El caso Wittgenstein

El caso Wittgenstein Imagen superior: tumba de Ludwig Wittgenstein en el cementerio Ascension Parish, Cambridge (Autor: Matthew Harrigan, CC)

Una reciente lectura, la de un libro del investigador chileno afincado desde hace décadas en España, Mario Boero Vargas (Vida, pensamiento y mística de Ludwig Wittgenstein, Arcos, Madrid, 2015) me ha permitido retornar a esa figura singularísima de filósofo que fue el intelectual austriaco.

El libro de Boero, uno de los que viene dedicando a él, lo cual lo autoriza especialmente en el tema, incide notablemente en la biografía de Wittgenstein. No lo hace según el esquema habitual de “Vida y obra” sino acudiendo a la mayor parte de la escritura del estudiado, lo que podríamos denominar su pensamiento inorgánico. En efecto, su obra orgánica es muy breve y prácticamente se reduce a un breve texto, Tractatus logico-philosophicus, uno de los más decisivos del siglo XX.

Ludwig –uso el nombre de pila ya que estamos en su vida, en su privacidad– no fue el tópico filósofo, solemne y austero profesor, con una familia convenida, un currículo ordenado y unos voluminosos libros de filosofía acreditados por amplios desarrollos, avasallante erudición y robusto aparato de notas. Vestido en plan estándar, el filósofo suele ser de aspecto sereno y pensativo, feo y escaso de pasiones. Ludwig era todo lo contrario: un niño de buena familia, hermoso, coqueto hasta el punto de evitar las gafas siendo muy miope, atormentado por culpas íntimas aparentemente abstractas, homosexual, seductor, carismático y con aire de santo laico, de esos bellos santos que aman los imagineros. Le importaba poco y nada la erudición y hasta es posible que no tuviera hechas todas las lecturas canónicas del empollón modélico.

¿Qué tiene que ver todo eso con su obra? Boero muestra que mucho porque hace a un par de aforismos suyos que rondan lo mismo: algo esencial a cualquier filosofía y que no se puede decir. La filosofía dice lo que puede y calla lo que no puede decir. ¿No puede porque carece de poderes o porque hay alguien o algo que lo prohíbe? En cualquier caso, hay un lugar y un momento en que el deber del filósofo es el silencio. Podríamos decir que la filosofía dice tanto cuando dice como cuando calla. Ese lugar silente ha dado lugar a la especulación mística y así Wittgenstein es pasado de un extremo a otro del espectro filosófico: del positivismo lógico al budismo zen, de la analítica del lenguaje a la inquietud religiosa que si bien es ajena a cualquier iglesia, proyecta la existencia de una culpabilidad abstracta, una deuda existencial propia del ser humano que viene preocupando desde San Pablo a Sigmund Freud, pasando por Sören Kierkegaard, a muchos pensadores de Occidente, algunos de los cuales miraron con avidez mental hacia Oriente.

Wittgenstein pertenecía a una familia de melómanos y músicos profesionales. Además, en Viena era casi un rasgo de nacionalidad austrohúngara ocuparse de música, incluso de gozarla y practicarla. Su hermano Paul fue un famoso pianista y, habiendo perdido el brazo derecho en la guerra de 1914, estimuló la escritura de obras para la mano izquierda en compositores como Ravel, Strauss y Korngold. ¿Sería la música el lenguaje no verbal que obedecería al voto de silencio de la palabra? La música lo dice todo sin decir nada. Valdría la pena meditar el tema y seguramente el profesor Boero tendrá algo importante que decir sobre esto.

Copyright © Blas Matamoro. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. 

DECLINACION

logonegrolibros

  • Salomé
    Escrito por
    Salomé Muchas son las lecturas que provoca Salomé. No casualmente, han imaginado a la princesa de Judea pintores como Gustave Moreau, Tiziano, Henri Regnault, Federico Beltrán-Masses y Georges Rochegrosse. El personaje también ha fascinado a los…
  • ¿Qué son los insect media?
    Escrito por
    ¿Qué son los insect media? Están por todas partes y, con sus seis patas, sus numerosos ojos y sus capacidades de movimiento y percepción tan diferentes de las nuestras, podemos verlos como el ejemplo más claro de inteligencia…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • ¿Química o física?
    ¿Química o física? Conviene reflexionar si sigue siendo buena idea dividir el conocimiento científico en las disciplinas clásicas: física, química, biología… Y es que la naturaleza es una. Segmentarla para estudiarla mejor es una buena estrategia de trabajo,…
  • Una invasión salada
    Escrito por
    Una invasión salada Llegan sin avisar. No las esperas. Tampoco te hace ilusión su llegada. Es un incordio a veces. Casi siempre. Te rodean y te cansan y te vencen. Son saladas y húmedas. Te cubren enseguida la…

Cartelera

Cine clásico

  • Anthony Mann, el hombre del Oeste
    Escrito por
    Anthony Mann, el hombre del Oeste Aunque es considerado como un gran director, Anthony Mann siempre ha tenido esa apreciación de algo más que artesano que tiende un puente entre el estilo clásico (si es que esto se puede aplicar al…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Lavandera estrena a Chopin
    Escrito por
    Lavandera estrena a Chopin Unos cuantos millones de seres humanos deben (debemos) a Chopin el haber descubierto la música. A veces, ciertamente, en malas compañías: películas cursis, radionovelas y, en último lugar, malos pianistas. Son los que, no contentos…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC