Objetivo: resucitar al lobo de Tasmania

En 1902, el Zoológico Nacional de Washington D.C. se hizo con un animal único y en peligro de extinción llamado tilacino o lobo de Tasmania (Thylacinus cynocephalus). La rara criatura llegó a los Estados Unidos desde la isla del mismo nombre.

Al poco tiempo, llegaron al mismo zoológico una hembra y sus tres cachorros. Por desgracia, muy pronto se convirtieron en un recuerdo. En 1936, fue declarada la extinción del tilacino. A partir de su desaparición, el único rastro palpable de su existencia –más allá de dudosos avistamientos en la naturaleza– fueron los ejemplares conservados en los museos.

Sin embargo, los avances científicos plantearon una posibilidad que, no hace mucho, parecía ciencia ficción: el estudio genético del lobo de Tasmania, y por esa vía, la posibilidad de clonar a esta criatura. Una clonación, dicho sea de paso, que presenta problemas muy complicados de resolver, y que perdió impulso en 2005, cuando el director del Australian Museum, Frank Howarth, anunció públicamente que ese proyecto pionero se enfrentaba a un reto demasiado complejo: la mala calidad del ADN disponible.

Ejemplar naturalizado en el Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid. Autor: Osado, CC

En 2009, un equipo de científicos, entre los que participó Juan Luis Arsuaga del Centro Mixto de UCM-ISCIII de Evolución y Comportamiento Humano, secuenciaron el ADN mitocondrial y nuclear del pelo de varios individuos de esta especie, y lograron así redefinir la posición de este animal en la historia evolutiva.

Se emplearon en el estudio cuatro especímenes: las pieles de tres de machos jóvenes y un ejemplar conservado en etanol. Una de las pieles disecadas y el animal preservado en etanol proporcionaron suficiente ADN como para afrontar el análisis genético. La piel procedía de un lobo marsupial que había muerto en el Zoológico Nacional, de Washington D.C., en 1905, y que desde entonces había sido preservado a temperatura ambiente. Se trata del descendiente directo de una hembra secuenciada a comienzos de los noventa por Carey Krajewski, de la Universidad del Sur de Illinois.

El ejemplar en etanol murió en el zoológico de Londres en 1893, y luego fue adquirido por la Universidad de Estocolmo –el llamado en aquel tiempo Zootomiska Institutet–. Posteriormente, fue enviado al Museo Sueco de Historia Natural (MRN), ubicado asimismo en Estocolmo, a comienzos de los setenta. Aunque el animal está eviscerado, todo apunta a que se trata de una hembra.

Imagen dorsal y ventral de la piel del ejemplar catalogado como USNM 125345, muerto en 1905 en el Zoológico Nacional de Washington (Cortesía de los National Museum of Natural History Photographic Services).

Segundo tilacino secuenciado en el estudio, perteneciente a la colección de mamíferos del Museo Sueco de Historia Natural (Foto: Staffan Waerndt, © Museo Sueco de Historia Natural.)

Gracias a la metodología denominada ‘museómica’, por el estudio de los ejemplares conservados en los museos, los investigadores utilizan métodos mejorados para obtener muestras de ADN junto con las últimas tecnologías en secuenciación con el objetivo de analizar las muestras de los dos ejemplares de tigre de Tasmania, por ejemplo.

“Lo que me sorprende es que estos dos ejemplares sean tan similares”, señaló Anders Götherström de la Universidad de Uppsala de Suecia, que añadió que “existe muy poca variación genética entre ellas”.

Götherström, coautor del estudio, explicó que la falta de diversidad genética es indicativa de una especie que se halla al borde de la extinción. El dato se descubría 70 años después de la desaparición de esta especie.

Imagen que se conserva en el Instituto Smithsoniano de un tilacino cautivo en el Zoológico Nacional de Washington D.C., en torno a 1904.

Estudio de la colección de material genético

Además de la secuencia del genoma mitocondrial para estudiar la filogenia de la hembra de tilacino, los autores investigaron también la colección de material genético de origen microbiano y viral, el metagenoma, existente en las muestras del museo.

De este modo, el equipo de investigadores descubrió bastantes diferencias en el contenido microbiano del pelo del tilacino nacido en libertad de la del Zoológico de Londres y del tilacino nacido en cautividad del Zoológico Nacional.

Como los ejemplares se han conservado utilizando diferentes métodos, “el análisis del contenido microbiano permitirá saber más sobre la flora microbiana que vive sobre los ejemplares expuestos y nos ayudará a desarrollar métodos para protegerlos”, indicó Stephan Schuster de la Universidad del Estado de Penn (EE.UU) y otro de los autores de este trabajo de investigación.

Este estudio, publicado en enero de 2009 en Genome Research, estableció las bases para un análisis genético más detallado del tilacino, y abrió la puerta a más estudios museómicos utilizando los ejemplares de los museos de todo el mundo.

“La gran cantidad de ADN mitocondrial y nuclear obtenido en nuestro estudio demuestra la viabilidad de un proyecto sobre el genoma del tilacino”, explicó Schuster. “También reavivará las discusiones sobre la posible resurrección del animal”, concluyó.

Familia de tilacinos en el Beaumaris Zoo de Hobart, 1910.

Historia del lobo de Tasmania

El tilacino no era en realidad un lobo ni un tigre (también se le llama tigre de Tasmania), sino un marsupial con muchas características que recuerdan a las del perro. Se trata, por consiguiente, de un ejemplo de evolución convergente en los mamíferos.

Cazado exhaustivamente por los granjeros, el tilacino se fue convirtiendo en una especie salvaje cada vez más rara en el momento en el que el Zoológico Nacional adquirió la hembra y los cachorros.

Se declaró como especie extinguida en 1936, cuando murió el último animal capturado. Lo llamaban "Benjamin" y había sido atrapado en Florentine Valley por Elias Churchill. Fue una de las atracciones del Beaumaris Zoo de Hobart durante los tres años que pasó allí.

Última fotografía conocida de "Benjamin"

En los últimos tiempos se han estudiado las secuencias genéticas obtenidas de los ejemplares conservados en el Zoológico Nacional; sin embargo, estas investigaciones se han visto muy limitadas por la contaminación y degradación del ADN.

Los investigadores que participaron en el estudio publicado en Genome Research fueron de la Universidad del Estado de Penn (EE.UU), la Universidad de Texas A&M (EE.UU), la Universidad de Copenhage (Dinamarca), la Universidad Royal Holloway de Londres (Reino Unido), el Centro Mixto UCM-ISCIII de Evolución y Comportamiento Humanos de Madrid, el Museo Sueco de Historia Natural de Estocolmo (Suecia), la Universidad Tübingen (Alemania), la Institución Smithsonian (EE.UU), y la Universidad de Uppsala (Suecia).

Referencia bibliográfica:

Miller, W., Drautz, D.I., Janecka, J.E., Lesk, A.M., Ratan, A., Tomsho, L.P., Packard, M., Zhang, Y., McClellan, L.R., Qi, J., Zhao, F., Gilbert, M.T.P., Dalén, L., Arsuaga, J.L., Ericson, P.G.P., Huson, D.H., Helgen, K.M., Murphy, W.J., Götherström, A., Schuster, S.C. “The mitochondrial genome sequence of the Tasmanian tiger (Thylacinus cynocephalus)”. Genome Research 13 de enero de 2009 doi:10.1101/gr.082628.108.

SINC, licencia CC

Suplemento EcoCult

El suplemento EcoCult: Ecodiversidad y Cultura Ambiental, editado por la revista The Cult (Thesauro Cultural), es una publicación dedicada a la divulgación de las ciencias naturales y a la protección de la vida silvestre.

Desde 2017, ofrece cada día información y reportajes sobre todos los ámbitos de la naturaleza, con particular atención a la biodiversidad, la investigación, la protección de los espacios naturales y la educación ambiental.

Copyright del avatar (Lince ibérico, Lynx pardinus) © Akira Urrero. Reservados todos los derechos.

  • Antilocapra americana
    Escrito por
    Antilocapra americana Grandes velocistas han dejado huella en el legado de la humanidad, desde esa leyenda viva que es Carl Lewis a otros mitos como Ben Johnson o Florence Griffith, sin olvidar al insuperable Usain Bolt. Sin…
  • Agalychnis lemur
    Escrito por
    Agalychnis lemur Desde los tiempos de la conquista y los descubrimientos, los reinos tropicales siempre han estado avocados a los cambios, la destrucción y la fragmentación. Hay especies que ya desaparecieron, otras que hoy vemos desaparecer, y…
  • ¡A nuestra salud! Salud y áreas protegidas
    Escrito por
    ¡A nuestra salud! Salud y áreas protegidas ¿Os habéis planteado alguna vez la importancia de las áreas protegidas para nuestra salud? Todos sabemos que el principal objetivo de las áreas protegidas es la conservación de la naturaleza. Todos estaremos de acuerdo en…

ECOCULT041

Lobo (Oberon7up), ratonero de cola roja (Putneypics) y paisaje montañoso (Dominik Bingel), CC

ECOCULTdinosaurio

  • Un antepasado de la comadreja capaz de triturar huesos
    Escrito por
    Un antepasado de la comadreja capaz de triturar huesos Los hurones, comadrejas y tejones tuvieron un antepasado que fue un gran depredador en su época: Megalictis ferox. Hace entre 22 y 18 millones de años, en el Mioceno inferior, este animal fue el más…
  • La vida más antigua
    La vida más antigua ¿De dónde venimos? ¿Quiénes somos? ¿A dónde vamos? Éste es el tipo de preguntas filosóficas que hacen que muchos científicos –y no científicos– se burlen del trabajo de los filósofos. Pero recordemos que las ciencias…
  • Paseando por el Hayedo de Montejo
    Escrito por
    Paseando por el Hayedo de Montejo Si tuviera que recomendar a un científico y a un viajero un espacio natural de tanta belleza como interés biológico, en mi lista figuraría sin duda este hayedo, un santuario verde que está situado en…

ECOCULTcaballo

Caballo islandés (Trey Ratcliff), garza real (David MK), vacas de las Highlands (Tim Edgeler), pavos (Larry Jordan) y paisaje de Virginia (Ed Yourdon), CC

  • La cueva de Ikim-tzotz
    Escrito por
    La cueva de Ikim-tzotz “Ikim tzotz, ikim tzotz.” Aquellas palabras mayas no dejaban de dar vuelta en mi mente mientras nos preparábamos para otro día de trabajo de campo en las cuevas de Yucatán. “Estaba loco el viejito, ¿no?”,…
  • El murciélago patudo sale de pesca
    Escrito por
    El murciélago patudo sale de pesca El murciélago patudo (Myotis capaccinii) está a punto de extinguirse. Un trabajo liderado por la bióloga Ostaizka Aizpurua, de la Universidad del País Vasco, ha sido clave para conocerlo mejor, y así poder tomar las…