La desesperante estadística

La desesperante estadística Imagen superior: University of Michigan School of Natural Resources & Environment, CC

Uno de los aspectos de la ciencia que más desesperan a quienes no se dedican a ella es que no revela verdades tajantes.

Por ejemplo, los datos científicos pueden indicar que cierto hábito —como el tabaquismo— puede causar cáncer de pulmón. Incluso se sabe cuál es la probabilidad de que un fumador desarrolle esta terrible enfermedad…Pero no se puede decir con certeza si un individuo dado, por más cigarros que fume diariamente, terminará sus días asfixiándose y sometido a radiaciones. La ciencia, debido a este carácter estadístico, sólo revela lo que ocurrirá en promedio.

Pero la estadística en ciencia, además de ser frustrante, tiene otra cara que resulta útil, utilísima. Es una herramienta indispensable para el trabajo científico. El análisis estadístico de los datos obtenidos en una investigación permite extraerles información importantísima, que sería invisible a simple vista.

Un ejemplo son los estudios clínicos, necesarios para saber si un medicamento es realmente efectivo o si sus supuestos efectos son sólo producto del azar o del efecto placebo (que a veces ocasiona curaciones espontáneas). Para contrarrestar estos problemas, los estudios utilizan el método de “doble ciego”: los voluntarios se dividen en dos grupos, uno de los cuales recibe el fármaco y el otro una pastilla de almidón (el placebo). Ni los voluntarios ni los médicos que les dan las pastillas saben quién recibe qué. Sólo al tener los resultados, separar ambos grupos y realizar un cuidadoso análisis estadístico puede saberse si el fármaco tenía un efecto significativamente superior al placebo. ¡Y aun así, a veces es muy difícil distinguir un efecto real de una variación al azar!

También hay sorpresas. En ciertos casos el fármaco probado ha resultado tan exitoso que no es ético negarlo a los pacientes que estaban recibiendo placebo, y el estudio se tiene que interrumpir. Y un famoso estudio de un fármaco que se estaba probando para combatir la hipertensión reveló que no servía. Sin embargo, se presentó un fenómeno curioso: al terminar el estudio, los participantes que habían recibido placebo regresaban las píldoras que les sobraban, pero los que habían recibido el fármaco real no las devolvían, poniendo excusas como que “las habían perdido”. Investigando un poco, se descubrió que el fármaco, llamado sildenafil, tenía un curioso efecto secundario no previsto. Hoy es el principio activo de uno de los medicamentos más vendidos del mundo: el Viagra. En esta ocasión, no hubo necesidad de usar mucha estadística.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • El verdadero libro digital
    Escrito por
    El verdadero libro digital El libro digital existe desde hace bastantes años, pero las editoriales todavía se resisten a editar libros electrónicos que de verdad aprovechen las virtudes del sistema digital. Sucede lo mismo en el mundo audiovisual: se…
  • Cómo alcanzar nuestros propósitos
    Escrito por
    Cómo alcanzar nuestros propósitos Muchos de nosotros iniciamos el año con determinados proyectos ‒ponernos en forma, aprender una nueva habilidad, cambiar de hábitos a la hora de comer‒ . Pero si realmente deseamos hacer estas cosas, ¿por…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Origen y evolución del ser humano
    Origen y evolución del ser humano "La biología precede, la cultura trasciende" (Francisco J. Ayala) La especie humana ha evolucionado de otras especies que no eran humanas. Para entender nuestra naturaleza, debemos conocer sus orígenes y su historia biológica. Esta historia…
  • Gustav Meyrink, hermético
    Escrito por
    Gustav Meyrink, hermético Pues resulta que el viernes se me ocurrió mirar lo que tenía en una bolsa que, arrumbada detrás de una puerta, me traje, hace años, de casa de Carlos Gilly. Cuando Carlos vivía en Mora,…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Bosques, salud y sostenibilidad
    Escrito por
    Bosques, salud y sostenibilidad Más allá de su interés científico o de sus cualidades estéticas, el bosque es un ecosistema con una influencia decisiva en nuestras vidas. Y no me refiero ahora a su efecto sobre las precipitaciones o…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC