Agua, el recurso más valioso

Agua, el recurso más valioso Imagen superior: Marlon Felippe, CC.

La primera vez que se reconoció ampliamente que el derecho al agua es un derecho humano fundamental fue apenas en 2002, con el Pacto sobre Derechos Económicos, Sociales y Culturales, que firmaron 145 países. Y estos países están obligados a “asegurar progresivamente que todos tengan acceso al agua potable segura, de forma equitativa y sin discriminación”.

“Hace una década tenía que levantarme a las tres de la mañana todos los días y caminar cinco kilómetros para recoger agua en un río. No volvía a casa antes de las 10, lo que significaba que a menudo llegaba tarde a mi trabajo en la escuela local, donde era maestra. A veces mis hijos tenían agua para lavarse y desayunar. A veces no. Con frecuencia llegaban tarde a la escuela y sin haberse alimentado debido a mi ausencia.

Recoger agua tomaba casi todo el día a las mujeres. La falta de agua solía provocar peleas, palizas a las esposas e incluso divorcios... La disentería y el cólera abundaban. Muchos niños sufrían de desnutrición severa. Como se esperaba que las niñas ayudaran a recoger el agua, muy pocas iban a la escuela”.

Éste es el testimonio de Lucy Akanboguure, una maestra de Ghana (en Water Stories, IRC International Water and Sanitation Centre, 2003). Y podría ser el de millones de mujeres de zonas rurales en países del Tercer Mundo, entre ellos el nuestro. La historia de Lucy tiene un buen final: ella organizó a su comunidad y obtuvo apoyo de una organización no gubernamental británica, WaterAid, para construir pozos en su aldea e instalar bombas. Este acceso al agua cambió muchas cosas: más niños y niñas asisten hoy a la escuela; hay una menor incidencia de enfermedades originadas en la insalubridad; las mujeres tienen tiempo para actividades que les proporcionan ingresos, como tejer o cultivar, y también participan más en la toma de decisiones de la comunidad.

Pero hacen falta muchos más finales felices. De acuerdo con cifras de UNICEF, en el mundo “más de 4000 niños y niñas mueren cada día por no tener acceso a agua potable o saneamiento adecuado, más de 2 600 millones de personas, lo que supone más de un 40% de la población mundial, carecen de saneamiento básico y más de 1 000 millones siguen utilizando para beber fuentes de agua no aptas para el consumo”. Éste es el panorama al que se hará frente en el IV Foro Mundial del Agua, que se celebrará en la Ciudad de México del 16 al 22 de marzo de 2006.

aguaelrecurso2

Imagen superior: User:Diliff, CC.

Acciones locales para un reto global

Heidi Storsberg, titular de comunicaciones del secretariado del IV Foro, afirma que México fue elegido por el Consejo Mundial del Agua (CMA) como anfitrión por la relevancia de su propuesta. México propuso, entre otras cosas, que el eje rector del foro sean las acciones locales para un reto global, indica Storsberg. En ocasiones anteriores, los foros habían versado sobre una visión general del agua a nivel internacional, las particularidades de las necesidades a nivel regional. Sin embargo, para que las cosas no se quedaran en meros proyectos había que tomar en cuenta la viabilidad de éstos.

La experiencia e investigaciones reunidas en los foros anteriores llevaron a los expertos a determinar que, sin importar las causas de los problemas relacionados con el agua, éstos tienen un impacto mayor en el nivel local y, en consecuencia, las medidas locales son el camino más directo para conseguir resultados concretos. Por ello, México incluirá durante el IV Foro la presentación de unas 450 acciones locales que han tenido éxito en distintas regiones del mundo. “Estas experiencias exitosas serán presentadas por los protagonistas que las han realizado en sus propias comunidades, y tal vez algunas de ellas sean útiles para localidades de otras regiones del mundo”, señala la titular de comunicaciones del IV Foro.

En el CMA están representadas las autoridades de diversos países mediante la figura de gobernadores, así como instituciones académicas y de servicio de distintas nacionalidades relacionadas con el tema del agua. Eso permitirá que en el IV Foro contribuyan representantes de gobiernos, académicos y científicos, con la posibilidad de compartir nuevas tecnologías. Se contará también con la asistencia de empresarios, banqueros y autoridades responsables de las estructuras financieras.

En esta ocasión el propósito es revisar y analizar los factores necesarios para facilitar la participación de los habitantes de las comunidades en las decisiones que se tomen en sus localidades en cuanto al diseño de soluciones para el abasto y aprovechamiento del agua, así como el establecimiento de vías más adecuadas para canalizar el apoyo nacional e internacional hacia dichas acciones locales. “Será importante compartir y entablar estos diálogos tan necesarios para conocer soluciones probadas que puedan aplicarse en otros sitios, con una reducción de costos”, manifiesta Storsberg.

El programa se ha construido a partir de dos perspectivas paralelas: temática y regional. Heidi Storsberg explica que las regiones son cinco: las Américas, Asia, Europa, África y Medio Oriente. “Esperamos entre 10 000 y 15 000 participantes. Es importante señalar que la participación es abierta. Puede participar quien quiera hacerlo, registrándose por Internet y mediante una pequeña cuota de recuperación”. Los temas principales que se explorarán en el IV Foro han surgido de un prolongado proceso de consulta. Asimismo, se han venido realizado numerosos eventos regionales con el propósito de que cada región formule propuestas que se revisarán en México. Algunos tópicos seleccionados son: “Agua y saneamiento”, “Manejo de riesgos”, “Desalinización y abastecimiento” y “Agua para el crecimiento y desarrollo”.

Al mismo tiempo se llevarán a cabo una Expo Mundial del Agua y la Feria del Agua, con numerosos eventos culturales, relacionados con este valioso recurso.“Habrá también un festival cinematográfico, uniendo el agua y el cine”, señala Heidi. Este Primer Encuentro Internacional Agua y Cine se llevará a cabo en la Ciudad de México del 17 al 21 de marzo, e incluirá largometrajes y documentales, así como una serie de cortometrajes y videoclips que participan en la sección de competencia convocada por el Secretariado del IV Foro.

Heidi Storsberg agrega que habrá también un Foro de los Niños, donde los pequeños podrán participar y dar a conocer sus experiencias relacionadas con el agua. “Vendrán niños de todo el mundo y trabajarán en conjunto para enviar a la reunión ministerial una serie de propuestas, desde la perspectiva de una generación que ya está preocupada por el tema del agua”.

Desde luego, uno de los eventos más importantes será la propia reunión ministerial, a la que se espera acudan entre 120 y 140 ministros de todo el mundo. De igual importancia serán los encuentros entre autoridades locales de todo el mundo y la organización del llamado Foro Paralelo, con la asistencia de legisladores de todo el planeta.

Para lograr con éxito un evento mundial de esta magnitud se requiere el esfuerzo y participación de varias entidades. Así, la coordinación logística ha correspondido al Secretariado General del IV Foro Mundial del Agua, encabezado por la Comisión Nacional del Agua (Conagua). Además, han contado con el apoyo de muchas otras instituciones y dependencias, como el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA), la UNAM, la Secretaría de Relaciones Exteriores, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes y el Instituto Nacional de la Juventud.

La historia de los Foros

Desde 1992, a partir de la Conferencia Internacional sobre Ambiente y Desarrollo, y de la Cumbre de la Tierra celebrada en Río de Janeiro, Brasil, ya había surgido en el seno de la Organización de las Naciones Unidas la idea de formar un consejo que atendiera los asuntos relacionados con el agua.

Así, en 1996, por iniciativa de varios expertos en materia hídrica a nivel internacional, se creó el Consejo Mundial del Agua. El CMA es una asociación civil independiente que funciona como plataforma internacional y multidisciplinaria para promover la conciencia general sobre este tema. Mediante compromisos políticos con los gobernantes del mundo, el CMA pretende desarrollar medidas para proteger y conservar el agua, así como para planificar su uso "sobre una base sustentable y para el beneficio de toda la vida en la Tierra".

Ya que uno de los objetivos del CMA es facilitar el intercambio de ideas y acciones relacionadas con el manejo y la conservación del agua, a un año de su fundación, el consejo decidió realizar una cumbre internacional. En marzo de 1997, en la fecha del Día Mundial del Agua, se realizó el primer Foro Mundial del Agua en Marruecos. La reunión culminó con la firma de la Declaración de Marrakech, que reitera la importancia de reconocer la necesidad básica humana de obtener agua limpia, al tiempo que se preservan los ecosistemas.

El éxito de este primer foro llevó al CMA al desarrollo de la Visión mundial del agua para la vida y el ambiente en el siglo XXI, documento en el que más de 15000 hombres y mujeres de diferentes países definen estrategias prácticas para llegar a un uso sustentable de los recursos hídricos. Dicha publicación, convertida en una especie de declaración global, se presentó en el año 2000 durante el segundo Foro Mundial del Agua, que se llevó a cabo en La Haya, Holanda, con la asistencia de unos 5 700 participantes y 120 representantes de gobiernos internacionales. Ya constituido en evento permanente, a realizarse cada tres años, en 2003 tuvo lugar el tercer foro en la ciudad de Osaka, Japón, ante una congregación de 24000 participantes. Allí se hizo público el informe Acciones por el agua, inventario de cerca de 3000 medidas locales diseñadas para contribuir a la solución de problemas relacionados con este elemento.

Mientras la población mundial se triplicó en el siglo XX, el uso de los recursos renovables de agua ha aumentado seis veces.

Dentro de los próximos 50 años la población mundial se incrementará en un 40 a 50%. Este crecimiento poblacional, aunado a la industrialización y la urbanización, dará como resultado un aumento creciente en la demanda de agua y tendrá serias consecuencias para el medio ambiente.

Hagamos números

Pero, ¿por qué tanta insistencia sobre la gravedad del asunto? Después de todo, en nuestro azul planeta lo que sobra es el agua, ¿no es así?

En efecto, el 75% de la superficie de la Tierra está cubierta por agua, con un volumen aproximado de 1 400 millones de kilómetros cúbicos. El problema es que más del 97% de esta inmensa cantidad se encuentra en forma de agua salada en mares y océanos. Por si fuera poco, más de dos terceras partes del resto se encuentran en el interior de la corteza terrestre, en las regiones polares, en forma de glaciares y en las nieves eternas que cubren los elevados picos de las montañas más altas. Menos de 1% es agua de ríos, lagos, pantanos y vapor atmosférico.

Así pues, los humanos podemos aprovechar sólo el 0.26% del agua del planeta, que además está repartida de manera muy poco equitativa. Por ejemplo, el continente africano, que agrupa a 53 países, con 22.4% del territorio global y 13% de la población mundial, sólo tiene acceso a 9% del agua dulce aprovechable del planeta. En otras palabras, cerca de 300 millones de personas en África carecen de agua potable.

Es también irregular su distribución por uso. A nivel mundial, la agricultura emplea para la irrigación 66% del agua disponible, cantidad que puede aumentar hasta 90% en regiones áridas. Del 34% restante, 20% es utilizado por las industrias, 10% se destina al consumo doméstico y cerca de 4% simplemente se evapora. En México, según la Comisión Nacional del Agua, la disponibilidad de agua entubada per capita se ha reducido desde la década de 1970 de 11 000 metros cúbicos anuales por habitante a 4 600, y se espera que esta cifra disminuya a 3 500 metros cúbicos por persona para el año 2030.

De recurso renovable a pérdida irreversible

Fue alrededor de los cuerpos de agua dulce donde se produjeron los primeros asentamientos humanos. Durante miles de años los lagos, los ríos y los mantos acuíferos se reabastecieron naturalmente. Pero el crecimiento de las poblaciones, así como el aumento de la urbanización, han generado diversos peligros para nuestra reserva de agua dulce. En la actualidad, el ritmo de la producción industrial, con su desalojo de desechos contaminantes sobre cuerpos hídricos, el mal uso de fertilizantes y plaguicidas en la agricultura y la sobreexplotación generalizada del agua han roto ese equilibrio natural.

A esto se ha sumado el cambio climático global que, según muchos investigadores, se debe, al menos en parte, a las actividades humanas. De acuerdo con un reciente estudio de la Universidad de California, en poco tiempo, el calentamiento global provocado por la emisión de gases de efecto invernadero reducirá irreparablemente los glaciares y las nieves que sirven como depósito natural de agua en varias regiones del mundo.

Una de las consecuencias principales del cambio climático podría ser la modificación de los ecosistemas. Las zonas ecuatoriales, por ejemplo, se harán más calurosas, lo que aunado a la deforestación, probablemente convierta muchos bosques y selvas tropicales en desiertos. En África el monte Kilimanjaro está perdiendo sus glaciares y en el curso de apenas tres décadas el lago Chad se ha encogido de 25 000 km2 a 1200 km2.

En efecto, algunas partes de África, como la región subsahariana, prácticamente no tienen agua, comenta Heidi Storsberg. Sin embargo, añade, el problema se hace mucho más importante en algunas partes de Asia, donde existe una cantidad mucho mayor de personas, y donde la ausencia del agua también es muy evidente.“Además, Asia es una de las regiones más afectadas por fenómenos hidrometeorológicos. Ocurre en esa zona una cantidad muy importante de tifones, pero también las sequías son muy importantes. Este tipo de catástrofes hace que el tema del manejo de riesgos se vuelva tan relevante, por lo que es uno de los ejes fundamentales del IV Foro”.

Niños, agua y educación

Los niños también tienen algo que decir sobre este recurso. Su participación en el IV Foro Mundial del Agua, en el evento Niños, agua y educación, coordinado por el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua, tiene varias vertientes:

El Segundo Foro Mundial del Agua de los Niños reunirá a pequeños de entre 11 y 15 años provenientes de las cinco regiones internacionales para presentar sus propuestas de acciones locales. De éstas, los niños seleccionarán las cinco mejores, que serán analizadas en el Foro Temático. Asimismo, redactarán y presentarán un “Llamado a la acción” que será entregado a los ministros de todo el mundo.

Las cinco acciones locales infantiles de México que se presentarán en el Foro son: “Guardianes del agua” de Sinaloa; “Divulgación del cuidado del agua” de Otilpan, Veracruz; “Limpieza y conservación del río Pesquería” de Nuevo León; “Cultura del Agua en secundarias técnicas” de Querétaro y “Acciones locales para un reto global” de Tamaulipas.

“Aldea global del agua y la educación” será un espacio para la exhibición y demostración de programas y materiales educativos de diversos países, así como para la realización de actividades y talleres. En las sesiones en el Foro Temático, la de “Diálogo intergeneracional” tiene el objetivo de facilitar el diálogo entre los niños y los expertos con el fin de alentar la participación infantil en las acciones locales. Finalmente, “Educación hídrica” tiene el propósito de resaltar la importancia de la educación para el desarrollo sustentable y el logro de las metas del milenio.

¿Agua es salud?

Desde el punto de vista nutricional, en el organismo humano el agua funciona como disolvente para promover la digestión, al disolver carbohidratos y proteínas. Asimismo, sirve para irrigar, distribuir nutrientes y eliminar los desechos del cuerpo, inclu- yendo las toxinas. Para compensar el agua que se pierde en los procesos orgánicos, una persona adulta debe consumir aproximadamente 2.5 litros de agua al día, lo que generalmente se consigue tanto por medio de líquidos como del agua contenida en los alimentos sólidos.

El agua para consumo humano debe tener determinadas características. El H2O químicamente puro, que sólo se produce en el laboratorio, es tan reactivo que no es apropiado para la vida. El agua potable normalmente contiene una pequeña cantidad de sales, pero además debe tener una concentración de microorganismos inferior a cierto límite y estar libre de algunos contaminantes orgánicos e inorgánicos que representan un elevado riesgo para la salud humana.

Debido a la generalización actual de la presencia de contaminantes y patógenos en el agua, para que ésta llegue hasta el usuario final en estado potable debe pasar por varios procedimientos, que van desde un minucioso análisis físico-químico hasta elaborados procesos de tratamiento y desinfección. En conjunto, el sistema de suministro es costoso y está fuera del alcance de la porción más pobre de la población.

Como resultado, más de 1 000 millones de personas en el mundo no tienen acceso a agua segura, incluyendo cerca de 10% de la población mexicana. Por esta razón, a nivel mundial mueren a diario unos 4 000 niños por causas relacionadas directamente con el uso de aguas contaminadas, que les provocan enfermedades diarreicas, parásitos o hepatitis tipo A.

Así, resulta evidente la urgencia de poner un alto al desperdicio y deterioro del agua, e intentar remediar el daño que se le ha infligido. Después de todo, y esa es la buena noticia, existen soluciones que pueden aplicarse a corto plazo. El IV Foro Internacional del Agua proyecta llegar a algunas de esas soluciones. En primer lugar, se intentará concretar compromisos definidos, y promover recomendaciones para mejorar y fortalecer las acciones locales.

Los foros anteriores han tenido efectos positivos. Después de efectuarse el foro en Japón en 2003, éste se institucionalizó, convirtiéndose en una presencia importante en Asia. A raíz de este foro se propuso a la ONU que se definiera como meta reducir cuando menos en 50% la cantidad de habitantes del planeta sin acceso a agua potable y saneamiento, y disminuir también las pérdidas ocasionadas por el manejo inadecuado de los riesgos hidrometeorológicos extremos. “Hablamos de huracanes o grandes sequías, que hoy por hoy son muy frecuentes y donde las pérdidas son enormes”, dice Storsberg. Subraya que se ha demostrado que invertir en la prevención de desastres es entre ocho y 10 veces más eficaz que invertir en recuperación. “Esto no significa que podamos evitar un fenómeno natural, pero sí podemos evitar que éste haga demasiado daño”, explica.

Esperemos que el IV Foro contribuya de manera significativa a alcanzar esa meta, y con ello que muchas experiencias terminen tan bien como la de Lucy, que citamos al inicio de este artículo. Su testimonio concluye así: “Me siento tan contenta de tener agua a la puerta de mi casa 24 horas al día, sabiendo que mis hijos están a salvo de enfermedades relacionadas con aguas insalubres. Y en mi vida hubo un beneficio adicional una vez que también tuve acceso a un retrete”.

Declaración del Milenio

En septiembre de 2000 los líderes del mundo se reunieron en la Cumbre del Milenio de la ONU, donde adoptaron la Declaración del Milenio. Entre las metas de desarrollo para el año 2015 hay una referente a agua y saneamiento.

La comunidad internacional se comprometió a:

• Reducir para 2015 la proporción de personas que no tienen acceso a agua potable segura ni pueden costearlo.

• Detener la explotación insostenible de los recursos hídricos mediante el desarrollo de estrategias de manejo del agua en los niveles regional, nacional y local, para promover un acceso equitativo y seguridad en el abasto.

Copyright © Verónica Guerrero. Publicado previamente en ¿Cómo ves? Revista de Divulgación de Ciencia de la Universidad Nacional Autónoma de México. Reproducida con fines no lucrativos en Thesauro Cultural.

Verónica Guerrero Mothelet

Verónica Guerrero Mothelet es periodista, divulgadora y traductora. Publica artículos e imparte talleres sobre los nuevos paradigmas de la ciencia.

  • El lobo marsupial
    Escrito por
    El lobo marsupial El lobo marsupial o tilacino es un mamífero de la subclase de los marsupiales que los científicos conocen como Thylacinus cynocephalus, de ahí su nombre de tilacino. Se le llama también tigre de Tasmania, traducción…
  • El gran peligro
    El gran peligro Primero fue la bomba atómica, que traía consigo lo que nunca había ocurrido: la posibilidad aterradora de que el ser humano fuera la primera especie capaz de destruirse a sí misma. Los temores de un invierno nuclear,…
  • Verdad científica y consenso
    Verdad científica y consenso No hace mucho, presenté un comentario sobre el calentamiento global y el cambio climático que trae aparejado, y los describí como “la más grande amenaza para la supervivencia humana”. En respuesta, más de un lector me acusó de estar…

ECOCULT041

Lobo (Oberon7up), ratonero de cola roja (Putneypics) y paisaje montañoso (Dominik Bingel), CC

ECOCULTdinosaurio

ECOCULTcaballo

Caballo islandés (Trey Ratcliff), garza real (David MK), vacas de las Highlands (Tim Edgeler), pavos (Larry Jordan) y paisaje de Virginia (Ed Yourdon), CC