Carpentier y la caída de los dioses

El escritor cubano Alejo Carpentier publicó durante 1941 en la revista Carteles de La Habana una serie de estudios sobre la situación europea a comienzos de la segunda guerra mundial. No fueron recogidos en libro y en su país hasta el año pasado y ahora aparecen en edición española de Fórcola, en Madrid, bajo el título de El ocaso de Europa.

Los precede un cumplido estudio de Eduardo Becerra, especialista en la materia, que nos sitúa en el contexto histórico y en el lugar que estos artículos ocupan dentro de la vasta obra periodística de Carpentier. El volumen exhibe, además, todo el aparato accesorio que permite leer los textos en sí mismos: onomástico, notas al pie y una escogida y muy pertinente secuencia fotográfica.

¿Por qué esta tardía recopilación de un autor tan ampliamente conocido y editado? Dicho sintéticamente: porque Cuba transita de la era Bush / Fidel a la era Obama / Raúl. En efecto, Carpentier fue un entusiasta admirador de los Estados Unidos y este sentimiento rebosa continuamente su escritura. Habiendo sido, además, hombre de la revolución castrista y ocupado cargos en la enseñanza y la diplomacia, el veto estuvo servido durante todas estas décadas.

No es gratuito el americanismo del caribeño. Toda su visión de Europa, acreditada por años de trabajo en París entre la letra y la música, gira en torno a la decadencia del viejo continente y la modernidad del nuevo, personificada en el Hermano Mayor del Norte. Carpentier ve a Europa como un conjunto de países poderosos y empeñados en su autodestrucción por medio de todos sus poderes. En especial, Francia, con un partidismo avaro y corrupto, y un parlamentarismo gallináceo y obstruccionista. La contrafaz es el surgimiento de los Estados musculosos y dictatoriales del fascismo.

No es que Carpentier sea europeófobo. Todo lo contrario. Admira las culturas europeas y se complace en conocerlas. En estos artículos se advierte que se ha ahincado a leer literatura, escuchar y estudiar música, asistir a teatros y cines. En todas partes ha encontró lo mismo: un orgullo esclerótico del pasado, una reluctancia enfermiza a la novedad, un regusto por la contienda patriótica y nacionalista que desagua en guerra.

Está descontada la calidad literaria de estos textos. Lo mismo, su utilidad documental. Personalmente, me llamó la atención la lucidez de Carpentier que lo convierte en un historiador inopinado y eficaz. No se limita a la elegía, el lamento por la ineficiencia y la ceguera de la dirigencia europea, tal como lo hicieron Spengler, Jules Romains, Gonzague de Reynold y nuestra María Zambrano. Carpentier ve en la guerra el enésimo episodio de una anacronía trágica del siglo XX: el encuentro y el choque de bloques históricos que parecen provenir de fechas distintas. Años más tarde, el historiador Arno Meyer, en su agudo libro La persistencia del Antiguo Régimen repetirá, sin saberlo, a Carpentier. Un continente dominado por arcaicas aristocracias nobiliarias, funcionariales y militares, esgrimía terribles armas supermodernas. Entablada la interminable guerra que empezó en 1914, sólo la aparición del único país moderno del momento, los Estados Unidos, decidió el final del conflicto. Europa, a regañadientes, ha aprendido la lección. Corrijo: todavía la está aprendiendo.

Copyright © Blas Matamoro. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador admirado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint-Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015) y Alejo Carpentier y la música (2018).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. En 2018 fue galardonado con el Premio Literario de la Academia Argentina de Letras a la Mejor Obra de Ensayo del trienio 2015-2017, por Con ritmo de tango. Un diccionario personal de la Argentina.

DECLINACION

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • El extraño caso de Arthur Conan Doyle
    Escrito por
    El extraño caso de Arthur Conan Doyle En los capítulos anteriores, hemos podido observar la curiosa insistencia en olvidarse de Arthur Conan Doyle cuando se habla de Shelock Holmes (algo a lo que son o somos aficionados todos los holmesianos).  Esa tendencia…
  • Andrés Bello y su Gramática
    Escrito por
    Andrés Bello y su Gramática En abril de 1847 y en Santiago de Chile apareció la primera edición de Gramática de la lengua castellana destinada al uso de los americanos de Andrés Bello. No faltan especialistas que la consideran, a…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • Miss Lurlyne, la reina de las aguas en 1877
    Escrito por
    Miss Lurlyne, la reina de las aguas en 1877 «Lurlyne es tan curiosa y sorprendente como la primera luz de gas o el primer despacho telegráfico». Hay ocasiones en que el periodista no puede ocultar sus sentimientos. El reportero que cubrió para la Ilustración…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia