La vida y la escuela. Dos mundos paralelos

La escuela (el colegio, el instituto, la institución escolar, en suma) es uno de los entornos en los que el niño o el joven se desarrolla y evoluciona. Es, por tanto, una parte, importante, de su medio. En su origen, las instituciones escolares comenzaron a existir porque la familia no podía proporcionar a los niños una serie de conocimientos que eran más específicos.

La historia de la educación nos relata todos y cada uno de los hitos de esa delegación que la familia hace en manos de los profesionales. La escuela tiene un carácter compensatorio cuando actúa como nivelador de las diferencias sociales. Este carácter era muy acusado hace unos años en nuestro país, cuando las condiciones de vida de una gran mayoría de personas requerían de esa acción compensadora. Sin embargo, uno de los problemas que, en los tiempos actuales, tiene la escuela en cualquiera de sus versiones o etapas, radica precisamente en que ha dejado de ser un lugar en el que los alumnos encuentran lo que no tienen en casa.

Por supuesto, hay casos y casos. Es decir, en determinados entornos desfavorecidos, en determinados casos, sigue siendo la escuela un elemento esencial a la hora de cubrir determinadas carencias, pero, en la mayoría, hay que decirlo, ese papel se ha perdido. Precisamente porque el bienestar económico, el avance en todos los aspectos que nuestro país ha experimentado en los últimos años (a pesar de la crisis reciente) ha proporcionado a las familias unos recursos que ofrecen a los niños perspectivas de ocupación bastante más entretenidas que la mera enseñanza escolar.

Tradicionalmente la escuela ha estado a la vanguardia, ha sido la pionera a la hora de ofrecer respuestas de todo tipo a las necesidades sociales. Sin embargo, otro de los signos de los tiempos radica en que ese carácter vanguardista se ha perdido y la escuela es, en muchos casos, una especie de anacronismo. Se podrá argumentar que hay una gran cantidad de excepciones, y así es, pero la excepción no es para nada un elemento de explicación, porque la cuestión está en que el modelo en sí presenta algunas características que requieren reflexión porque, a los ojos de los niños y jóvenes de ahora, no tienen la viveza, la rapidez, la utilidad, la actualidad incluso, que se necesita.

Por supuesto no hablamos de enseñanza lúdica ni de aprender jugando. No. Hablamos de utilizar en la práctica educativa todos y cada uno de los adelantos, recursos, estrategias y medios que el niño puede tener al alcance de la mano en su contexto familiar, social o personal. Hablamos de redes sociales, de móviles, de dispositivos informáticos, hablamos de que la escuela no puede perder de vista el avance tecnológico, el avance sociológico, ningún avance, y hablamos también de que en ella deben revertir siempre las mejoras que se puedan ir consiguiendo en todos esos campos.

Una profesora afirmaba hace unos días a su auditorio de alumnos de primero de bachillerato, que le sugería modificar el sistema de trabajo en la clase, que llevaba más de treinta años enseñando así y examinando así y que siempre le había ido bien, por lo que no tenía motivo para hacerlo de otra manera. Si lo pensamos, cualquier actividad humana ha cambiado de modus operandi, de técnica, en los últimos treinta años. Cualquier maquinaria se ha quedado obsoleta. Cualquier aparato, inservible. Cualquier teoría, revisable. Cualquier técnica de diagnóstico, inútil…

¿Cómo es posible, entonces, que haya profesores que, con la mejor de sus intenciones (y también con la mayor de las ignorancias) argumenten esto? ¿No sería más lógico revisar cada cierto tiempo la forma de enseñar, la de evaluar, para introducir los cambios que en cada caso se vieran precisos? No se trata de convertirse en un eterno experimentador de novedades, sino de no llegar a ser un eterno repetidor de recetas viejas. Equilibrio y sentido común.

Cambiar porque la vida cambia. Cambiar porque los alumnos cambian. Cambiar porque la sociedad es otra. Razones para cambiar y pensar en lo que hacemos.

El carácter compensatorio de la escuela venía dado por las situaciones de desventaja socioeducativa. En estos momentos en los que esas situaciones han descendido notablemente, ese carácter adquiere otros sentidos. Hay que reflexionar sobre ellos, porque la utilidad de la escuela, más allá del saber curricular, es innegable. Sin embargo, para que esa utilidad siga siendo una de sus señas de identidad es fundamental servir a la sociedad en sus necesidades y en sus expectativas. Este es un reto que, de no abordarse, convertirá a la escuela en un espacio arqueológico.

Copyright del artículo © Catalina León Benítez. Reservados todos los derechos.

Imagen superior: Brad Flickinger / www.schooltechnology.org / Lexie Flickinger, CC

Caty León

Gaditana de nacimiento y crianza; trianera de vocación. Lectora y cinéfila. Profesora de Geografía e Historia y de Orientación Educativa. Directora del IES Néstor Almendros de Tomares (2001/2012). Como experta en organización escolar he publicado los libros La secretaría. Organización y funcionamiento y El centro educativo. Función directiva y áreas de trabajo, artículos en prensa (ABC: 12, 34) y revistas especializadas, así como ponencias en cursos y jornadas.

En noviembre de 2009 recibí la medalla de oro al Mérito Educativo en Andalucía. En 2015 he obtenido el Premio “Antonio Domínguez Ortiz” por la coautoría del trabajo Usos educativos de la robótica. Una casa inteligente.

En el ámbito flamenco he publicado decenas de artículos en revistas como Sevilla Flamenca, El Olivo, Alboreá y Litoral, sobre el flamenco y las artes plásticas, la mujer y el flamenco, entre otras temáticas, así como varios libros, entre los que destacaría la primera incursión en la enseñanza escolar del flamenco, Didáctica del Flamenco, mi libro sobre El Flamenco en Cádiz y el ensayo biográfico Manolo Caracol. Cante y pasión (ver reseña en ABC), así como mi investigación sobre la Noticia histórica del flamenco en Triana. Conferencias, jornadas, jurados, cursos de formación, completan mi dedicación al flamenco. En 2015 he sido galardonada con el Premio de Honor “Flamenco en el aula” de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Por último, la literatura es mi territorio menos público pero más sentido. Relatos, microrrelatos, cuentos, poemas y una novela inédita Tuyo es mi corazón. I Premio de Relatos sobre la mujer del Ayuntamiento de Tomares, en su primera edición. Premio de Cuentos Infantiles de EMASESA en 2015 por Hanna y la rosa del Cairo.

En mi blog Una isla de papel hay un poco de todo esto.

Sitio Web: unaisladepapeles.blogspot.com.es/

Social Profiles

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Las invasiones afortunadas
    Escrito por
    Las invasiones afortunadas La invasión de las islas británicas por Roma fue un triunfo a medias o una derrota parcial. Los romanos lograron asentarse en las islas pero no dominarlas, y nunca se decidieron a invadir Irlanda. A…
  • Una vida y dos muertes
    Escrito por
    Una vida y dos muertes Moriencia, aparte de ser un título definitivo en la cuentística de Augusto Roa Bastos, es un concepto plural que permite organizar toda una zona de su obra. Aún más, habilita para trazar algunas líneas de…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • Científicos… ¿locos?
    Científicos… ¿locos? La imagen popular de los científicos, que vemos en novelas, películas, caricaturas ¡y hasta anuncios! —ya se ha comentado aquí— suele ser la de un personaje raro, despeinado y distraído. El típico científico…

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • Zoé y Remedios
    Escrito por
    Zoé y Remedios "En ocasiones voy por la calle, veo algo, y le pregunto mentalmente si a ella le gustaría tal o más cuál escena, si cree que sería un acto digno de ser contado o pintado. Y…

Cartelera

Cine clásico

  • "Lo que el viento se llevó" (Victor Fleming, 1939)
    Escrito por
    "Lo que el viento se llevó" (Victor Fleming, 1939) Apretadísimos corsés, enaguas de seda roja, sombrillas y sombreros, abrigos de terciopelo, vestidos blancos para coquetear, vestidos rojo sangre para la luna de miel, vestidos verdes para pedir dinero, vestidos negros para mover los pies…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Ernesto Lecuona vuelve al continente
    Escrito por
    Ernesto Lecuona vuelve al continente Había una vez un país llamado Cuba que conocimos por las películas norteamericanas donde aparecían orquestas como los Lecuona Cuban Boys y las de Don Aspiazú y Xavier Cugat. Subieron a los escenarios del variétés…

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia