Don Miguel y don Guillermo

El tiempo, la diosa Casualidad o las ocultas leyes de las cosas, hicieron morir el mismo año a dos grandes barrocos: Cervantes y Shakespeare. Todo sigue yendo bien si nos atenemos a sus libros, a los textos que aparecen suscritos por ellos. Cuando se trata de rendir homenajes a la memoria de las personas, el panorama se oscurece.

De la vida de Cervantes sabemos muy poco, lo cual se presta a la novela y la leyenda, sea dorada o negra. De Shakespeare se sabe todavía menos y hasta hay sospechas de que no existió nunca, que William Shakespeare, el actor y empresario de teatro, no escribió las piezas escénicas y los poemas que se le atribuyen. Menos aún, el granjero de Stradford, que no sabía ni firmar correctamente.

Con los personajes del barroco suele ocurrir otro tanto. De Góngora no sabemos casi nada, de Calderón y Quevedo, apenas sus detalles curriculares. De Lope, en cambio, conocemos vida y milagros –éstos, escasos– porque nos dejó numerosas cartas. De cualquier modo, las rebuscas detectivescas siguen, alimentadas por la parvedad documental. No se conservan manuscritos de don Miguel ni de don Guillermo, como tampoco han sobrevivido los de Dante. Por eso nos afanamos entre minucias y hasta hemos abierto una cripta donde hay unos huesos que quizá sean los cervantinos, de modo que Madrid enriquezca con ellos sus rutas turísticas.

Tal vez lo higiénico fuera prescindir de estos callejones sin salida donde se han metido los historiadores y novelistas, y seguir el consejo de Borges en una conferencia sobre Shakespeare. Vino a decir, más o menos, que Shakespeare es el autor de las obras de Shakespeare, cuya realidad es virtual, poderosamente virtual, y que para leerlo de nada sirve saber si fue cómico, granjero o una impostura urdida por eruditos universitarios del siglo XVII inglés. Shakespeare surge de sus textos como Cervantes, de los suyos. Leerlos en silencio es darles presencia, dejando de lado inertes huesos, inertes infolios.

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. 

DECLINACION

logonegrolibros

  • El barco de Teseo
    Escrito por
    El barco de Teseo La historia del barco de Teseo comienza en la época legendaria de Atenas, cuando el rey Egeo, preocupado porque no tenía heredero, decidió viajar a Delfos para consultar el oráculo del dios Apolo. Antes de…
  • La Isla de San Brandán
    Escrito por
    La Isla de San Brandán El viaje de San Brandán, de Benedeit, es un texto de principios del siglo XII, perteneciente al área de cultura anglonormanda, tiempo y lugar de donde surge el moderno roman, narración en verso o en…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Brian Eno: ¿fraude o arte computacional?
    Brian Eno: ¿fraude o arte computacional? Fue en el museo Anahuacalli donde conocí la instalación 77 millones de pinturas, del inglés Brian Eno. Encontré algo fascinante: una especie de altar mágico, un caleidoscopio electrónico donde una computadora proyecta, en un arreglo de pantallas,…
  • El manuscrito Voynich, obra de un falsario
    Escrito por
    El manuscrito Voynich, obra de un falsario "¿El engaño perpetrado por un genio? Hay quien aún lo sostiene, pero hace tiempo que la hipótesis falsaria perdió fuerza. Exactamente desde que, en los años 40, el lingüista estadounidense George Zipf formuló la Ley…

Cartelera

Cine clásico

  • Magos, ilusionistas y pioneros del cine
    Escrito por
    Magos, ilusionistas y pioneros del cine A los adultos les encanta escuchar historias de magia y superchería. No es que esperen conocer a un auténtico hechicero, pero el mundo de la ilusión es tentador, y siempre es buen momento para descubrir,…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Marinuzzi, compositor
    Escrito por
    Marinuzzi, compositor El enorme cartel de Arturo Toscanini dejó en un segundo plano a una ilustre compañía de directores italianos, atentos, a la vez, a la herencia de su país como a las propuestas contemporáneas de otras…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC