Ciudad Chirico

La narración suele insistir en el crónico presente o en el huidizo pasado. Raramente un narrador se sitúa ante un futuro que, por remoto, lo excluye de la historia. Sin embargo, el empuje de las novedades técnicas incita a hacerlo. Así es que me permito imaginar una ciudad donde ya, necesariamente, no contarán ustedes conmigo.

El transporte estará automatizado así que los vehículos irán guiados por nadie. Las compras se harán por internet, con sus encargos y pagos. La distribución ocurrirá al amanecer, cuando, fuera de los transportes anónimos, todo el mundo esté dormido.

Los trabajos se cumplirán en casa y se enviarán por pantalla. Hasta las consultas clínicas se resolverán del mismo modo. Un especialista de Tokio operará a un paciente de Cercedilla por medio de un robot. Igualmente serán robots los que se encarguen de la producción y distribución alimentaria: siembra, regadío, cosecha, desove, ordeñamiento, recogida, distribución y embalaje de mercaderías.

No hará falta visitar museos ni palacios, jardines ni perspectivas, catedrales ni monasterios. Bastará con conectar un aparato de realidad virtual y pedir a la carta. Los viajes de turismo se suprimirán. El sol se tomará en rayos UVA y el esquí se trasladará al salón, sobre un aparato de nieve plástica acolchada y un refrigerador.

Las comunicaciones amistosas, familiares y sexuales se anudarán por Facebook, cuentas de Twitter, blogs y páginas web. Se cerrarán los cafés, los cines, los teatros, las librerías, los bares de alterne. Un robot torero descabellará a un toro mecánico conforme a una panoplia de alternativas programadas según los distintos pases y quites de los mayores maestros. Dramas, comedias y toda suerte de películas se verán en pantallas televisivas.

Desde luego, habrá excéntricos que quieran seguir tomando un avión, un tren, un autobús. Se pasearán por andenes y naves de aeropuertos y estaciones ferroviarias deshabitadas donde unos servidores mecánicos los alojarán en vehículos cómodamente espaciosos, semivacíos. Por las ventanas, la gente recordará viejos tiempos y verá pasar esas escasas extravagancias: un avión, un tren, un autobús. Como en los cuadros de Chirico donde las ciudades vacuas de gente muestran, a lo lejos, la humareda de una locomotora que quizá esté en marcha y quizá conduzca a unos pasajeros y quizá los lleve a alguna parte.

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. 

DECLINACION

logonegrolibros

  • Cómo veo mi muerte
    Escrito por
    Cómo veo mi muerte En la revista El Ciervo, me pidieron que escribiera un breve comentario acerca de cómo veo mi muerte. Se publicó en abril de 2007. Mi padre también escribió cómo veía él su muerte, pero no…
  • Ciudad Chirico
    Escrito por
    Ciudad Chirico La narración suele insistir en el crónico presente o en el huidizo pasado. Raramente un narrador se sitúa ante un futuro que, por remoto, lo excluye de la historia. Sin embargo, el empuje de las…
  • Facebook: ¿distracción o adicción?
    Escrito por
    Facebook: ¿distracción o adicción? Las redes sociales son un gran invento. Una forma de comunicación, una posibilidad de conocer a personas diferentes y lejanas, un medio de expresión, un ágora en la que se puede discutir acerca…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Facebook: ¿distracción o adicción?
    Escrito por
    Facebook: ¿distracción o adicción? Las redes sociales son un gran invento. Una forma de comunicación, una posibilidad de conocer a personas diferentes y lejanas, un medio de expresión, un ágora en la que se puede discutir acerca de temas…
  • La leyenda del piloto desconocido
    Escrito por
    La leyenda del piloto desconocido Una historia corría de boca en boca por las calles de La Española desde los primeros años de su fundación. Y esta historia era la siguiente: una carabela que navegaba por las costas africanas fue…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • "Vecchio frak", de Domenico Modugno
    Escrito por
    "Vecchio frak", de Domenico Modugno Domenico Modugno (Polignano a Mare, Bari, 9 de enero de 1928 - Lampedusa, 6 de agosto de 1994) es, quizá junto a Mina, el mayor artista de la canción italiana. Que ya es mucho decir…
  • Cara y cruz de Manfred Gurlitt
    Escrito por
    Cara y cruz de Manfred Gurlitt Lamentablemente típica de cierto siglo XX devoto de refinadas barbaridades, es la figura de Manfred Gurlitt, quien debió soportar la prohibición de su tarea en la Alemania nazi en 1933 y el exilio en Japón…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Una zorra disfrazada de erizo
    Escrito por
    Una zorra disfrazada de erizo Entre los numerosos y aparentemente inútiles ornamentos que abarrotan mi escritorio se encuentra una pequeña concha fósil con el siguiente rótulo: “Pelecípodo, Cretácico, Ojinaga, Chihuahua, diciembre 1976”. Se trata de una valiosa prenda personal que…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC