La ciencia frente a la sexta extinción

La ciencia frente a la sexta extinción Imagen superior: leopardo longibando (Neofelis nebulosa) (Autor: Charles Barilleaux, CC).

La revista Science publicó en julio de 2014 un número especial titulado Fauna en desaparición, en el que hablaba sobre los peligros de la reducción masiva de especies. La publicación nos alertaba entonces de las consecuencias ecológicas, sociales y económicas que podría conllevar la que se denominaba, ya por esas fechas, la sexta extinción masiva de la vida sobre la Tierra.

Esta gran extinción de especies ha sido precedida por otras cinco ‒incluida la de los dinosaurios‒, pero las cinco anteriores fueron motivadas por fenómenos naturales, mientras que la actual es provocada, esencialmente, por los seres humanos.

"Son muchas y muy variadas las especies animales que han desaparecido del planeta desde el surgimiento del ser humano moderno ‒escribe Héctor T. Arita‒. Considerando que estas extinciones han tenido lugar en unos pocos miles de años, que en la escala geológica representan apenas un pestañeo, se ha dicho que lo que estamos observando es ni más ni menos que el sexto episodio de extinción masiva en la historia del planeta. (...) Los cinco episodios tradicionales se han identificado por notables descensos en el número de especies presentes en el registro fósil. ¿Se puede equiparar la magnitud del proceso de extinción actual con la de las extinciones en el tiempo geológico? En 2011, el paleobiólogo Anthony Barnosky y sus colaboradores compararon el número de extinciones que han sucedido en los últimos miles de años con las que se pueden inferir a partir del registro fósil en los últimos 540 millones de años. Cualquier comparación de este tipo debe, por supuesto, tomar en cuenta las diferencias en la escala de tiempo (cientos o miles de años contra millones de años) y el número de especies existentes en un momento dado. Barnosky y sus colegas calcularon entonces la tasa de extinción relativa como la proporción de especies (no como el número absoluto) que se han perdido por unidad de tiempo, lo que permitió hacer comparaciones entre datos recientes y datos paleontológicos. La conclusión general del estudio, corroborada por análisis más recientes, es que las tasas de extinción actuales, es decir, las de extinciones provocadas por la presencia humana, son más altas que las que se pueden observar en el registro fósil en periodos 'normales', es decir, entre los episodios de extinción masiva (...) Esta brutal pérdida de diversidad, independientemente de si se trata o no de un episodio de extinción masiva equiparable a los cinco originales, es un asunto que potencialmente puede poner en peligro a la especie humana misma" (Crónicas de la extinción: La vida y la muerte de las especies animales, Fondo de Cultura Económica, 2016)

Rodolfo Dirzo, investigador de la Universidad de Standford (EE UU) y autor principal de primer estudio que aparece en la citada edición de Science, utiliza también términos como ‘defaunación’ del Antropoceno haciendo un símil con el término deforestación.

“Se trata de un fenómeno críptico que, a diferencia de la tala de árboles, es difícil de detectar y cuantificar. Sin embargo, las profundas consecuencias que surgen de la ausencia o reducción de animales harán pronto que el problema sea cada vez menos críptico”, explica este biólogo mexicano, experto en ecología tropical y conservación de especies.

Según el autor, aunque hay disparidad de opiniones, a partir de la revolución industrial, se inició la sobreexplotación y la destrucción de hábitats. “A estos factores, ahora se ha venido agregando el efecto de las especies invasoras y, cada vez más, el cambio climático”.

“Durante el antropoceno ha habido momentos en que algunos factores han sido más predominantes que otros pero en la actualidad todos actúan de manera simultánea y sinérgica”, agrega Dirzo.

Por ejemplo, la sobreexplotación por cacería que antes suponía un esfuerzo considerable, ahora se ve facilitada por la merma de las grandes extensiones de selvas tropicales.

Los principales resultados del trabajo revelan la desaparición de 322 especies de vertebrados terrestres desde el año 1500 y la reducción del 25% de la población restante. Por otro lado, del 67% de los invertebrados monitorizados, se registró un descenso poblacional del 45%.

En este sentido, Dirzo admite que hay más bibliografía acerca de aquellos organismos que poseen espina dorsal, particularmente de aves y mamíferos. “Nuestro estudio hace ver que esa percepción es miope: muchas especies de invertebrados muestran una trayectoria trágica de reducción en sus poblaciones”, indica.

lacienciafrente2

Imagen superior: mono araña, marimonda del magdalena o choibo (Ateles hybridus) (birdphotosFir0002, CC)

El tamaño no lo es todo

A pesar de que un precioso cachorro de leopardo longibando (Neofelis nebulosa) ocupó la portada del citado número de Science, el equipo del biólogo mexicano reivindica que “hasta el escarabajo más pequeño en peligro de extinción, puede alterar el funcionamiento normal de un ecosistema entero”.

Es el caso de la desaparición de especies como las polinizadoras o las controladoras de plagas que afectan a la producción de cultivos. Aunque la homogeneidad de los invertebrados también perjudicaría las tasas de descomposición y los ciclos de nutrientes de la tierra; y el declive de los anfibios influiría en la calidad del agua.

No obstante, ciertas clases de organismos son más susceptibles que otras al impacto humano. Es decir, entre los vertebrados, son los anfibios los que más sufren, un 41% de sus componentes están amenazados, mientras que los pájaros son los que menos lo notan, aun así, un 17% de las especies está en peligro.

Uno de los retos de este campo de la ciencia es averiguar un modelo estadístico que identifique aquellas especies amenazadas. Para ello, la comunidad científica apuesta por utilizar rasgos como el tamaño, las tasas de reproducción o el área de distribución en vertebrados como predictores del riesgo de extinción. Sin embargo, estos métodos han tenido poco éxito en la gestión de la conservación debido a que varían según el contexto.

En esta línea, Dirzo apunta que la conducta animal también cambia ante la amenaza de desaparición. “Depende de la especie amenazada. Es notable, por ejemplo, el caso de los elefantes súper inteligentes o de algunas aves. Aunque cabe destacar que, como ya comentó Darwin, muchas especies previamente no atemorizadas ante la presencia humana ahora sí lo están”.

Conflictos sociales

En otro de los artículos de aquella edición de Science, una serie de expertos de la Universidad de California y del proyecto Salud y Ecosistemas: Análisis de asociación (HEAL, por sus siglas en inglés) detallaba cómo la disminución de la fauna también acarrea conflictos sociales tales como prácticas de explotación laboral, tráfico ilícito de animales o de productos derivados como el marfil.

Según los autores, la caza y la pesca comporta 400.000 millones de dólares (unos 300.000 millones de euros al año) y es el sustento del 15% de la población mundial. Por ello, la pérdida de estos recursos ha provocado que las condiciones de trabajo se endurezcan, se amplíen las horas y se reduzcan los salarios mediante el tráfico de adultos y niños.

Por ejemplo, en Tailandia, los hombres son vendidos a los barcos pesqueros, donde permanecen en el mar varios años sin percibir sueldo alguno y obligados a trabajar entre 18 y 20 horas al día. El hambre, el abuso físico y el asesinato son comunes.

Algo parecido pasa en África Occidental donde la pérdida de animales terrestres ha forzado a los autóctonos que antes cazaban en los bosques cercanos a viajar durante días para encontrar a presas promoviendo así las prácticas de explotación infantil.

Medidas

Justin Brashares, autor principal de este estudio e investigador en la Universidad de California, explica que para tratar el problema es preciso diseñar medidas que “reconozcan las áreas afectadas, identifiquen las partes interesadas y trabajen con los gobiernos locales mediante acuerdos internacionales. También hay que promover métodos para lograr el aprovechamiento sostenible de los recursos”.

El científico declara que en muchos lugares se ha logrado este objetivo haciendo que los inversores locales se adjudiquen los derechos de tenencia de un área de cosecha y se acuerde con las instituciones locales, regionales e internacionales su protección. Un ejemplo de ello es la gestión de la pesca en Fiyi.

Una de las razones por las que esta solución es un tanto utópica es que “a corto plazo, las economías desarrolladas sufren si se reconoce la tenencia de los recursos a estos países”, reconoce Brashares. “Sin embargo, a largo plazo, es esencial para prevenir la esclavitud, las milicias armadas y la piratería”, destaca.

Son precisamente estas zonas acomodadas, y en concreto, la Unión Europea la que nota menos el impacto de la desaparición de la fauna gracias a las políticas de subsidios que perciben los cosechadores que pueden ofrecer los productos sin coste adicional.

“La zona euro, empujada sobre todo por Portugal y España, continúa pagando subvenciones para apoyar una flota pesquera de gran altura que pesca ilegalmente en África y en otros lugares de la costa”, sostiene el investigador.

En opinión de este experto, la tranquilidad en los países desarrollados se perturbará a medida que la escasez de la fauna se acentúe y los precios suban a pesar de las políticas de subsidios.

 ‘Refaunación’

Por último, Science publicó otro trabajo, liderado por Philip Seddon, investigador en la Universidad de Otago (Nueva Zelanda), en la que se valoran los esfuerzos humanos para reintroducir animales en entornos salvajes y recolonizar áreas donde ya habían desaparecido.

“Prácticamente todos los países del mundo cuentan con políticas y legislación para proteger y mantener la fauna, pero en muchos casos se les da un estatus secundario ante un interés comercial”, declara Seddon.

Para el científico, los lugares donde la gente aprecia más su patrimonio natural como es el caso de Nueva Zelanda, suelen conservar mejor la biodiversidad. “Si las reintroducciones tienen lugar en el hábitat adecuado, incluso en zonas dominadas por el hombre, no solo se puede restaurar la especie, sino que también se restablecen las conexiones humanas con el mundo natural”, agrega.

En el trabajo también se han considerado las futuras técnicas de clonación que podrían recuperar especies extintas. “Se trata de una opción muy real que plantea muchos interrogantes acerca de la elección de los candidatos que se podrían recuperar o sobre si la capacidad de ‘resucitar’ ejemplares restaría importancia a la preocupación global de la desaparición de especies”.

Referencias bibliográficas:

Rodolfo Dirzo, Hillary S. Young,Mauro Galetti, Gerardo Ceballos,Nick J. B. Isaac, Ben Collen6.”Defaunation in the Anthropocene”. Science. JulIo 2014.

Justin S. Brashares, Briana Abrahms, Kathryn J. Fiorella, Christopher D. Golden, Cheryl E. Hojnowski, Ryan A. Marsh, Douglas J. McCauley, Tristan A. Nuñez, Katherine Seto, Lauren Withey. “Wildlife decline and social conflict: Policies aimed at reducing wildlife-related conflict must address the underlying causes”. Science. Julio 2014.

Philip J. Seddon, Christine J. Griffiths, Pritpal S. Soorae, Doug P. Armstrong. “Reversing defaunation: Restoring species in a changing world”. Science. Julio 2014.

SINC

Suplemento EcoCult

El suplemento EcoCult: Ecodiversidad y Cultura Ambiental, editado por la revista The Cult (Thesauro Cultural), es una publicación dedicada a la divulgación de las ciencias naturales y a la protección de la vida silvestre.

Desde 2017, ofrece cada día información y reportajes sobre todos los ámbitos de la naturaleza, con particular atención a la biodiversidad, la investigación, la protección de los espacios naturales y la educación ambiental.

Copyright del avatar (Lince ibérico, Lynx pardinus) © Akira Urrero. Reservados todos los derechos.

  • Antilocapra americana
    Escrito por
    Antilocapra americana Grandes velocistas han dejado huella en el legado de la humanidad, desde esa leyenda viva que es Carl Lewis a otros mitos como Ben Johnson o Florence Griffith, sin olvidar al insuperable Usain Bolt. Sin…
  • Agalychnis lemur
    Escrito por
    Agalychnis lemur Desde los tiempos de la conquista y los descubrimientos, los reinos tropicales siempre han estado avocados a los cambios, la destrucción y la fragmentación. Hay especies que ya desaparecieron, otras que hoy vemos desaparecer, y…
  • ¡A nuestra salud! Salud y áreas protegidas
    Escrito por
    ¡A nuestra salud! Salud y áreas protegidas ¿Os habéis planteado alguna vez la importancia de las áreas protegidas para nuestra salud? Todos sabemos que el principal objetivo de las áreas protegidas es la conservación de la naturaleza. Todos estaremos de acuerdo en…

ECOCULT041

Lobo (Oberon7up), ratonero de cola roja (Putneypics) y paisaje montañoso (Dominik Bingel), CC

ECOCULTdinosaurio

ECOCULTcaballo

Caballo islandés (Trey Ratcliff), garza real (David MK), vacas de las Highlands (Tim Edgeler), pavos (Larry Jordan) y paisaje de Virginia (Ed Yourdon), CC

  • La malentendida evolución
    La malentendida evolución La evolución por medio de la selección natural –la gran idea de Darwin– es la columna vertebral de la biología, y una de las más poderosas ideas producidas por la mente humana. Y sin embargo, es…
  • Sexo peligroso en el lago Victoria
    Escrito por
    Sexo peligroso en el lago Victoria El 30 de julio de 1858, John Hanning Speke se convirtió en el primer europeo que contempló la inmensidad del lago Victoria. Speke formaba parte de la expedición de Richard Burton que pretendía encontrar la…