El crimen y el arte

El suceso es conocido. El 26 de agosto de 2015, en un estudio provincial de televisión norteamericana, Vester Flanagan asesinó a tiros a la entrevistadora Alison Parker y al camarógrafo Adam Ward, y luego se suicidó. Así resumido, no pasa de ser un atroz titular en la página policial del periódico. Las lecturas han proliferado, veloces. Una cuestión personal entre el homicida y su víctima, a la que secundó el testigo que podría haber registrado toda la secuencia. El estado mental de un trastornado. La abundancia de armas de fuego en los Estados Unidos. Las agresiones raciales.

No me detengo en ninguna de ellas. Destaco sólo un elemento: el criminal filmó su acto y lo colgó en la red, a la vez que desplazaba con la muerte al competidor. Quiso ser el único autor del documento. Lo que hace un profesional de noticias o un director de video. De la aniquilación surgió un objeto, un rudimentario y violento minirrelato visual con fondo de gritos espantados y explosiones.

Poco tardé en recordar un cuento de Pierre Louys, El hombre púrpura. Un pintor hace posar a un modelo, desnudo, fingiendo ser un crucificado, pero lo crucifica de verdad y mientras el otro agoniza, copia su final. La púrpura de la sangre tiñe la palidez de la carne moribunda. El cuadro provee al artista de una aureola gloriosa. Las exclamaciones de los admiradores ahogan los estertores de la víctima. Louys no nos cuenta lo que policías y jueces pudieron hacer a continuación. No le importan. Ha tratado, como buen decadente, de justificar la vida y la muerte por la obra de arte. Nietzsche podría haber acudido en su ayuda: lo único que justifica al mundo es el arte.

No quisiera comparar al escritor, que todo lo resolvió en papel y tinta, con la masacre de Flanagan. Pero hay en ambos, en uno efectivamente y  en el otro simbólicamente, un mismo descenso al subsuelo tenebroso de nuestra condición. Flanagan, como Louys, consideró la muerte del prójimo en tanto memorable. Ciertamente, el asesino luego se autoejecutó, reconociéndose culpable y digno de la condena capital.

Otro gran escritor, Goethe, dijo alguna vez no sentirse incapaz de ningún crimen ni de ningún delito. Alguien que no escribía, y que se recuerda como el Tigre de Milwaukee, asesinaba a sus jóvenes amantes y colocaba después sus cráneos en un altar, ante el cual les rendía culto, como esos enamorados que guardan un bucle de cabellos de la amada muerta.

El coro de Antígona dice que no hay nadie tan deinos como el hombre: imponente, admirable, terrible y funesto, que tal significa la intraducible palabra. Acaso le podría servir el vocablo monstruo, que ha perdido su ambigüedad. Monstruoso era, a la vez, quien se exhibía en su espantosa y venerable condición de estar fuera de toda clasificación. Acaso nuestra condición, más allá de lo pasajero de la semántica, tenga una imponderable calidad. Ser monstruosa.

Copyright © Blas Matamoro. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. 

DECLINACION

logonegrolibros

  • Ted Nelson y Xanadú
    Escrito por
    Ted Nelson y Xanadú A finales del siglo 20 y principios del 21, se atribuía el hiperenlace a tres personas: Jorge Luis Borges, Vannevar Bush y Ted Nelson. Hoy estamos mejor informados, pero ello no nos ha hecho olvidar…
  • La tercera cultura
    La tercera cultura En su ahora famoso libro Las dos culturas, C.P. Snow expuso claramente que en la Inglaterra de los años 30, los “intelectuales” literarios y los científicos pertenecían a dos grupos polares que ignoraban…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • La epopeya americana
    Escrito por
    La epopeya americana El 12 de octubre de 1492 Cristóbal Colón no descubrió América: se topó de bruces con ella. En realidad, lo que Colón iba buscando era una ruta alternativa hacia las míticas islas de las especias,…

Cartelera

Cine clásico

  • La leyenda de los Blues Brothers
    Escrito por
    La leyenda de los Blues Brothers En 1980 la creatividad, la diversión y los excesos estaban a la orden del día. La fugaz Era Disco se venía abajo, pero aún le quedaba un breve periodo de esplendor antes de que sus…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Haendel: ayer, hoy y mañana
    Escrito por
    Haendel: ayer, hoy y mañana En 1720, en plena carrera inglesa, editó Haendel la primera entrega de estas suites para clave. Por entonces sus óperas se representaban en el Teatro del Rey y el compositor gozaba del monopolio de sus…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC