Aprender a informarse

Aprender a informarse Imagen superior: ilovestrawberries, CC.

Una de las cuestiones más complejas de la escuela actual es discernir qué conocimientos deben adquirir los estudiantes. Dado que el arsenal de cosas sabidas es tan inmenso, parece imposible que la institución escolar las abarque. De manera que los profesores se encuentran con el reto de enseñar no ya todos los contenidos relevantes, sino la fórmula para buscarlos, encontrarlos y utilizarlos.

Esto es lo que llamamos, por un lado “aprender a aprender”, y, por otro, “sociedad de la información”. Resulta, sin embargo, que el problema se complica cuando vemos, a poco que hagamos una búsqueda sencilla en Google, que cualquier concepto, hecho o circunstancia da lugar a una cantidad tan ingente de datos que, para seleccionar los verdaderos y los adecuados, precisamos estar previamente formados.

Los estudiantes se encuentran, en cada uno de los momentos de su vida escolar, con dos clases de contenidos: los que puede llegar a aprender y memorizar y aquellos otros, infinitos, que no logrará sino vislumbrar y de modo puntual, cuando la ocasión lo vaya requiriendo.

Este es un aspecto que atañe exclusivamente a la escuela actual y que genera, como consecuencia, la incertidumbre de cómo enseñar, cómo aprender y cuál es el sistema educativo que mejor se adapta a esta necesidad.

Zygmunt Bauman (Poznan, Polonia, 1925) reputado sociólogo, que ha definido esta época posmoderna como la de la “modernidad líquida”, lo ha dejado claro recientemente: “El exceso de información es peor que su escasez”. Esa sobreinformación genera frustración en el estudiante cuando lo que quiere es tener claras las causas, las consecuencias y las características de determinada cuestión.

El niño en edad de formarse no está para dilucidar si es verdad o mentira lo que halla en Internet sino para conocer los aspectos básicos de cada uno de los temas que aborda. ¿Qué ocurre, entonces, si la edad escolar no contempla esa educación en el aprendizaje de la gestión de la selva informativa? ¿Es posible contribuir a que los ciudadanos adquieran el suficiente sentido crítico sin que haya una actuación en torno a los canales informativos, su veracidad y sus contenidos?

Si la escuela y los sistemas educativos siguen aferrados a la transmisión de los saberes, a partir de conceptos firmemente anclados, sin incorporar las nuevas visiones, las fórmulas de discusión actuales y todo ese conglomerado de aportaciones que se van produciendo en cascada, hallaremos como resultado que la educación final esté obsoleta.

Por otro lado, el manejo de las fuentes informativas requiere, como es lógico, un aprendizaje que, si no surge de la propia institución escolar, no tiene anclaje en la formación de los jóvenes. Así la escuela soporta las propias contradicciones de la sociedad y el debate educativo se ve impregnado de las fuerzas que influyen en la educación, de una manera más o menos formal.

Ignorar esas fuerzas supone volver los ojos a la realidad. Y contribuye a una doble vía educativa: la enseñanza regular, legalizada, situada en los colegios y la otra, la de los medios virtuales, Internet, las redes y todo ese conglomerado de conocimientos de la democracia cibernética.

El abordaje hasta ahora ha sido muy incompleto, parcial, lleno de huecos y sin sistematización. Enseñar para el siglo XXI se ha confundido con dar nociones de informática.

A los propios educadores les ha pillado a trasmano todo este movimiento circular que se retroalimenta continuamente. El efecto de antigüedad de la escuela y la escasa viveza que tienen los planes de estudio en comparación con la dinámica vertiginosa de la sociedad actual está en directa relación con el fracaso escolar.

Copyright del artículo © Catalina León Benítez. Reservados todos los derechos.

Imagen superior: ilovestrawberries, CC.

Caty León

Gaditana de nacimiento y crianza; trianera de vocación. Lectora y cinéfila. Profesora de Geografía e Historia y de Orientación Educativa. Directora del IES Néstor Almendros de Tomares (2001/2012). Como experta en organización escolar he publicado los libros La secretaría. Organización y funcionamiento y El centro educativo. Función directiva y áreas de trabajo, artículos en prensa (ABC: 12, 3, 4) y revistas especializadas, así como ponencias en cursos y jornadas.

En noviembre de 2009 recibí la medalla de oro al Mérito Educativo en Andalucía. En 2015 he obtenido el Premio “Antonio Domínguez Ortiz” por la coautoría del trabajo Usos educativos de la robótica. Una casa inteligente.

En el ámbito flamenco he publicado decenas de artículos en revistas como Sevilla Flamenca, El Olivo, Alboreá y Litoral, sobre el flamenco y las artes plásticas, la mujer y el flamenco, entre otras temáticas, así como varios libros, entre los que destacaría la primera incursión en la enseñanza escolar del flamenco, Didáctica del Flamenco, mi libro sobre El Flamenco en Cádiz y el ensayo biográfico Manolo Caracol. Cante y pasión (ver reseña en ABC), así como mi investigación sobre la Noticia histórica del flamenco en Triana. Conferencias, jornadas, jurados, cursos de formación, completan mi dedicación al flamenco. En 2015 he sido galardonada con el Premio de Honor “Flamenco en el aula” de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Por último, la literatura es mi territorio menos público pero más sentido. Relatos, microrrelatos, cuentos, poemas y una novela inédita Tuyo es mi corazón. I Premio de Relatos sobre la mujer del Ayuntamiento de Tomares, en su primera edición. Premio de Cuentos Infantiles de EMASESA en 2015 por Hanna y la rosa del Cairo.

En mi blog Una isla de papel hay un poco de todo esto.

Sitio Web: unaisladepapeles.blogspot.com.es/

Social Profiles

logonegrofinal0

Erik Shoemaker, CC

  • La improbable verosimilitud de Shakespeare
    Escrito por
    La improbable verosimilitud de Shakespeare Después de enumerar una interminable suma de defectos que llega a hacernos dudar de si quedará algo que elogiar en Shakespeare, Samuel Johnson comienza a desgranar las virtudes del dramaturgo inglés. Es aquí donde se puede leer la célebre…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • Maravillas... ¡naturales!
    Maravillas... ¡naturales! Acabo de conocer una de las 13 maravillas de México: los prismas basálticos de Santa María Regla, en el estado de Hidalgo. Visitados por Alexander von Humboldt cuando vino a México en 1803, las imponentes columnas basálticas de 30 metros,…
  • Ritos y conjuros sevillanos
    Escrito por
    Ritos y conjuros sevillanos 10 de noviembre de 1626. El Tribunal de la Suprema Inquisición, ubicado en la villa y corte madrileña, envía orden a los inquisidores sevillanos de llevar a cabo una investigación, con el fin de conocer…

Cartelera

Cine clásico

  • Enseñar la vida
    Escrito por
    Enseñar la vida ¿Qué hace un guapo ingeniero de raza negra convertido en profesor de una escuela de un suburbio de Londres? Sobrevivir. Al igual que tantos y tantos profesores, Mark Thackeray no tiene vocación. Acude a realizar…

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

  • ¿Robot yo?
    ¿Robot yo? Aficionados a la ciencia ficción hay muchos, aunque algunos no sepan que lo que suponen ciencia ficción es mero cuento de hadas o libro vaquero (dicho con todo respeto) aderezado con naves superlumínicas o desviaciones…

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Mechanik y el legado del krautrock
    Escrito por
    Mechanik y el legado del krautrock Cuando entrevisté a Bernardo Bonezzi, tiempo antes de su triste desaparición, me habló de sus últimos discos en solitario. Surgió en aquella charla el nombre de un músico, Klaus Mechanik, con una personalidad guitarrística que…
  • Isolda y Tristán en busca de la diosa
    Escrito por
    Isolda y Tristán en busca de la diosa En Munich y en 1865 estrenó Wagner Tristán e Isolda. Aún no había concluido su tetralogía, ni su comedia, ni su festival sagrado. La obra tiene un valor fronterizo por ser la primera –y con…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

  • El canto del murciélago soprano
    Escrito por
    El canto del murciélago soprano La vida de los personajes que interpretan las sopranos en las óperas está plagada de episodios trágicos y, en algunos casos, absurdos. En La Traviata de Verdi, por ejemplo, el personaje de Violetta, que languidece…

bannernewsletter1