El origen de la relación entre perros y hombres

El origen de la relación entre perros y hombres Imagen superior: Zdenek Burian: "Un poblado neolítico"

Hace 15.000 años los perros fueron domesticados por primera vez en el territorio donde hoy se encuentran en la actualidad Nepal y Mongolia. Así lo señala un estudio realizado por un equipo internacional de investigadores, liderado por la Universidad de Cornell,

En ese trabajo, publicado en PNAS (“Genetic structure in village dogs reveals a Central Asian domestication origin”, 19 de octubre de 2015), los científicos analizaron alrededor de 185.800 marcadores genéticos en más de 5.000 perros –incluyendo por primera vez perros de pura raza y otros mestizos de origen desconocido de todo el mundo– y descubrieron un incremento de la diversidad genética conforme las muestras se acercan a Asia central. Según los científicos, esa región sería el lugar del inicio de la relación entre perros y hombres.

 “Este ‘centro de diversidad’ es la marca para localizar el último ancestro común de una especie. Conforme los grupos se alejan de esta región, la diversidad genética se pierde”, explica Adam Boyko, del departamento de Ciencias Biomédicas de la Universidad de Cornell y coautor del estudio.

“En los humanos se observa este mismo fenómeno cuando los grupos humanos se alejan de África oriental. Por lo tanto, este es probablemente el sitio en el que comenzó la domesticación del perro, aunque no podemos descartar eventos anteriores que no hayan logrado dejar huellas genéticas en las poblaciones modernas”, añade el científico, quien advierte que para ello sería necesario analizar ADN antiguo.

perroindio2

Boyko y su equipo emplearon muestras del genoma de más de 4.600 perros de 165 razas puras y de más de 540 perros mestizos de 38 países. Estos últimos son genéticamente más diversos y están geográficamente más extendidos, lo que los convierte en vitales para desentrañar la historia de la población canina.

Con los resultados del análisis, los científicos concluyeron que el origen de la domesticación se produjo en Asia central y que de ahí se expandieron al este del continente.

Mientras que las poblaciones de perros en Egipto, Vietnam y la India –cerca del centro de domesticación– muestran pocos signos de mezcla europea, los perros mestizos del Pacífico Sur y del Neotrópico –una ecozona terrestre que incluye América del Sur, Centroamérica, Antillas, una parte de EE UU y otra de México– descienden casi completamente de los europeos.

perro2

Imagen superior: Zdenek Burian, 1956

¿El origen en Asia o Europa?

Sin embargo, un estudio anterior, publicado en la revista Science, señalaba a Europa como lugar de comienzo de la domesticación. El trabajo, en el que participaron varios investigadores españoles, comparaba las secuencias genéticas de muchas razas de canes contemporáneos con las extraídas de los fósiles de 18 cánidos prehistóricos, de hasta 36.000 años de antigüedad, en Asia, Europa y otras regiones del mundo.

Los científicos afirmaron entonces que los cazadores recolectores que habitaron el viejo continente fueron los responsables de amaestrar y domar a las especies de lobos salvajes de las que descienden los perros actuales.

El autor principal de esa investigación, Olaf Thalmann, de la Universidad de Oulu en Finlandia, defiende aún que Europa tuvo un papel central en la domesticación de los perros. “Estoy en desacuerdo con el nuevo estudio ‒dice‒ porque creo que se necesita indudablemente material antiguo para investigar este tema, ya que las conclusiones derivadas de los datos modernos se pueden ver muchas veces obstaculizadas”.

perrodingo

Imagen superior: dingo (Merle ja Joonas, CC)

La mirada entre perro y dueño

Para entender los vínculos afectivos que derivaron de esa domesticación, hay otro dato a tener en cuenta: la unión biológica entendida como un resorte instintivo.

La relación emocional que se crea entre padres e hijos o, de forma general, entre personas, en parte se produce por la secreción de la hormona oxitocina, también llamada ‘hormona del amor’, responsable de desencadenar una serie de procesos como la creación de lazos en los descendientes o relaciones sociales con otras personas al implicar la conducta maternal y paternal.

Esta sustancia química, que también actúa como neurotransmisor en el cerebro de los seres vivos porque funciona en el núcleo accumbens –al que se le atribuye una función importante en el placer, como la recompensa– no solo genera estrechos vínculos afectivos entre miembros de una misma especie, sino también entre los de especies diferentes. Así ocurre con humanos y perros que han establecido un mecanismo instintivo similar al lazo de unión biológico que se crea entre padres y crías.

Para demostrarlo, investigadores japoneses realizaron varios experimentos con 30 perros (15 hembras y 15 machos) de diferentes razas y edades, y sus dueños (24 mujeres y 6 hombres). Los resultados revelan que perros y humanos refuerzan sus vínculos biológicos en un circuito neuronal de retroalimentación impulsado por la oxitocina, tal y como ocurre entre padres e hijos. Y todo gracias a una simple mirada mutua.

“Cuando perro y dueño se miran, ambos muestran un aumento de la oxitocina”, afirma Takefumi Kikusui, investigador en el departamento de Ciencia Animal y Biotecnología de la Universidad Azabu (Japón) y autor principal del estudio que publica hoy Science.

perroindia

Imagen superior: dole o perro salvaje indio (Cuon alpinus) (Autor: Yathin, CC)

Una mirada, mayores niveles de oxitocina

En un primer experimento, los científicos introdujeron a los perros en habitaciones donde ya estaban sus dueños. Durante los 30 minutos que perros y dueños permanecieron en su interior, el equipo de investigación registró cada interacción (hablar, tocar y mirar) entre las dos especies.

Al medir los niveles de oxitocina de la orina de perros y dueños antes y después del experimento, los investigadores descubrieron que el contacto visual prolongado entre las mascotas y sus dueños propició un aumento en las concentraciones de oxitocina en los cerebros de ambas especies.

Según el estudio, los dueños que mantuvieron más contacto visual con sus perros experimentaron el mayor cambio en los niveles de la hormona después de interactuar con sus compañeros. Pero no solo eso, estos últimos experimentaron un aumento de oxitocina similar.

Para comprobar la existencia de un efecto causal entre el contacto visual y la secreción de oxitocina, los científicos realizaron un segundo experimento con otros perros en el que se les roció la nariz con esta hormona y les colocaron en una habitación con sus dueños y otras personas que no conocían.

Después de 30 minutos, los niveles de oxitocina incrementaron en los dueños, lo que aporta más pruebas de la presencia de un circuito neuronal de retroalimentación en el que está involucrada esta hormona entre humanos y perros. En este caso, las hembras respondieron al tratamiento incrementando la cantidad de tiempo que dedicaron a mirar a sus dueños.

“No hay diferencia entre sexos en cuanto a la secreción de oxitocina. En el primer experimento, no observamos esta diferencia, lo que sugiere que los machos también crean vínculos con sus dueños como lo hacen las hembras. La diferencia entre sexos que observamos fue en respuesta a la oxitocina que aplicamos a los animales. Y esto se debe posiblemente a la diferencia en los niveles de expresión de los receptores de la oxitocina”, aclara Kikusui.

perroinuit

Imagen superior: niña inuit con un cachorro. Alaska, 1922. Foto de Alfred M. Bailey (University of Wyoming, American Heritage Center)

Solo los perros crean este vínculo

Para entender la creación biológica de este vínculo afectivo entre perros y humanos y demostrar su origen evolutivo, el equipo nipón realizó los mismos experimentos con lobos domesticados. Pero contrariamente a los perros, los lobos no buscaron la mirada de los humanos, incluso habiendo sido criados por ellos.

“Los lobos que tienen una relación muy estrecha con sus criadores no pueden estimular la oxitocina en ellos, posiblemente debido a la falta de contacto visual”, indica el científico. Para Kikusui, “el uso de este contacto visual hacia el dueño es diferente entre los perros y los lobos, y esta es la razón por la que los lobos no tienen este tipo de vínculo con los humanos”.

Por ello, los expertos sugieren que este mecanismo de unión social específico coevolucionó tanto en perros como en humanos durante el transcurso de la domesticación del mejor amigo del hombre, y sus implicaciones sociales son “trascendentales”.

Evan K. MacLean y Brian Hare, investigadores la Universidad de Duke (EE UU) señalan en un estudio resumido también publicado en Science que este hallazgo ayudará a entender por qué nuestra relación con los perros es saludable.

“Los beneficios de la asistencia de los canes en personas con autismo o desórdenes de estrés postraumático –condiciones para las que la oxitocina se emplea como tratamiento experimental– van en esta dirección”, concluyen los estadounidenses.

perroindio1

Referencia bibliográfica:

M. Nagasawa et al. "Oxytocin-gaze positive loop and the coevolution of human-dog bonds” Science 16 de abril de 2015

SINC

Suplemento EcoCult

El suplemento EcoCult: Ecodiversidad y Cultura Ambiental, editado por la revista The Cult (Thesauro Cultural), es una publicación dedicada a la divulgación de las ciencias naturales y a la protección de la vida silvestre.

Desde 2017, ofrece cada día información y reportajes sobre todos los ámbitos de la naturaleza, con particular atención a la biodiversidad, la investigación, la protección de los espacios naturales y la educación ambiental.

Copyright del avatar (Lince ibérico, Lynx pardinus) © Akira Urrero. Reservados todos los derechos.

  • El gran peligro
    El gran peligro Primero fue la bomba atómica, que traía consigo lo que nunca había ocurrido: la posibilidad aterradora de que el ser humano fuera la primera especie capaz de destruirse a sí misma. Los temores de un invierno nuclear,…
  • Verdad científica y consenso
    Verdad científica y consenso No hace mucho, presenté un comentario sobre el calentamiento global y el cambio climático que trae aparejado, y los describí como “la más grande amenaza para la supervivencia humana”. En respuesta, más de un lector me acusó de estar…
  • ¿Cómo afecta al suelo la sustitución de pinares por encinares?
    Escrito por
    ¿Cómo afecta al suelo la sustitución de pinares por encinares? Un estudio realizado por investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales y del Centre de Recerca Ecològica i Aplicacions Forestals descubrió en 2016 que la cantidad de CO2 emitida por el suelo a través de…

ECOCULT041

Lobo (Oberon7up), ratonero de cola roja (Putneypics) y paisaje montañoso (Dominik Bingel), CC

ECOCULTdinosaurio

  • Kukulcán y los anacronismos ecológicos
    Escrito por
    Kukulcán y los anacronismos ecológicos "Y la primavera misma, / al despertar al amanecer, / apenas y notará / que habremos partido." Sara Teasdal El viernes 20 de marzo de 1209, como lo había hecho desde hacía cientos de años,…
  • Un planeta verde... ¿y por qué no rojo o negro?
    Escrito por
    Un planeta verde... ¿y por qué no rojo o negro? Por todas partes encontramos ejemplos de la proliferación de un color, el verde, que nos recuerda a todas horas la presencia de materia viva en nuestro entorno. El verde, como ya saben, es mucho más…
  • La cueva de Ikim-tzotz
    Escrito por
    La cueva de Ikim-tzotz “Ikim tzotz, ikim tzotz.” Aquellas palabras mayas no dejaban de dar vuelta en mi mente mientras nos preparábamos para otro día de trabajo de campo en las cuevas de Yucatán. “Estaba loco el viejito, ¿no?”,…

ECOCULTcaballo

Caballo islandés (Trey Ratcliff), garza real (David MK), vacas de las Highlands (Tim Edgeler), pavos (Larry Jordan) y paisaje de Virginia (Ed Yourdon), CC

  • El error de Darwin
    Escrito por
    El error de Darwin En el bicentenario del naci­mien­to de Charles Darwin quie­ro evocar su contribución al co­nocimiento del ser humano y las demás especies. Él sabía que en la naturaleza todo lo que vive, o casi todo, se…
  • De salamandras, su desarrollo y evolución
    De salamandras, su desarrollo y evolución ¿Te gusta pasear por un bosque las noches de lluvia? ¿Sueles asomarte a los pilones y abrevaderos de los pueblos que visitas? ¿Te entretienes en mirar bajo los troncos caídos y piedras cuando paseas por…