En la timba de Umberto Eco

En la timba de Umberto Eco Imagen superior: Umberto Eco, el 22 de mayo de 1984. Fotografías de Rob Bogaerts / Anefo. Cortesía del Nationaal Archief, La Haya, CC.

Cuando muere un famoso, se le apuntan innúmeros amigos íntimos. Evitaré el contagio tratándose de Umberto Eco pero no resisto una pequeña evocación. Recuerdo un par de cursillos suyos a los que asistí, cuaderno en mano, allá por 1970, en la Fundación Di Tella y en la galería Rubbers de Buenos Aires.

También llevaba para ser autografiada, la primera edición de La struttura assente, que sigo considerando el breviario más lúcido de toda una época intelectual, la del llamado Imperio de los Signos o Semioticolandia.

Eco era enormemente seductor y didáctico en sus exposiciones. Explicaba su semiótica con una bolsa de panes o un mazo de naipes de póker. De la bolsa extraía unos cuantos panes diversos:  pan francés, flauta, pebete, pan criollo, hogaza. Señalaba que eran todos igualmente panes y diversamente panes, individualidades y género, la dispersión gramatical y la armonización sintáctica. Y así lo aplicaba a signos verbales y musicales. En efecto, en la música hallaba la gramática de la melodía y la sintaxis de armonía, reunidas en el fraseo de apariencia sintáctica y contenido gramatical. Se quedaba absorto, desde luego, ante la música atonal y la pintura abstracta pero salía del paso apelando a la verosimilitud y nos mostraba diversos dibujos de distintas épocas, muy diferentes y con el mismo título.

Pero lo más granado y, si se quiere, pintoresco, estaba en la timba de don Umberto. La gramática eran la figura –rey, dama, infante, as, números– y la sintaxis, en los palos –corazones, picas, diamantes y tréboles‒. No obstante la similitud con la panadería, aquí hallaba Eco un elemento indisoluble, distinto y problemático: el jóker (el loco, el bufón), una carta que no tiene ninguna determinación de figura ni palo pero que actúa como un comodín, pudiendo significar cualquiera de aquéllos y aquéllas. Es un significante hueco, puro y abstracto. Aparentemente, un elemento semiótico volátil, flexible y omnipotente. Eco veía en el –y sigue viendo a través de nosotros– una clave para leer la historia humana. Las distintas interpretaciones que suelen construirse a su respecto tratan de rellenar ese hueco, de concretar esa abstracción, de identificar a ese agente que puede significar a todos los demás sin ser significado, eludiendo ser significado. Así la lucha de clases, la libertad, el inconsciente, Dios.

En eso estábamos cuando Eco nos concitaba en torno al paño verde –algún color hay que darle– de su timba semiótica. Y ahí seguimos estando mientras él nos sigue incitando a apostar: “Hagan juego, damas y caballeros.”

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. 

DECLINACION

logonegrolibros

  • ¡Dios mío, otro americano no!
    Escrito por
    ¡Dios mío, otro americano no! "Era demasiado tímido para hacerse justicia a sí mismo, pero cuando esta timidez natural era vencida, todos sus actos revelaban un corazón franco y afectuoso. Era hombre de entendimiento, y su educación lo había mejorado…
  • Poe de ida y vuelta
    Escrito por
    Poe de ida y vuelta Pionero de la novela policiaca y de la ciencia-ficción, renovador de la literatura de horror y maestro del relato. Esos, entre otros, son los méritos que distinguen a Edgar Allan Poe (Boston, 19 de enero…
  • La mesa de juego de Mendeleiev
    Escrito por
    La mesa de juego de Mendeleiev Un buen día de febrero del año 1869 el químico ruso Dimitri Ivanovich Mendeleiev se encontraba obsesionado, como lo había estado durante años, por vislumbrar un sistema general que explicara la relación y…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Después del diluvio
    Escrito por
    Después del diluvio En la última década se han establecido, al menos en la percepción colectiva, varias verdades fundamentales sobre el estado de la información como materia prima y su papel en el mundo. A saber: La cantidad…
  • El rey que protegía las flores
    Escrito por
    El rey que protegía las flores Cuenta la tradición que el viejo convento de carmelitas calzados fue fundado por Miguel Navarro, boticario de Felipe II. Nunca, hasta hace unos días, había oído hablar de Miguel Navarro, aragonés de Rubielos de Mora,…

Cartelera

Cine clásico

  • A la hora exacta
    Escrito por
    A la hora exacta Hay besos y besos. Un beso casi fraternal, de buenos días, con un Ray Milland algo tenso y una Grace Kelly muy puesta en su sitio. Un beso apasionado, con Robert Cummings soñoliento, quizá producto…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El serio y cachondo Jean Françaix
    Escrito por
    El serio y cachondo Jean Françaix Pongámonos graves: Jean Françaix (léase, no más: Francés) vivió entre 1912 y 1997, o sea que le tocaron –léase en ambos sentido: tocar a la persona y tocar su música y la de sus colegas–,…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Una zorra disfrazada de erizo
    Escrito por
    Una zorra disfrazada de erizo Entre los numerosos y aparentemente inútiles ornamentos que abarrotan mi escritorio se encuentra una pequeña concha fósil con el siguiente rótulo: “Pelecípodo, Cretácico, Ojinaga, Chihuahua, diciembre 1976”. Se trata de una valiosa prenda personal que…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC