La verdad construida

Creemos vivir en el mundo real. Nada resulta más natural que decir "lo vi con mis propios ojos", o tocar un objeto para subrayar su solidez, su realidad. Pero a nivel psicológico, la realidad del mundo físico que percibimos con nuestros sentidos resulta menos sólida de lo que parece.

En primer lugar, porque no percibimos el mundo externo directamente. Nuestros ojos no ven los objetos en sí, sino la luz reflejada en ellos, que nos comunica algunas de sus propiedades. Al ser captada esa luz por las retinas, es convertida en impulsos nerviosos que viajan a través del nervio óptico hasta las áreas visuales del cerebro, donde son procesadas.

Y lo mismo con los otros sentidos: tacto, olfato, oído y gusto son maneras en que nuestro cerebro recoge datos acerca del mundo que nos rodea para, ahí aislado en la oscura bóveda del cráneo, elaborar a partir de ellos representaciones lo más fieles posible de lo que ocurre afuera.

Pero la construcción de esas representaciones dista mucho de ser simple. Implica un procesamiento en paralelo de las señales recibidas, que son distribuidas a distintas áreas donde son manipuladas y transformadas de forma muy compleja. Por ejemplo, hablando de la vista, hay regiones cerebrales que detectan la presencia de bordes, líneas verticales u horizontales, movimiento, colores, intensidad de luz, textura y muchas otras propiedades. Y a niveles más complejos, hay áreas de la corteza visual que reconocen categorías generales, como caras, letras o árboles, y otras que distinguen casos particulares: la cara del vecino, la S mayúscula de cierta marca comercial, nuestro árbol favorito del parque.

La manera en que todo este trabajo de cómputo cerebral en paralelo se integra para dar origen a la sensación subjetiva de "ver" es algo que apenas se está comenzando a comprender. Lo que está claro es que lo que "vemos" es más bien una especie de realidad virtual creada por nuestro cerebro, que coincide bastante bien —pero no siempre, como demuestran las ilusiones ópticas, las alucinaciones y las alteraciones neurológicas que afectan la visión— con la realidad externa.

Curiosamente, lo que ocurre a nivel psicológico en el individuo ocurre también a nivel colectivo en las sociedades. Las "realidades" aceptadas por una sociedad son también construcciones que se arman a partir de datos que son interpretados de distintas maneras por los individuos, y que sólo cuando logran un cierto consenso se convierten en "verdades". Se habla así de verdad histórica, jurídica, científica, pero no de verdad absoluta.

Al final, la idea de "verdad" es ingenua: habitamos, más bien, en realidades construidas, que tratamos de poner de acuerdo para aproximarnos a lo que existe ahí afuera.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

Más en esta categoría: « El tiempo… Información »

logonegrolibros

  • Impíos mexicanos
    Escrito por
    Impíos mexicanos Ayer escuchaba cantar a José Alfredo Jiménez una canción que me recordó otra de Agustín Lara. José Alfredo y Agustín (se les suele mencionar más por el nombre que por el apellido) han sido quizá…
  • Dalí forever
    Escrito por
    Dalí forever Dalí fue enterrado en su museo de Figueras, un antiguo teatro decimonónico, junto a un enorme telón que él diseñara para un ballet del marqués de Cuevas. Su última aparición en público tuvo, pues, el…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Cómo buscar extraterrestres
    Cómo buscar extraterrestres Una de las desventajas de la ciencia es que, en muchas ocasiones, no puede asegurar nada con un cien por ciento de certeza. Tomemos, por ejemplo, esos frecuentes debates televisivos en los que algún locutor…
  • La arquitectura desde la cama
    Escrito por
    La arquitectura desde la cama Xavier de Maistre nos habla, en su Viaje alrededor de mi habitación (1794), de los placeres de viajar sin moverse del sillón. Si el sillón no satisface plenamente nuestra holgazanería, siempre podemos recurrir a la…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Por bueno que sea, todo mejora con tentáculos
    Escrito por
    Por bueno que sea, todo mejora con tentáculos Los tentáculos nos siguen fascinando. ¿Por qué? Depende la persona a la que se pregunte, eso es parte de su encanto. Para algunos, simplemente son cosas repulsivas, para otros un manjar delicioso. Enigmáticos, feos, bonitos,…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Billy Cobham: fusión de ritmos
    Escrito por
    Billy Cobham: fusión de ritmos Tras sus lejanos inicios en el quinteto de Horace Silver y después de consolidarse como batería en grabaciones de George Benson y Grover Washington Jr., Billy Cobham fue ganando prestigio en el ámbito del jazz…
  • Mignon recupera su idioma
    Escrito por
    Mignon recupera su idioma En la bella ópera de Ambroise Thomas, Mignon, su protagonista, en un momento de la obra, se vuelve a su salvador Wilhelm Meister y le cuenta que ella procede del país donde florecen las naranjas,…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC