Información y calidad

Información y calidad Imagen superior: Joana Coccarelli, CC

Vivimos en la era de la información. Las últimas décadas han traído cambios radicales, y cada vez más acelerados, en la manera en que ésta se genera y se difunde.

Hace unos años uno tenía que acercarse a una biblioteca para buscar en libros, lenta y algo trabajosamente, los datos que necesitaba. Hoy internet hace posible encontrar casi cualquier dato en cuestión de minutos, sin moverse de la silla.

Sin duda esto es bueno: nunca la información había estado tan fácil y rápidamente al alcance de cualquiera, en forma prácticamente gratuita. Pero no todo es maravilloso: tal “gratuidad” es relativa. Sólo es real para quien vive donde hay electricidad y conexión a internet disponibles y confiables, y que además tenga una computadora, tableta o al menos un teléfono “inteligente”. Y que domine el no sencillo arte de navegar por internet. El porcentaje de ciudadanos mexicanos con acceso a internet sigue siendo bajo, aunque aumenta continuamente: en 2013 era de 51.2%. Casi la mitad de la población sigue desconectada.

Hay otros problemas: la amplia disponibilidad de información, que puede ser instantáneamente difundida a través de páginas web, blogs y redes sociales, hace que al mismo tiempo que la información de calidad circula más ampliamente también lo haga la “desinformación”: información engañosa o manipulada para promover ciertas posturas ideológicas. Circulan ampliamente datos falsos o dudosos, presentados en forma atractiva, mientras que la información confiable es fácilmente ignorada o suprimida.

Un ejemplo grave de desinformación son las campañas para hacer creer a la población que las vacunas pueden ser dañinas para la salud de los niños (cuando, por el contrario, han permitido prevenir o eliminar varias de las enfermedades más graves conocidas).

El doctor Steven Novella, médico y bloguero promotor de la ciencia y el pensamiento crítico, señala que la “Universidad de Google” (la posibilidad de hallar cualquier información en internet) hace que muchas personas crean que pueden convertirse en expertos en un tema sólo con navegar un poco y leer unos cuantos textos. Además, advierte del peligroso “sesgo de confirmación”: la tendencia humana a valorar más los datos que coinciden con nuestras creencias y prejuicios que los que los contradicen. Internet facilita enormemente esto. Finalmente, las redes sociales fomentan que tengamos contacto sólo con gente que comparte nuestras opiniones.

¿Qué hacer? Tratar de buscar información equilibrada; desconfiar de nuestras certezas; aplicar y fomentar el pensamiento crítico; verificar las fuentes de nuestra información, y tener cuidado con lo que difundimos.

No hay que olvidar que, como ha dicho el filósofo español Fernando Savater, no es lo mismo información que conocimiento, ni conocimiento que sabiduría.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • ¿Conocía Homero la escritura?
    Escrito por
    ¿Conocía Homero la escritura? Homero fue considerado durante mucho tiempo el primer escritor. Algunos prefieren decir “el primer escritor de la literatura occidental”, pero esa es sin duda una coletilla absurda, puesto que aunque en la época clásica los…
  • Iniciación y duelo
    Escrito por
    Iniciación y duelo Los ríos profundos de José María Arguedas es, a la vez, una novela de iniciación y la descripción de un duelo. La primera es visible –se cuenta el paso de la niñez a la juventud…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El tenor Alfred Piccaver
    Escrito por
    El tenor Alfred Piccaver Abundantes y, en ocasiones, brillantes, fueron los tenores que intentaron continuar la obra de Enrico Caruso. Sin duda, para toda una época Caruso fue sinónimo de tenor y no parecerse al Commendatore podía pensarse como…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC