El inútil pensamiento mágico

El inútil pensamiento mágico Imagen superior: John Duncan

Una de las formas más elementales de la magia es aquella que busca simplemente hacer realidad los deseos. Del genio de la botella a la varita mágica de Harry Potter, la posibilidad de lograr lo que siempre se ha anhelado con sólo pedirlo estimula nuestro lado más soñador.

Desgraciadamente, la vida no es así. La experiencia nos demuestra que los deseos no se cumplen por arte de magia, sino sólo como fruto de la planeación, el trabajo, el desarrollo de habilidades y sí, a veces, de una favorable combinación de circunstancias fortuitas. A veces la casualidad nos favorece... pero precisamente por casualidad, no porque lo hayamos deseado.

Sin embargo, el pensamiento cándido y esperanzado que supone que basta desear algo para hacerlo realidad (o para aumentar las posibilidades de que se haga realidad), contra toda la evidencia rigurosa, forma parte de nuestra vida diaria. A veces toma formas inocuas, como tocar madera cuando se menciona algo indeseable, o no hablar de posibles sucesos desagradables, como si mencionarlos pudiera provocarlos.

Pero en ocasiones esta forma de pensamiento se convierte en un obstáculo para el progreso y un peligro para el bienestar. Por ejemplo, cuando se prefiere recurrir a la suerte o a entidades místicas para solucionar un problema urgente de salud o trabajo. También cuando se engaña al público ofreciendo talismanes, conjuros y otros medios para lograr que los deseos se cumplan: se promete que basta con “decretar” que algo sucederá, concentrarse, encender una vela, escribir una fórmula mágica (las variantes son infinitas) para conseguir lo que siempre se ha deseado.

Los angloparlantes tienen una expresión precisa para describir esta agradable pero inútil forma de pensar: wishful thinking. Aunque no puede traducirse, significa algo así como “pensamiento esperanzado” o “deseoso”. Y una de sus consecuencias más curiosas es que, si fuese cierto, sería imposible hacer ciencia: cada vez que un científico hiciera un experimento, ¡el resultado sería el que él deseara! (al menos si lo desea con suficiente intensidad).

Hay quien pretende aprovechar la existencia de algunos fenómenos cuánticos que ocurren a nivel subatómico, en los que el punto de vista del observador parece influir en lo que sucede, para tratar de fundamentar el pensamiento mágico. Pero estos fenómenos no influyen en el nivel macroscópico en que vivimos, además de que ya existen interpretaciones de la mecánica cuántica que no requieren de la influencia del observador para explicar lo observado (como se explica en el artículo “Cháchara cuántica y física cuántica”, en este mismo número).

De modo que puede creerse en la suerte y la magia, pero no resultan métodos recomendables para resolver problemas... ni para hacer ciencia.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Dos mocedades y una antigüedad
    Escrito por
    Dos mocedades y una antigüedad Yo era un mocito veinteañero cuando Marshall Mac Luhan dijo aquello de que el medio es el mensaje, lo cual se popularizó en una suerte de tautología amable: el mensaje está en el medio. Dicho…
  • ¿Vida artificial?
    ¿Vida artificial? Entender la vida siempre ha sido complicado. Es claro que hay cosas que están vivas (plantas, animales) y otras que no lo están (una piedra). ¿En qué consiste la diferencia? También es claro…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Mignon recupera su idioma
    Escrito por
    Mignon recupera su idioma En la bella ópera de Ambroise Thomas, Mignon, su protagonista, en un momento de la obra, se vuelve a su salvador Wilhelm Meister y le cuenta que ella procede del país donde florecen las naranjas,…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Wallace y el colugo
    Escrito por
    Wallace y el colugo En noviembre de 1862, Alfred Russel Wallace estaba por con­cluir sus aventuras científicas en el sureste de Asia. Ocho años atrás había comen­zado su expedición en Singapur y luego de recorrer amplias re­giones de Borneo,…