El hongo de Bob Esponja y el tábano de Beyoncé

En enero de 2012 circularon por internet noticias sobre la descripción de una nueva especie de tábano, el Scaptia beyonceae. La descripción técnica de la nueva mosca fue publicada en el 2011 en el Australian Journal of Entomology y seguramente no habría llamado la atención de la prensa de no ser porque el nombre de la especie fue acuñado para honrar a Beyoncé Knowles, la cantante y compositora conocida por su escultural fisonomía, descrita por la prensa de espectáculos como “bootylicious”. Bryan Lessard, el entomólogo que descubrió la nueva especie, explicó a los medios que la parte posterior del abdomen del tábano, con su llamativa coloración dorada, fue lo que le recordó a la diva norteamericana, y que además su intención fue mostrar el lado divertido de la taxonomía

La asignación del nombre del nuevo tábano cumplió con todas las reglas establecidas en el Código Internacional de Nomenclatura Zoológica. En realidad, el Código reglamenta más bien el uso y validez de los nombres científicos, y no tanto su acuñación. Por supuesto, todo nombre científico debe estar en latín, o al menos debe estar latinizado, debe seguir las reglas gramaticales de esa lengua, y debe consistir de dos palabras, una denotando el género y otra haciendo referencia a la especie. Ahora bien, cuando se trata de escoger el nombre para una especie nueva, el Código tiene solamente una recomendación muy general:

Recomendación 25C. Los autores deben tener cuidado razonable y consideración en la formación de nuevos nombres para asegurarse que estos sean escogidos teniendo en mente a los usuarios posteriores y que, dentro de lo posible, los nombres sean apropiados, sucintos, eufónicos, fáciles de recordar y que no sean ofensivos.

Estrictamente hablando, no hay nada que impida a un especialista emplear cualquier nombre que se le ocurra, aunque normalmente el sentido común impera y son muy raros los intentos de acuñar nombres ofensivos. Lo que sí sucede con cierta frecuencia es la dedicación de nombres nuevos a colegas, parientes, amigos, o cónyuges, aunque en este último caso hay ejemplos verídicos de científicos que han usado el nombre de su ex-cónyuge para designar alguna especie de parásito o animal de apariencia desagradable.

El tábano dedicado a Beyoncé no es para nada un caso aislado. Existe la araña Calponia harrisonfordi, nombrada así por Norman Platnick para agradecer la colaboración de Harrison Ford en un documental sobre artrópodos. También hay una rana llamada Dendropsophus stingi en honor de Gordon M. T. Sumner, mejor conocido como Sting, un díptero conocido como Eristalis gatesi (en honor de Bill Gates) y una avispa llamada Xanthosomnium froesei que celebra por partida doble a Edgar Froese, fundador del grupo alemán Tangerine Dream (Xanthosomnium significa algo así como sueño amarillo-naranja, y hace referencia al nombre del grupo de música electrónica).

Tampoco es raro encontrar casos de biólogos que se han dejado llevar por su ardor nacionalista y han dedicado el nombre de algún organismo al político de su preferencia. Un caso famoso es el del escarabajo cavernícola bautizado como Anophtalmus hitleri por el entomólogo alemán Oscar Scheibel en 1937 para celebrar a su admirado führer. En 2005, Kelly Miller y Quentin Wheeler describieron varias especies de escarabajos del género Agathidium, entre ellas A. bushi, A. cheneyi y A. rumsfeldi, nombradas así en honor de quienes en ese entonces eran el presidente, el vicepresidente y el secretario de defensa de los Estados Unidos. Es importante mencionar, sin embargo, que otra especie descrita por Miller y Wheeler es Agathidium vaderi, nombrada así por el temible Darth Vader, siniestro personaje de la saga de películas de Star Wars. Más recientemente, una especie de líquen ha sido llamada Caloplaca obamae en honor del actual presidente de los Estados Unidos.

Un caso similar de ardor patriótico reflejado en la taxonomía es el trabajo de Pablo de la Llave y Juan J. Martínez de Lexarza Novorum Vegetabilium Descriptiones de 1824-1825, en la que acuñaron varios nombres de plantas haciendo honor a los héroes de la independencia de México. Abasoloa, Aldama, Allendea, Bravoa, Galeana, Hidalgoa, Leona y Morelesia son algunos de esos nombres. Desafortunadamente, la gran mayoría de esos nombres entraron en sinonimia (es decir, que estudios posteriores mostraron que correspondían a plantas que ya habían sido descritas antes) y ya no se utilizan. Uno de los nombres de De la Llave y Martínez Lexarza que aún es válido es Casimiroa edulis, el zapote blanco, que fue usado en honor de Casimiro Gómez, un indígena otomí que murió fusilado por su participación en la gesta de independencia.

La reglamentación internacional sugiere que en la descripción de una nueva especie se incluya una breve explicación del significado de los nuevos nombres que se empleen. En un artículo reciente que contiene la descripción de una nueva especie de hongo proveniente de Borneo se explica que el nombre Spongiforma squarepantsii fue usado en honor del “famoso personaje de caricaturas Bob Esponja” (SpongeBob SquarePants en inglés), “cuya forma tiene un gran parecido con el nuevo hongo. Adicionalmente, el himenio, al ser observado a través del microscopio electrónico de barrido [...], se ve como un fondo del mar cubierto con esponjas tubulares, que recuerda el hogar ficticio de Bob Esponja.” Este ejemplo muestra como, siempre y cuando se cumplan con las reglas del Código, prácticamente cualquier nombre puede ser utilizado para nombrar una especie nueva.

Referencias

Beltrán, E. 1984. Contribución de México a la biología. Consejo Nacional para la Enseñanza de la Biología, A. C., México, D. F.

Desjardin, D. E. et al. 2011. Spongiforma squarepantsii, a new species of gasteroid bolete from Borneo. Mycologia 103:1119-1123.

Lessard, B. D. y David K. Yeates. 2011. New species of the Australian horse fly subgenus Scaptia (Plinthina) Walker 1850 (Diptera: Tabanidae), including species descriptions and a revised key. Australian Journal of Entomology 50:241-252.

Copyright © Héctor T. Arita. Reservados todos los derechos.

Publicado originalmente en Mitología Natural. Este artículo está bajo una licencia CC.

Imagen superior: Fotografía de Scaptia Beyonceae. Autor: Erick. This file is licensed under the Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0. Beyoncé Knowles performing during The Beyoncé Experience tour in Milan, Italy. Autor: Beelover9481. This file is licensed under the Creative Commons Attribution 2.0 Generic license.

Héctor T. Arita

Héctor Arita es biólogo por la Facultad de Ciencias de la UNAM (1985) y doctor en ecología por la Universidad de Florida, Gainesville (1992). Desde 1992 es investigador en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), primero en el Instituto de Ecología y luego en el Centro de Investigaciones en Ecosistemas (CIEco).

En el Instituto de Investigaciones en Ecosistemas y Sustentabilidad (IIES), realiza proyectos de investigación que se enfocan a la comprensión de los patrones de composición, estructura y diversidad de los conjuntos de especies a nivel local (ecología de comunidades) y regional y continental (macroecología). Realiza también investigaciones sobre las aplicaciones de estos estudios a la conservación de la diversidad biológica.

Ha sido representante académico en diferentes cuerpos colegiados de la UNAM, además de haber sido el primer jefe del Departamento de Ecología de los Recursos Naturales y director del Instituto de Ecología. También fue presidente de la Asociación Mexicana de Mastozoología (AMMAC) y coordinador de la sección de biología de la Academia Mexicana de Ciencias.

A nivel internacional, ha participado en comisiones y mesas directivas de asociaciones como la American Society of Mammalogists, la North American Society for Bat Research y la International Biogeography Society. Ha participado también en el consejo científico asesor del National Center for Ecological Analysis and Synthesis (NCEAS) de los Estados Unidos y actualmente es miembro del consejo de editores de Ecology Letters.

En 2016, ganó el III Premio Internacional de Divulgación de la Ciencia Ruy Pérez Tamayo por su obra Crónicas de la extinción. La vida y la muerte de las especies animales.

Fotografía de Héctor T. Arita publicada por cortesía del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.

Sitio Web: hectorarita.com/
  • Océanos: el último territorio salvaje
    Escrito por
    Océanos: el último territorio salvaje El largometraje Océanos, una cinta que han visto más de 12 millones de personas en 40 países y que ganó el premio César al mejor documental en 2011, amplía su impacto divulgativo a través de…
  • El latido ancestral del bosque europeo
    Escrito por
    El latido ancestral del bosque europeo Donde estamos ahora, ya sea París, Londres, o Berlín, solía estar cubierto de inmensos bosques que llegaban hasta donde alcanza la vista. El sotobosque resonaba con los cascos de los bisontes, los uros, los caballos…
  • Una breve historia de Europa
    Escrito por
    Una breve historia de Europa Durante millones de años, Europa se ha visto sumida con regularidad en periodos de frío, similares al clima que se experimenta hoy en día en Groenlandia. Y fue durante la última Edad de Hielo cuando…

ECOCULT041

Lobo (Oberon7up), ratonero de cola roja (Putneypics) y paisaje montañoso (Dominik Bingel), CC

ECOCULTdinosaurio

ECOCULTcaballo

Caballo islandés (Trey Ratcliff), garza real (David MK), vacas de las Highlands (Tim Edgeler), pavos (Larry Jordan) y paisaje de Virginia (Ed Yourdon), CC