Don Miguel y don Guillermo

El tiempo, la diosa Casualidad o las ocultas leyes de las cosas, hicieron morir el mismo año a dos grandes barrocos: Cervantes y Shakespeare. Todo sigue yendo bien si nos atenemos a sus libros, a los textos que aparecen suscritos por ellos. Cuando se trata de rendir homenajes a la memoria de las personas, el panorama se oscurece.

De la vida de Cervantes sabemos muy poco, lo cual se presta a la novela y la leyenda, sea dorada o negra. De Shakespeare se sabe todavía menos y hasta hay sospechas de que no existió nunca, que William Shakespeare, el actor y empresario de teatro, no escribió las piezas escénicas y los poemas que se le atribuyen. Menos aún, el granjero de Stradford, que no sabía ni firmar correctamente.

Con los personajes del barroco suele ocurrir otro tanto. De Góngora no sabemos casi nada, de Calderón y Quevedo, apenas sus detalles curriculares. De Lope, en cambio, conocemos vida y milagros –éstos, escasos– porque nos dejó numerosas cartas. De cualquier modo, las rebuscas detectivescas siguen, alimentadas por la parvedad documental. No se conservan manuscritos de don Miguel ni de don Guillermo, como tampoco han sobrevivido los de Dante. Por eso nos afanamos entre minucias y hasta hemos abierto una cripta donde hay unos huesos que quizá sean los cervantinos, de modo que Madrid enriquezca con ellos sus rutas turísticas.

Tal vez lo higiénico fuera prescindir de estos callejones sin salida donde se han metido los historiadores y novelistas, y seguir el consejo de Borges en una conferencia sobre Shakespeare. Vino a decir, más o menos, que Shakespeare es el autor de las obras de Shakespeare, cuya realidad es virtual, poderosamente virtual, y que para leerlo de nada sirve saber si fue cómico, granjero o una impostura urdida por eruditos universitarios del siglo XVII inglés. Shakespeare surge de sus textos como Cervantes, de los suyos. Leerlos en silencio es darles presencia, dejando de lado inertes huesos, inertes infolios.

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. 

logonegrolibros

  • Recuerdo de Ernst Nolte (1923-2016)
    Escrito por
    Recuerdo de Ernst Nolte (1923-2016) La obra de Ernst Nolte ha servido, entre otras cosas, para reiterar el carácter inestable del pasado, que es el objeto por excelencia del historiador. Certeau señala que, junto con el psicoanálisis, la historia se caracteriza…
  • Los infiernos de la depresión
    Los infiernos de la depresión Hay un libro titulado Mística y depresión: San Juan de la Cruz (1997), en el que el psiquiatra Francisco Javier Álvarez Rodríguez estudia la posibilidad de que la experiencia mística guarde relación con la…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Maravillas... ¡naturales!
    Maravillas... ¡naturales! Acabo de conocer una de las 13 maravillas de México: los prismas basálticos de Santa María Regla, en el estado de Hidalgo. Visitados por Alexander von Humboldt cuando vino a México en 1803, las imponentes columnas basálticas de 30 metros,…
  • Bruja
    Escrito por
    Bruja Yo digo que soy historiadora aunque, en realidad, creo que mi vocación frustrada es la de socióloga, porque me fascina no tanto el hecho histórico en sí cuanto el comportamiento de las personas ante los…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Glazunov, el heredero
    Escrito por
    Glazunov, el heredero Alexander Glazunov vivió lo suficiente como para asistir a las mayores convulsiones estéticas, políticas y militares que se produjeron entre mediados del siglo XIX y la primera mitad del siguiente. Vio la guerra mundial, la…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Un cronopio en el Cretácico
    Escrito por
    Un cronopio en el Cretácico "Si todavía los cronopios (esos verdes, erizados, húmedos objetos) anduvieran por las calles, se podría evitarlos con un saludo: —Buenas salenas cronopios cronopios." (Julio Cortázar, "Historias de cronopios y de famas") El pasado 2 de…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC