Halloween

Halloween Imagen superior: A. M. D., CC.

Recorriendo la exposición de los pintores fovistas franceses y suizos que ofrece la Fundación Mapfre, un amigo insistió en el tema de la inmediata expresividad de los colores.

El rojo excita, el verde calma, etcétera. No obstante, un verde chillón consigue, a veces, volver fauve un cuadro. La conversación se amplió. Salió, desde luego, nuevamente lo proactivo del rojo pero también que fue adoptado por los revolucionarios de izquierda, con lo cual apareció una asociación entre color y palabra, en la cual el verbo podría llevar la iniciativa significante. Recordé unos textos de cierto medievalista francés que estudió el simbolismo del color azul en la Edad Media, mostrando que podía simbolizar cosas muy distintas.

Los circunstantes, chicos y chicas de ciertas fechas, recordamos que durante nuestra infancia la ropa negra correspondía a las personas adultas y especialmente a los viejos. Ahora es una costumbre juvenil. Las razones o los meros motivos pueden adjudicarse a la moda, al rejuvenecimiento de los ancianos que ya no quieren parecerlo pero, a simple vista, me sigue resultando un indicio de vejez, aun cuando acepte que mi memoria es sierva de la costumbre de otras épocas.

Con lo anterior, quizá, tenga que ver la celebración del Halloween por los jóvenes, con su estética de criptas, fantasmagorías y muertos vivientes. En esto sí que el joven opta claramente por una impostada decrepitud: tez macilenta, cicatrices, ojeras, ropas harapientas con guiones de mugre y sangre, cabellos pringados, perfumes de sepulcros húmedos. Si se quiere, el reverso de la eterna juventud de las chicas Barbie y los chicos metrosexuales.

En ambos extremos: hacerse el viejo de joven, hacerse el joven de adulto, hay una suerte de diseño vital en forma de salto: entre la juventud y la vejez, el vacío de la madurez. Todos queremos ser jóvenes o viejos pero no maduros. No hay evolución, no hay memoria, no hay historia. Somos posmodernos. Menos que dos días, la vida es el instante, cuya virtud es mostrarse para desaparecer.

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. 

DECLINACION

logonegrolibros

  • Jerome Perceval, el crítico perfecto
    Escrito por
    Jerome Perceval, el crítico perfecto Imagen superior: Thomas Eakins Durante unos días de descanso en Yunnan, en el sur de China, estuve pensando acerca de la crítica literaria, una actividad que he desarrollado de manera cada vez más intensa, primero…
  • Castilla del Pino
    Escrito por
    Castilla del Pino En 2009 Castilla del Pino se nos marchó al otro lado del tiempo. Carlos Castilla del Pino, uno más de esos que nunca se jubilan. No haré su elogio como hombre de ciencia. Ya lo…
  • El club literario de los simios
    Escrito por
    El club literario de los simios 31 de enero de 1961. A bordo de la cápsula aeroespacial Mercury, el chimpancé Ham repite paso a paso los ejercicios para los cuales ha sido entrenado durante meses. A duras penas resiste…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Samuel Hoare en el Madrid de 1940
    Escrito por
    Samuel Hoare en el Madrid de 1940 Este hombre es Sir Samuel Hoare, Primer Lord del Almirantazgo y Ministro del Interior en la Inglaterra de los treinta, además de uno de los principales enemigos políticos de Sir Winston Churchill, flamante Primer Ministro…

Cartelera

Cine clásico

  • "Brigada 21" (William Wyler, 1951)
    Escrito por
    "Brigada 21" (William Wyler, 1951) Los cineastas que estos días nos convencen de que thriller y entretenimiento previsible son la misma cosa, ignoran que el cine clásico abordó el género policial con inteligencia, profundidad psicológica y magisterio narrativo. Brigada 21…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Lou Marini: el saxo y las estrellas
    Escrito por
    Lou Marini: el saxo y las estrellas Starmaker (BluJazz, 2012) es el tercer álbum en solitario del saxofonista de Ohio Lou Marini después de Lou's Blues (2004) y Highly Classified (2010). Se trata de un maravilloso disco que comienza con el tema que…
  • Intimidades románticas
    Escrito por
    Intimidades románticas Acaso toda la música sea romántica. Entonces, habría que suprimir esta categoría de la historia y de la estética musicales. El pataleo general que es previsible obligaría a la restauración. Sería el momento de reconocer…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC