Jardines botánicos, más que el Edén

Jardines botánicos, más que el Edén Imagen superior: Real Jardín Botánico de Madrid (Autor: Edmund Gall, CC)

Los jardines botánicos son lugares que tienen muchas funciones, no sólo estéticas, sino también para la conservación de la biodiversidad. El primer jardín botánico considerado moderno fue establecido en Italia en el siglo XVI. De allí siguió la apertura de varios de ellos en el resto de Europa durante el XVII y el XVIII, los cuales recibían plántulas y semillas de sitios distantes con el fin de propagar especies que podían ser útiles. Todavía hoy, algunos lo siguen haciendo, pero con otros fines.

 Los jardines botánicos actuales, en un sentido estricto, buscan mantener colecciones vivas de plantas debidamente documentadas y se definen con base en tres funciones básicas: la investigación, la conservación y la difusión, a lo cual muchos de ellos suman la educación. Una serie de artículos en el número 68 nuestra revista da muestra de ello (www.revistas.unam.mx), tratando las complejas relaciones entre los jardines botánicos, la ciencia y la política. Los países, según sus tradiciones e intereses, así como la relevancia que confieren a la actividad científica, dan importancia al establecimiento y funcionamiento de jardines botánicos. Y algunos de ellos han puesto un gran interés en la presentación de sus portales en la red.

Missouri Botanical Garden

(www.mobot.org)

Fundado en 1859, es el más antiguo de los Estados Unidos de Norteamérica y uno de los centros de investigación en plantas más reconocidos. Con un diseño que refleja su carácter de centro académico más que de difusión, el portal tiene diversas secciones que dan a conocer muchas de las labores que realizan en sus instalaciones y los proyectos que mantienen en distintas regiones de su país y el mundo. Además de tener acceso a una parte de los datos de sus colecciones y sus programas educativos y recreativos, se puede acceder a ligas que nos llevan a una diversidad de temas relativos a las plantas en general.

New York Botanical Garden

(www.nybg.org)

Es una de las instituciones emblemáticas de la investigación botánica, cuyo bello invernadero estilo victoriano alberga ejemplares de once distintos hábitats, y una de las grandes atracciones del Bronx. Navegando en su portal encontramos una amplia explicación de los grupos de plantas que se pueden observar in situ, haciendo énfasis en las que florecen en distintas estaciones del año. La sección “ciencia vegetal” logra, con un lenguaje no especializado, explicar por qué importa la investigación botánica, al tiempo que nos introduce a los diversos grupos de plantas del mundo con ejemplos muy bien ilustrados. Si se tiene un interés plenamente académico, en varias de sus páginas se exponen los proyectos en los que están involucrados como institución y el grupo de personas que trabaja en ello.

Jardines2

Image superior: Real Jardín Botánico de Kew (Autor: Clive Darra, CC)

Royal Botanic Gardens, Kew

(www.kew.org)

Los jardines de Kew en Inglaterra fueron fundados hace más de 250 años y declarados Patrimonio de la Humanidad en 2003. En su bien diseñado portal se muestra, por medio de fotos y videos, la historia y belleza de un lugar que cumple con creces con las funciones más importantes de un jardín botánico. Como un fiel reflejo de su larga y fructífera tradición en investigación, en sus páginas podemos conocer los proyectos de trabajo que alcanzan casi el mundo entero, así como datos, ligas de interés e imágenes, que nos dan la llave de acceso a un acervo de información inmensa. Su portal, además de claramente presentado, refleja su fuerte vocación por el arte, lo cual es incluso un deleite que nos absorbe durante largo tiempo.

Jardines3

Imagen superior: Jardín Botánico de Nueva York (Autor: Kristine Paulus, CC)

Real Jardín Botánico de Madrid

(www.rjb.csic.es)

Abierto en 1755, este centro de investigación situado junto al Museo Nacional del Prado, y que podría parecer pequeño frente a la extensión de los jardines ya citados, tiene una larga historia y una grandeza que nos tocan de cerca por las expediciones que visitaron, hace varios siglos, el continente americano y que abrieron la puerta a la llegada de muchas plantas nativas nuestras al Viejo Mundo. Por ejemplo, hay una sección donde se pueden admirar los dibujos de la Real Expedición Botánica al Nuevo Reino de Granada (hoy Colombia) encabezada por Celestino Mutis. Además de una página de recursos en línea, con ligas de interés para estudiantes y académicos. Y con el fin de interesar a los niños a visitarlo y darles información sobre cómo funciona una planta, se puede revisar un video bien logrado y de corta duración en: museovirtual.csic.es/web_botanico/index.htm.

Jardín Botánico del Instituto de Biología de la UNAM

(www.ibiologia.unam.mx/jardin/index.html)

Nuestro país es el quinto en diversidad biológica en el planeta y tiene el gran reto de conservar y manejar sus recursos, por lo que los jardines botánicos mexicanos tienen un papel central. Desde los jardines de aclimatación prehispánicos y el establecimiento del Real Jardín Botánico durante la época colonial, hemos llegado en la actualidad a más de 30 instituciones de este tipo en el país, entre los que se destaca el de la unam por sus tareas de conservación, propagación, de difusión y educativas, junto con el “Francisco Xavier Clavijero” del Instituto de Ecología de Xalapa, Veracruz (www.jardinbotanicodexalapa.mx). Desgraciadamente, en ambos casos, sus portales no reflejan la gran cantidad de labores que desarrollan ni la belleza de sus colecciones, aunque brindan información útil para poder conocerlos.

Quienes han tenido la fortuna de visitar los jardines mexicanos o los de otros países aquí mencionados sabrán que por mejor elaborados que estén sus portales no hay nada como el acercamiento a las plantas en vivo y con todos los sentidos. Pero una probada a través de la red no cae nada mal y se convierte en una buena invitación al disfrute de lo natural.

Conocer los jardines botánicos, entender su quehacer en investigación, conservación y su búsqueda de alternativas de uso sustentable de los recursos vale la pena. Quizá con este primer acercamiento a la biodiversidad se pueda empezar a hacer realidad una frase recientemente expresada por José Sarukhán, reconocido ecólogo mexicano: convertirnos en “jardineros del planeta”.

Referencias bibliográficas

Vovides, A.P., E. Linares y R. Bye. 2010. Jardines botánicos de México: historia y perspectivas. Secretaría de Educación de Veracruz.

Copyright del artículo © Patricia Magaña Rueda. Reservados todos los derechos. Publicado previamente en la revista Ciencias de la UNAM. Editado sin ánimo de lucro, con licencia CC.

Patricia Magaña Rueda

Patricia Magaña Rueda es licenciada en Biología (Facultad de Ciencias, UNAM), maestra en Ciencias (Biología, Facultad de Ciencias, UNAM) y diplomada en estudios filosóficos y sociales sobre ciencia y tecnología. Fue secretaria de Comunicación y Divulgación de la Ciencia de la Facultad de Ciencias de la UNAM (2002-2010). Se ocupó de la edición de Ciencias, publicación trimestral de la Facultad de Ciencias, desde 1984 a 1994, fecha en que se hizo cargo de la dirección de dicha revista.

ECOCULT041

Lobo (Oberon7up), ratonero de cola roja (Putneypics) y paisaje montañoso (Dominik Bingel), CC

ECOCULTdinosaurio

ECOCULTcaballo

Caballo islandés (Trey Ratcliff), garza real (David MK), vacas de las Highlands (Tim Edgeler), pavos (Larry Jordan) y paisaje de Virginia (Ed Yourdon), CC

  • ¿Cómo salvamos los bosques maduros de nuestro planeta?
    Escrito por
    ¿Cómo salvamos los bosques maduros de nuestro planeta? No hay nada en el mundo como un bosque primario, el que no ha sido nunca talado o deforestado industrialmente por los humanos. Las características comunes de estos bosques comprenden árboles antiguos, importante cantidad de…
  • El pez mulier
    Escrito por
    El pez mulier “El pez mulier tenía la figura de una mujer de medio cuerpo arriba; y de pescado común, de medio cuerpo abajo”.[1] Estas palabras, atribuidas por el jesuita Miguel del Barco en su Historia natural y…