El Siglo del Anacronismo

El Siglo del Anacronismo Imagen superior: la arquitectura futurista de Antonio Sant'Elia.

La vieja costumbre de dividir el tiempo histórico en unidades regulares y adjudicar a cada una de ellas un sentido predominante, nos hace admitir con facilidad, por ejemplo, que el siglo XVI fue el del humanismo; el XVII, del barroco; el XVIII, el de las Luces; el XIX, de la revolución y la reacción, etc.

En la etcétera se sitúa el siglo XX y que quizá merezca el marbete de Siglo del Anacronismo, porque en él convivieron, más bien mal que bien ‒valga el galimatías‒ zonas de primitivismo político y social, audaces propuestas de modernización tecnológica y hasta imperiales mandatos sobre el futuro. Por no abundar en casos, limitándonos el campo del arte, podríamos ver el siglo XX como el de los vanguardismos. No estrictamente de la vanguardia, categoría decimonónica y que ya Baudelaire cuestionaba por tratarse de un vocablo militar que llevaba el debate cultural al campo de batalla.

El mismo Baudelaire manifestaba su perplejidad ante lo que entonces se denominaba futurismo, apoderamiento del futuro. Para el poeta francés, el hombre está condenado a ser moderno, o sea contemporáneo de su presente: histórico. Lo que aportó el pasado siglo es la organización de las vanguardias en colectivos disciplinados y militantes, dotados de proclamas doctrinarias que se convierten en obras de arte.

Y, de nuevo, la propuesta fuerte: situarse por delante de la mayoría, saltar del presente al futuro, llegar proféticamente antes al lugar donde los demás llegarán después. Imposible mayor declaración de anacronismo, en el buen sentido de la palabra o, al menos, en su sentido objetivo, desprovista de la connotación peyorativa con que solemos usarla: anacrónico por desfasado en el tiempo, anticuado, gastado por los días.

elsiglodel1

Imagen superior: Umberto Boccioni, "Dinamismo de un ciclista" (1913).

El futuro se puede inventar, programar, proyectar, hasta narrar (hay una literatura de anticipación, según se sabe) pero no habitar. Nuestra habitación es el presente, ese colectivo presente que nos convierte en humanidad.

Es cierto que el momento actual no es el mismo para todos y que podemos vivir en igual fecha pero en diversas épocas de la historia. Pero la comunidad del tiempo histórico cumple la paradójica tarea de tornar contemporáneos esos anacronismos.

Así es como las vanguardias reformaron el presente creyéndolo futuro; rompieron los gustos establecidos y los suplantaron por otros gustos establecidos; instauraron el valor estético de la sorpresa hasta que perdió su carácter sorpresivo y se convirtió en la institución de la sorpresa.

Dejaron, a pesar de su propuesta de exceder a la historia, una experiencia histórica: el arte que cuestiona constantemente su lenguaje, lo pone en tela de juicio, lo enarbola al tiempo que lo invalida: el arte que se erige en crítica del arte hasta el extremo de postular su aniquilamiento, como anunció Hegel y cumplió el dadaísmo.

La historia acabó apoderándose de este señorío del futuro y hoy es nuestro pasado. Los Grandes Relatos que anticipaban y resolvían el porvenir, según se dice, han caducado. Pero el porvenir sigue ahí, en las fechas huecas del tiempo futuro, como la flecha hacia el infinito que disparamos desde nuestro presente.

Copyright del texto © Blas Matamoro. Este artículo fue editado originalmente en la revista Cuadernos Hispanoamericanos. El texto aparece publicado en The Cult con el permiso de su autor. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. 

DECLINACION

logonegrolibros

  • El efecto doppler
    Escrito por
    El efecto doppler El efecto doppler es una de las curiosidades del mundo físico que más me gusta. Tiene que ver con la longitud de onda emitida por un cuerpo en movimiento. Lo más curioso es que Christian…
  • Fantasmas argentinos
    Escrito por
    Fantasmas argentinos A partir de la década de 1930, cierta zona de la literatura argentina empieza a ser frecuentada por los fantasmas. No se trata de los fantasmas de la novela gótica ni de las apariciones de…
  • El deseo que nos consume
    El deseo que nos consume Explica José Antonio Marina en Las arquitecturas del deseo que la proliferación de los deseos siempre se consideró una amenaza a la cohesión social, de ahí la preocupación por controlar en tratados morales…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • La inteligencia de los virus
    La inteligencia de los virus Cuando pensamos en virus, la mayoría de nosotros tendemos a imaginarlos simplemente como “bichos” microscópicos que nos enferman. Si recordamos nuestras clases de biología, quizá tengamos una visión un poco más precisa: a diferencia de las bacterias que…
  • Los mundos de William Stout
    Escrito por
    Los mundos de William Stout Si uno presta atención a los cuadros, murales, ilustraciones y cómics de William Stout, comprobará que en esas obras se proyectan influencias de lo más variado, que van desde Frank Frazetta hasta Joaquín Sorolla. Precisamente…

Cartelera

Cine clásico

  • Richard Matheson: terror de andar por casa
    Escrito por
    Richard Matheson: terror de andar por casa Menos conocido a nivel popular que otros autores como Stephen King o Ray Bradbury, pero alabado por ambos, Richard Matheson ha sido uno de los escritores clave dentro del género fantástico durante el último siglo.…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Lou Marini: el saxo y las estrellas
    Escrito por
    Lou Marini: el saxo y las estrellas Starmaker (BluJazz, 2012) es el tercer álbum en solitario del saxofonista de Ohio Lou Marini después de Lou's Blues (2004) y Highly Classified (2010). Se trata de un maravilloso disco que comienza con el tema que…
  • Entre Mozart y Gluck
    Escrito por
    Entre Mozart y Gluck Como antes Lully, Haendel o Gluck, recordando sólo a los que lograron que sus obras basadas sobre la Jerusalén conquistada de Tasso sobrevivieran al paso del tiempo, Giuseppe Sarti compuso para la inauguración del Teatro…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC