Don Miguel y don Guillermo

El tiempo, la diosa Casualidad o las ocultas leyes de las cosas, hicieron morir el mismo año a dos grandes barrocos: Cervantes y Shakespeare. Todo sigue yendo bien si nos atenemos a sus libros, a los textos que aparecen suscritos por ellos. Cuando se trata de rendir homenajes a la memoria de las personas, el panorama se oscurece.

De la vida de Cervantes sabemos muy poco, lo cual se presta a la novela y la leyenda, sea dorada o negra. De Shakespeare se sabe todavía menos y hasta hay sospechas de que no existió nunca, que William Shakespeare, el actor y empresario de teatro, no escribió las piezas escénicas y los poemas que se le atribuyen. Menos aún, el granjero de Stradford, que no sabía ni firmar correctamente.

Con los personajes del barroco suele ocurrir otro tanto. De Góngora no sabemos casi nada, de Calderón y Quevedo, apenas sus detalles curriculares. De Lope, en cambio, conocemos vida y milagros –éstos, escasos– porque nos dejó numerosas cartas. De cualquier modo, las rebuscas detectivescas siguen, alimentadas por la parvedad documental. No se conservan manuscritos de don Miguel ni de don Guillermo, como tampoco han sobrevivido los de Dante. Por eso nos afanamos entre minucias y hasta hemos abierto una cripta donde hay unos huesos que quizá sean los cervantinos, de modo que Madrid enriquezca con ellos sus rutas turísticas.

Tal vez lo higiénico fuera prescindir de estos callejones sin salida donde se han metido los historiadores y novelistas, y seguir el consejo de Borges en una conferencia sobre Shakespeare. Vino a decir, más o menos, que Shakespeare es el autor de las obras de Shakespeare, cuya realidad es virtual, poderosamente virtual, y que para leerlo de nada sirve saber si fue cómico, granjero o una impostura urdida por eruditos universitarios del siglo XVII inglés. Shakespeare surge de sus textos como Cervantes, de los suyos. Leerlos en silencio es darles presencia, dejando de lado inertes huesos, inertes infolios.

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. 

DECLINACION

logonegrolibros

  • "Cardenio", la obra perdida de Shakespeare
    Escrito por
    "Cardenio", la obra perdida de Shakespeare Las circunstancias han permitido en raras ocasiones reunir a dos grandes escritores o a dos grandes filósofos. Platón y Aristóteles, Descartes y Pascal, más recientemente García Márquez y Vargas Llosa y aquella célebre historia del…
  • Elogio de Slavoj Zizek
    Escrito por
    Elogio de Slavoj Zizek Un amigo periodista me contó –respondo de su veracidad, no sabiendo si él haría lo mismo – que en una conferencia madrileña de Zizek, un muchacho de Albacete que esperaba incorporarse a la vecina cola…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Negacionismo
    Negacionismo Hace unos días me atreví a publicar en Facebook una brevísima reflexión: “Hay gente para la que la ideología importa más que los hechos, por lo que si no coinciden con ésta deben «corregirse» o de plano…
  • Un icono vital
    Escrito por
    Un icono vital Hace poco más de un año, recorriendo las tierras donde nació el castellano, volví a uno de tantos cenobios visitados tiempo atrás, cuando estudiaba monjes benedictinos especialistas en hacer remedios alquímicos. Cuando mi vida era…

Cartelera

Cine clásico

  • Plegaria por un asesino a sueldo
    Escrito por
    Plegaria por un asesino a sueldo Imagen superior: Lee Marvin en "Código del hampa" ("The Killers", 1964) Fue en 1927 cuando Scribner's Magazine publicó Los asesinos (The Killers), el legendario relato de Ernest Hemingway en el que dos criminales a sueldo entran…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Billy Cobham: fusión de ritmos
    Escrito por
    Billy Cobham: fusión de ritmos Tras sus lejanos inicios en el quinteto de Horace Silver y después de consolidarse como batería en grabaciones de George Benson y Grover Washington Jr., Billy Cobham fue ganando prestigio en el ámbito del jazz…
  • Un retrato de Piotr Moss
    Escrito por
    Un retrato de Piotr Moss El polaco Piotr Moss (Bydgoszcz, 1949) se incorpora de pleno derecho a la fuerte presencia actual de Polonia en la música, a la vez que resuelve de manera muy personal la exigencia ecléctica que el…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • En la tierra del ave roc
    Escrito por
    En la tierra del ave roc De entre miles de peligros que Simbad el Marino tuvo que sortear en los siete viajes que describe el libro de Las mil y una noches, pocos eran tan aterradores como los sorpresivos ataques de…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC