El matrimonio según Bertrand Russell

Escrito en 1929, Matrimonio y moral (Marriage and Morals, Allen & Unwin, 1929) acusa el paso del tiempo en su sentido positivo. Algunas de sus propuestas han pasado a ser el folclore moral del mundo desarrollado, como el manejo de la contracepción, la igualdad sexual entre hombres y mujeres, la libertad de las costumbres corporales, el divorcio, el control demográfico, etc.

Russell tiene un concepto clásico del matrimonio, una sociedad destinada a la crianza y educación de los hijos, dentro de un marco de respeto y liberalidad sexual. El amor es otra cosa, esa cosa más bien indefinible que actúa de modo asocial, secreto y alocado.

El filósofo y matemático inglés prefiere dejarlo fuera del matrimonio. Russell era anticatólico y polemizó con San Pablo y su visión del matrimonio como un remedio contra la fornicación. Quizás hoy el catolicismo le diera más razón al primero que al segundo.

Era, también, partidario de la eugenesia para evitar que proliferaran débiles mentales y cretinos en una sociedad industrial y democrática. No le faltaron arrestos racistas, pues creía que ni los indígenas americanos ni los negros habían aportado gran cosa a la humanidad, salvo cuando fueron conquistados por los blancos. Así de embrollada es la historia de las ideas.

En 1929 toda la Europa continental estaba hechizada con la figura del dictador y Russell militaba a favor del liberalismo democrático y el pacifismo. Pero matices son matices y penumbras son penumbras.

Vivaz, didáctico, elocuente, peleador pero no agresivo, Russell sigue teniendo cierta lozanía insolente a pesar de los años.

Pensarlo en la España de Primo de Rivera y traducido por Azaña no deja de tener un valor añadido. Y en cuanto al matrimonio, si es que subsiste, será porque también aquilata una historia, ahora indecisa, inestable y crítica, pero, por eso mismo, más histórica que nunca.

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Este artículo fue editado originalmente en la revista Cuadernos Hispanoamericanos, y aparece publicado en The Cult (Thesauro Cultural) con el permiso de su autor. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. 

DECLINACION

logonegrolibros

  • "El tigre", de William Blake
    Escrito por
    "El tigre", de William Blake © Walton Ford El tigre es un poema de William Blake, muy conocido, sobre todo en los países anglosajones. Es uno de los más hermosos poemas que existen y ha sido elogiado por Borges, quien…
  • Pepe en gris
    Escrito por
    Pepe en gris En 1986 murió José Bianco. La última vez que nos vimos fue en Madrid, poco antes de su muerte. Pepe estaba disminuido en sus andares pero no en sus curiosidades, e iba lentamente por la…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Natural y artificial
    Natural y artificial Una distinción fundamental en el lenguaje popular actual es la que hay entre lo natural y lo artificial. Entre las causas de esta marcada división probablemente se encuentre la explosión de las bombas atómicas de…
  • Por derecho propio
    Escrito por
    Por derecho propio Cuentan que, si bien había un nutrido grupo de académicos que veían con buenos ojos la entrada de Emilia Pardo Bazán en la Real Española, pesó más la desaprobación de otros muchos. Entre ellos, Juan…

Cartelera

  • Crítica: "Colossal" (Nacho Vigalondo, 2016)
    Escrito por
    Crítica: "Colossal" (Nacho Vigalondo, 2016) Nacho Vigalondo es un director muy conocido en ciertos círculos, y goza de una considerable popularidad más allá de nuestras fronteras por sus películas ‒en especial, por Los cronocrímenes (2007)‒. Además, es toda una estrella…
  • Crítica: "Cars 3" (Brian Fee, 2017)
    Escrito por
    Crítica: "Cars 3" (Brian Fee, 2017) Salvo en casos excepcionales (Kubo, Del revés), el cine estadounidense de animación no corre riesgos. Ante el mínimo éxito, la maquinaria de explotación se lanza a la fabricación de secuelas, spin-offs, derivaciones (¿cuántas parodias de…

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Arte, ciencia y naturaleza
    Arte, ciencia y naturaleza Uno de los grandes prejuicios respecto a la ciencia es que se trata de una actividad puramente racional, cerebral, y por tanto para nerds, insensible, fría. Exactamente lo opuesto al arte, que es cálido, creativo y expresa…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC