Aprender a informarse

Aprender a informarse Imagen superior: ilovestrawberries, CC.

Una de las cuestiones más complejas de la escuela actual es discernir qué conocimientos deben adquirir los estudiantes. Dado que el arsenal de cosas sabidas es tan inmenso, parece imposible que la institución escolar las abarque. De manera que los profesores se encuentran con el reto de enseñar no ya todos los contenidos relevantes, sino la fórmula para buscarlos, encontrarlos y utilizarlos.

Esto es lo que llamamos, por un lado “aprender a aprender”, y, por otro, “sociedad de la información”. Resulta, sin embargo, que el problema se complica cuando vemos, a poco que hagamos una búsqueda sencilla en Google, que cualquier concepto, hecho o circunstancia da lugar a una cantidad tan ingente de datos que, para seleccionar los verdaderos y los adecuados, precisamos estar previamente formados.

Los estudiantes se encuentran, en cada uno de los momentos de su vida escolar, con dos clases de contenidos: los que puede llegar a aprender y memorizar y aquellos otros, infinitos, que no logrará sino vislumbrar y de modo puntual, cuando la ocasión lo vaya requiriendo.

Este es un aspecto que atañe exclusivamente a la escuela actual y que genera, como consecuencia, la incertidumbre de cómo enseñar, cómo aprender y cuál es el sistema educativo que mejor se adapta a esta necesidad.

Zygmunt Bauman (Poznan, Polonia, 1925) reputado sociólogo, que ha definido esta época posmoderna como la de la “modernidad líquida”, lo ha dejado claro recientemente: “El exceso de información es peor que su escasez”. Esa sobreinformación genera frustración en el estudiante cuando lo que quiere es tener claras las causas, las consecuencias y las características de determinada cuestión.

El niño en edad de formarse no está para dilucidar si es verdad o mentira lo que halla en Internet sino para conocer los aspectos básicos de cada uno de los temas que aborda. ¿Qué ocurre, entonces, si la edad escolar no contempla esa educación en el aprendizaje de la gestión de la selva informativa? ¿Es posible contribuir a que los ciudadanos adquieran el suficiente sentido crítico sin que haya una actuación en torno a los canales informativos, su veracidad y sus contenidos?

Si la escuela y los sistemas educativos siguen aferrados a la transmisión de los saberes, a partir de conceptos firmemente anclados, sin incorporar las nuevas visiones, las fórmulas de discusión actuales y todo ese conglomerado de aportaciones que se van produciendo en cascada, hallaremos como resultado que la educación final esté obsoleta.

Por otro lado, el manejo de las fuentes informativas requiere, como es lógico, un aprendizaje que, si no surge de la propia institución escolar, no tiene anclaje en la formación de los jóvenes. Así la escuela soporta las propias contradicciones de la sociedad y el debate educativo se ve impregnado de las fuerzas que influyen en la educación, de una manera más o menos formal.

Ignorar esas fuerzas supone volver los ojos a la realidad. Y contribuye a una doble vía educativa: la enseñanza regular, legalizada, situada en los colegios y la otra, la de los medios virtuales, Internet, las redes y todo ese conglomerado de conocimientos de la democracia cibernética.

El abordaje hasta ahora ha sido muy incompleto, parcial, lleno de huecos y sin sistematización. Enseñar para el siglo XXI se ha confundido con dar nociones de informática.

A los propios educadores les ha pillado a trasmano todo este movimiento circular que se retroalimenta continuamente. El efecto de antigüedad de la escuela y la escasa viveza que tienen los planes de estudio en comparación con la dinámica vertiginosa de la sociedad actual está en directa relación con el fracaso escolar.

Copyright del artículo © Catalina León Benítez. Reservados todos los derechos.

Imagen superior: ilovestrawberries, CC.

Caty León

Gaditana de nacimiento y crianza; trianera de vocación. Lectora y cinéfila. Profesora de Geografía e Historia y de Orientación Educativa. Directora del IES Néstor Almendros de Tomares (2001/2012). Como experta en organización escolar he publicado los libros La secretaría. Organización y funcionamiento y El centro educativo. Función directiva y áreas de trabajo, artículos en prensa (ABC: 12, 3, 4) y revistas especializadas, así como ponencias en cursos y jornadas.

En noviembre de 2009 recibí la medalla de oro al Mérito Educativo en Andalucía. En 2015 he obtenido el Premio “Antonio Domínguez Ortiz” por la coautoría del trabajo Usos educativos de la robótica. Una casa inteligente.

En el ámbito flamenco he publicado decenas de artículos en revistas como Sevilla Flamenca, El Olivo, Alboreá y Litoral, sobre el flamenco y las artes plásticas, la mujer y el flamenco, entre otras temáticas, así como varios libros, entre los que destacaría la primera incursión en la enseñanza escolar del flamenco, Didáctica del Flamenco, mi libro sobre El Flamenco en Cádiz y el ensayo biográfico Manolo Caracol. Cante y pasión (ver reseña en ABC), así como mi investigación sobre la Noticia histórica del flamenco en Triana. Conferencias, jornadas, jurados, cursos de formación, completan mi dedicación al flamenco. En 2015 he sido galardonada con el Premio de Honor “Flamenco en el aula” de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Por último, la literatura es mi territorio menos público pero más sentido. Relatos, microrrelatos, cuentos, poemas y una novela inédita Tuyo es mi corazón. I Premio de Relatos sobre la mujer del Ayuntamiento de Tomares, en su primera edición. Premio de Cuentos Infantiles de EMASESA en 2015 por Hanna y la rosa del Cairo.

En mi blog Una isla de papel hay un poco de todo esto.

Sitio Web: unaisladepapeles.blogspot.com.es/

Social Profiles

logonegrolibros

  • sí pero no / no pero sí
    Escrito por
    sí pero no / no pero sí En Primus Inter Pares, diccionario para intelectuales selectos, dediqué una entrada a una de las partículas fundamentales del idioma español, y probablemente de cualquier idioma: “pero”, es decir, la conjunción adversativa más empleada. pero (del…
  • Roland, el intermitente
    Escrito por
    Roland, el intermitente El nombre de Barthes evoca la era estructuralista, pero es una evocación equívoca. En efecto, ¿qué tiene que ver con las investigaciones de Lévi–Strauss, la erudición preciosista de Foucault, el neopositivismo de Althusser o los…
  • Los infiernos de la depresión
    Los infiernos de la depresión Hay un libro titulado Mística y depresión: San Juan de la Cruz (1997), en el que el psiquiatra Francisco Javier Álvarez Rodríguez estudia la posibilidad de que la experiencia mística guarde relación con la…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Historias antiguas
    Escrito por
    Historias antiguas Hace diez años escribía, por primera vez, la pasión que siento por Sevilla. Una pasión que, hasta entonces, llevaba sólo para mí, no compartía con nadie. Y lo escribí en el único de mis libros…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • ¿Creación vs. evolución?
    Escrito por
    ¿Creación vs. evolución? Las paredes del Museo de Ciencias Naturales del Colegio de San José de la Salle, en Medellín Colombia están adornados con una interesante serie de murales alusivos. El mural central, basado en gran medida en…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC