Agalychnis lemur

Desde los tiempos de la conquista y los descubrimientos, los reinos tropicales siempre han estado avocados a los cambios, la destrucción y la fragmentación. Hay especies que ya desaparecieron, otras que hoy vemos desaparecer, y otras cuyo reencuentro constituye un hito inexplicable.

De forma sorprendente, pequeñas islas de vida se esconden y resisten el brusco asedio que nuestra especie ejerce en estos reinos. Costa Rica, uno de los pulmones del planeta, es uno de esos espacios que, aun con un futuro incierto, permite a nuestra imaginación viajar a tiempos de aventura en lugares primitivos. Un territorio donde una clase de vertebrados ‒los anfibios‒ prolonga su particular carrera por la supervivencia.

Estas especies, sensibles donde las haya, están atrapadas entre dos mundos, y un ligero cambio puede llegar a extinguir a toda una especie.

Se trata de elegantes bio-indicadores de la salud de un bosque. Las observamos transitar por esas gigantescas y húmedas columnas verticales de la selva tropical, buscando un espacio ‒su espacio‒ donde sobrevivir. Controladores de enfermedades, se alimentan de pequeños y molestos insectos, portadores de patógenos como el “papalomoyo” (más conocido como leishmania), que asedia las poblaciones indígenas de la zona.

Pero no a todas las especies les va igual. Mientras unas se hacen fuertes antes las arremetidas, otras, más sensibles, luchan y finalmente agonizan.

Es aquí donde entra en escena esta elegante “rana de las hojas”, la Agalychnis lemur, una criatura de porte esbelto, con extremidades alargadas, que con un simple movimiento nos hace viajar a la tierra de los lémures, Madagascar. Despojadas de su reino, casi extintas, se recuperan lentamente de ese filo tan estrecho que conduce a su desaparición.

Casi imperceptibles en el bosque tropical, no hay luz del día que te pueda ayudar a encontrarlas: sólo el canto en la densa oscuridad de la noche, como un silbido corto, aguado e inimitable, desvela su posición.

Uno busca entre las grandes hojas, en los bordes de las charcas, con la ayuda de la linterna frontal... Nada... ¡Espera!.. Vuelve a silbar. Los movimientos han de ser lentos y medidos, siempre viendo donde pisas, porque las letales víboras de terciopelo comparten su hogar con la Agalychnis.

De nuevo, vuelve silbar. Y al final, tras distinguir las siluetas de otras ranas, allí está... Esa rana de ojos grandes y colores vivos que, ante cualquier paso en falso por nuestra parte, salta y desaparece.

Al observarla de cerca, vemos que es un ser de patas estrechas y músculos enflaquecidos, que se mueve con fragilidad por las ramas en busca de pareja. Una pareja que, por cierto, es difícil de encontrar.

Por suerte, este animal no lucha en solitario en las selvas lluviosas de alta montaña. Algunas personas, de forma independiente y con ganas de ayudar, conservan los ríos, crean charcas y cuidan lo que otros muchos abandonan. Sin este apoyo, es muy probable que la Agalychnis lemur se hubiera extinguido ya.

Si quieres volver a verla algún día, si también quieres prestar tu ayuda, conserva este mundo, tu Mundo, para hacer de él un lugar mejor.

Copyright del artículo y las imágenes © Javier Lobón-Rovira. Reservados todos los derechos.

Javier Lobón-Rovira

Javier Lobón-Rovira es zoólogo y fotógrafo de naturaleza. Máster en Biología de la Conservación (Universidad Complutense de Madrid) y licenciado en Biología (Universidad de Alcalá de Henares), ha desarrollado su labor investigadora en centros y organizaciones como el Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN – CSIC), la Universidad Complutense de Madrid, la Utah State University (USU - USA) y Ecology Project International (EPI).

Sitio Web: www.javierlobonrovira.com

Lo último de Javier Lobón-Rovira

  • Los primeros americanos
    Los primeros americanos El viaje de Colón había sido planeado para llegar a China o a Japón. Su error de cálculo, muy común en la época, que suponía un diámetro terrestre menor al que realmente tiene, lo había…
  • ¡Corre homo, corre!
    Escrito por
    ¡Corre homo, corre! Los seres humanos no estamos hechos para correr rápido, pero sí para correr distancias largas. He aquí la evidencia anatómica y fisiológica de que estamos mejor adaptados para la carrera de resistencia que muchos otros…
  • Dinosaurios con plumas
    Dinosaurios con plumas Los fósiles recientemente descubiertos en China proporcionan una evidencia directa de que las plumas no son específicas de las aves y que estaban presentes en sus ancestros dinosaurianos. En el año de 1860, en la…

ECOCULT041

Lobo (Oberon7up), ratonero de cola roja (Putneypics) y paisaje montañoso (Dominik Bingel), CC

ECOCULTdinosaurio

ECOCULTcaballo

Caballo islandés (Trey Ratcliff), garza real (David MK), vacas de las Highlands (Tim Edgeler), pavos (Larry Jordan) y paisaje de Virginia (Ed Yourdon), CC

  • El dodo, ¿un pájaro bobo?
    Escrito por
    El dodo, ¿un pájaro bobo? A finales del siglo XVII la isla Mauricio, un pequeño pedazo de paraíso perdido en el Océano Índico, fue testigo de la extinción de uno de sus habitantes endémicos, el dodo, paradigma de la extinción…
  • ¿Es la ballena un pez?
    Escrito por
    ¿Es la ballena un pez? “¿Es la ballena un pez?” se preguntaba retóricamente William Sampson en el título de su Reporte fidedigno sobre el caso de James Maurice contra Samuel Judd. El “reporte fidedigno” se refería a un sonado caso…