem Dafoe), dos agentes del FBI de Hoover, investigan, en el verano de 1964, la desaparición de tres jóvenes activistas del movimiento pro derechos civiles “Verano de la libertad”, en…

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Explorando a Joseph Touchemoulin
    Escrito por
    Explorando a Joseph Touchemoulin Parece llegada la hora de redescubrir a Joseph Touchemoulin (1727-1801), un francés que hizo casi toda su carrera en tierras germánicas. Violinista eximio, formado nada menos que por Tartini en Padua, se desempeñó como maestro…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

  • Cetáceos
    Escrito por
    Cetáceos Allá a comienzos de los 90 navegaba en un buque gasolinero de Campsa. Un buen trabajo, la verdad. Tranquilo, costeando por toda la costa española mediterránea. Cargando en las refinerías, descargando en Barcelona, Valencia, Alicante,…

bannernewsletter1