Los mastodontes de la Península Ibérica

Los mastodontes de la Península Ibérica Reconstrucción paleoambiental con mastodontes Anancus arvernensis. Imagen: Mauricio Antón / Museo Provincial de Ciudad Real.

Cuando se habla de mastodontes muchas personas evocan erróneamente los legendarios mamuts, sin embargo se trata de animales muy diferentes.

Varios millones de años antes de que los mamuts –que son elefantes– aparecieran en la tierra, sus parientes los mastodontes ya se habían asentado en ella. Físicamente son distintos: los mastodontes son más pequeños, con colmillos más reducidos y menos curvados, y su cuerpo es menos jorobado.

También son diferentes sus cráneos y sus molares, ya que no compartían la misma dieta: mientras los mamuts eran pastadores y se habían especializado en gramíneas, los mastodontes eran ramoneadores y se alimentaban de hojas, ramas de árboles, frutos e hierba.

Los proboscídeos gozaron de un gran apogeo en la era Terciaria, especialmente durante el Mioceno, cuando estaban presentes en todo el planeta con la excepción de Australia y la Antártida. Su registro fósil en la Península Ibérica es extraordinariamente abundante y ofrece una muestra muy completa de los períodos Mioceno y Plioceno.

Dos investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales revisaron en 2012 doscientas localidades de la Península Ibérica con restos de mastodontes para sintetizar su distribución geográfica y estratigráfica y poner al día su taxonomía. Sus resultados fueron publicados en la revista Quaternary International.

“En los yacimientos que hemos examinado, que abarcan toda la escala temporal de los diferentes mastodontes hallados en Europa, se han llegado a identificar 6 géneros distintos. Entre los bunodontos (con dientes de cúspides redondeadas): Gomphotherium, Tetralophodon, Anancus y un mastodonte sin posición taxonómica clara; y entre los zigodontos (con dentición de tipo cortante): Zygolophodon y Mammut” señaló en aquel año la investigadora Ana V. Mazo.

Los gonfoterios fueron los primeros proboscídeos en llegar a Europa y alcanzaron la Península Ibérica en el Mioceno medio, hace aproximadamente 18 millones de años. Son los más abundantes, se han encontrado en 125 localidades. A finales del período Aragoniense, hace unos 12 millones de años, Tetralophodon longirostris reemplazó a Gomphotherium angustidens; los tetralofodontos están presentes en 70 localidades. Además, en Crevillente (Alicante) se ha encontrado un mastodonte con grandes incisivos que presenta similitudes con Tetralophodon y Stegotetrabelodon.

Poco después de que llegasen a Europa los elefantes primitivos –hace aproximadamente 2,6-2,7 millones de años– se extinguió Anancus arvernensis, mastodonte que reemplazó a Tetralophodon en el Mioceno tardío y se ha encontrado en 20 localidades. Zygolophodon turicensis es junto con los gonfoterios de los primeros mastodontes en llegar a Europa aunque no fue tan abundante, probablemente porque el clima era demasiado árido para ellos. La especie más reciente es Mammut borsoni que evolucionó a partir de Zygolophodon turicensis; no se sabe con exactitud cuándo y dónde ocurrió este proceso, aunque se cree que tuvo lugar en el hemisferio norte.

Jan van der Made apunta: “Hay una coincidencia entre los patrones de dispersión de los mastodontes y los homínidos. Ambos se dispersaron en el Mioceno medio de África a Europa, y los mastodontes lo volvieron a hacer otra vez durante el Pleistoceno. Los proboscídeos se volvieron pastadores, preadaptándose de este modo a los ambientes de latitudes elevadas, con recursos muy limitados en invierno para especies que se alimentaban de hojas y frutos. El género Homo comenzó a incluir una elevada proporción de proteínas animales en su dieta, lo que puede haber sido una preadaptación que le permitiese dispersarse a latitudes más septentrionales”.

Referencia bibliográfica:

Mazo, A., van der Made, J. 2012. Iberian mastodonts: Geographic and stratigraphic distribution. Quaternary International, 255: 239-256

MNCN / SINC

ECOCULT041

Lobo (Oberon7up), ratonero de cola roja (Putneypics) y paisaje montañoso (Dominik Bingel), CC

ECOCULTdinosaurio

  • El órix blanco que viajó a Texas
    Escrito por
    El órix blanco que viajó a Texas Como un eco de los orígenes míticos del unicornio, el órix de cuernos de cimitarra u órix blanco (Oryx dammah) puede ser visto desde la distancia como esa criatura legendaria que durante varios siglos fascinó…
  • Objetivo: resucitar al lobo de Tasmania
    Escrito por
    Objetivo: resucitar al lobo de Tasmania En 1902, el Zoológico Nacional de Washington D.C. se hizo con un animal único y en peligro de extinción llamado tilacino o lobo de Tasmania (Thylacinus cynocephalus). La rara criatura llegó a los Estados Unidos…
  • Las tribulaciones del tiranosaurio adolescente
    Escrito por
    Las tribulaciones del tiranosaurio adolescente "La más profunda definición de juventud es vida no afectada aún por la tragedia" (Alfred North Whitehead) Joseph Burr Tyrrell quedó estupefacto ante la noticia. Corría el año de 1884 y el joven canadiense, recién…

ECOCULTcaballo

Caballo islandés (Trey Ratcliff), garza real (David MK), vacas de las Highlands (Tim Edgeler), pavos (Larry Jordan) y paisaje de Virginia (Ed Yourdon), CC

  • Todo empezó con unas ramitas…
    Escrito por
    Todo empezó con unas ramitas… Dame Jane Goodall (Londres, 1934) es naturalista, activista y primatóloga. Ha dedicado su vida al estudio del comportamiento de los chimpancés en África y a promover estilos de vida sostenibles en todo el planeta. El…
  • Pandas en el museo
    Escrito por
    Pandas en el museo Algunos animales han entrado en el libro Guinness de los récords, pero pocos lo han hecho por méritos científicos. El oso panda Chu-Lin, que nació en el Zoo-Aquarium de Madrid el 4 de septiembre de…