De robots e inteligencia artificial... y un poco sobre los humanos

De robots e inteligencia artificial... y un poco sobre los humanos TOPIO ("TOSY Ping Pong Playing Robot"), el robot humanoide creado por TOSY Robotics (Humanrobo, CC)

La tecnología se desarrolla de manera exponencial, según la ley de Moore. El aumento de la capacidad de procesamiento permite llevar a cabo acciones cada vez más sofisticadas, y las consecuencias derivadas del sector de la inteligencia artificial, por ignoradas, son insospechadas.

Sin siquiera salirnos de los límites de la robotización convencional, nuevos artefactos surgen día tras día con una nueva conquista: automatizar trabajos que el día anterior requerían de habilidades humanas. Por ejemplo, una nueva generación de máquinas amenaza los puestos de trabajoque aún son manuales en la industria. Es inevitable que se pierdan cientos de miles, o millones, de empleos. ¿Cuál es la solución? ¿Acaso la hay?

La regulación mediante leyes estatales es una fantasía que sólo calma a quienes se aferran, ciegos, a los viejos tiempos. Los Estados nacionales hace tiempo que perdieron su poder. Sólo quedan las fachadas de un mundo ya caducado en un intento por mantener la ilusión de que todo sigue, seguirá, bajo control. Pero no es así en un mundo definitivamente gobernado por las grandes corporaciones.

Una cuestión es inevitable: ¿cómo ha de ser la siguiente fase de relaciones humanas? A medida que la masa pierde su capacidad adquisitiva, es evidente que el modelo de consumo tal y como lo conocemos tiene sus días contados. Se produce en masa para que se compre en masa; cuando ya no es posible comprar, no tiene sentido producir. A no ser que en el intercambio intervengan factores de valor ajenos al dinero, claro…

La capacidad de percepción, planificación y movimiento de los nuevos robots está a punto de hacer posible que su hábitat natural deje de ser una zona cerrada y controlada, como las fábricas, donde las variables a tener en cuenta son mínimas y todas las reacciones están, por tanto, previstas y determinadas en comportamientos automatizados. No, los nuevos robots podrán salir al mundo exterior a relacionarse con los humanos y tratarlos de tú a tú.

Robot Atlas, una creación de la Defense Advanced Research Projects Agency (DARPA), agencia perteneciente al Departamento de Defensa de los Estados Unidos.

Atlas es la última criatura conocida de DARPA. Percibe el mundo a través de una unidad LIDAR, un artilugio parecido a un radar que usa luz láser en lugar de ondas de radio y le permite traducir el mundo, sus objetos y sus habitantes, a un mapa 3D dentro de sus circuitos cerebrales.

Gracias a la enorme velocidad con que su cerebro electrónico procesa los datos, Atlas puede desenvolverse en un ambiente tan caótico como el de una ciudad y recorrer sus calles de manera completamente autónoma.

Los descendientes de Atlas realizarán tareas allí donde el ser humano no puede sobrevivir, como zonas contaminadas por vertidos químicos o radiación nuclear.

Unos pasos más y habremos entrado en la era de la inteligencia artificial. El principal obstáculo para su avance, a día de hoy, es el desconocimiento de lo que realmente ocurre en el cerebro humano. Pero la universalidad de la computación es una ley de la física que dice que todo lo que un cuerpo físico puede realizar puede ser emulado por una computadora con la memoria precisa y el tiempo suficiente.

Hay quienes consideran que la idea de que el cerebro es un ordenador se basa en metáforas propias de la época, insustanciales, como las comparaciones con máquinas de vapor o artilugios de relojería en otras épocas. Sin embargo, la universalidad de la computación desmiente que se trate de una simple metáfora, como explica el físico David Deutsch.

Puede que la concepción del hardware no sea la correcta. Autores como Vlatko Vedral y Roger Penrose hablan de computación cuántica en este sentido: una computación que superará a la computación tradicional. Pero la base, la información, es lo que permite hablar de universalidad. Basta con encontrar las vías para trasladarla al idioma adecuado.

Un tópico constante en el ámbito de estudio de la inteligencia artificial es que ciertas funciones cognitivas son propias del ser humano e imposibles de ser emuladas.

Alan Turing no compartía este criterio, y afirmaba que cualquier atributo del cerebro humano podía ser codificado, incluyendo sentimientos y libre albedrío. Y aquí, podemos añadir a riesgo de equivocarnos, los nuevos algoritmos surgidos de la teoría del caos y de la geometría fractal quizás tendrán mucho que decir en el futuro próximo.

El debate ha estado contaminado por prejuicios culturales difíciles de superar y que, en palabras de David Deutsch, han impedido la correcta comprensión de lo que significa la universalidad de la computación, y todo lo que implica en relación al mundo físico.

La clave está en el concepto de creatividad: la habilidad para producir nuevas explicaciones. La computación se suele entender como una introducción de datos que describen procesos, de los que la máquina selecciona el más adecuado para cada tarea, acción que también se debe a una introducción de órdenes que le dicen cómo seleccionar. Depende, por tanto, de instrucciones externas.

El robot de compañía Wakamaru, creado por Mitsubishi Heavy Industries, estrecha la mano de sus admiradores en la Feria Tecnológica de Osaka (Brad Beattie, CC)

Los desafíos de la I.A. han sido copados en exceso, dice Deutsch, por la teoría conductista, que describe el desarrollo humano en términos de interacción de los organismos con sus ambientes. En términos cibernéticos, hay un sistema de entrada de información (los sentidos), un almacenamiento en la memoria, un procesamiento (análisis) y una salida de la información.

El problema está en el tipo de procesamiento y salida, pues la computación tradicional interpreta el funcionamiento de la mente como una asignación de probabilidades a diferentes opciones; opciones que serán más o menos amplias en función de la información almacenada, la comparación de situaciones pasadas con las presentes y el cálculo de éxito o fracaso.

Pero la mente va más allá de estas operaciones: no es posible prever el futuro extrapolando simplemente el pasado; tal es el pensamiento de una computadora, que desarrolla patrones futuros a partir de la experiencia “sensorial” –inputs– almacenada.

Esta es una pequeña parte del conocimiento; el resto está basado en conjeturas, creación de mundos mentales, discriminación y valoración de lo que es real y lo que no lo es, incluyendo lo que debería ser.

Es decir, el conocimiento incluye verdades y mentiras. Pensar consiste en pensar no sólo los datos, sino los pensamientos, la manera en que se tratan, hacer autocrítica de las ideas que surgen, localizando y corrigiendo errores.

Imagen superior: HRP-4C, el robot humanoide japonés creado por el Instituto Nacional de Tecnología y Ciencia Industrial Avanzada (Yoggi0, CC).

El hecho es que, en términos cibernéticos, la habilidad para crear nuevas explicaciones es la única función significativa que caracteriza a una persona y, por tanto, la que deberá caracterizar a una inteligencia artificial.

Y entonces vendrá el gran dilema, pues lo artificial y lo natural se habrán diluido en una misma entidad: precisamente, la entidad “persona”.

En este sentido, no es el objeto físico, sino el software el que ha de ser considerado persona, y esto acarrea consecuencias filosóficas importantes: una vez que se ejecute el programa de inteligencia artificial en una computadora, su apagado equivaldría al asesinato.

Y, al poder ser copiados de un “cuerpo” a “otro”, si esta copia se realiza antes de que el software haya podido diferenciarse a causa de las elecciones aleatorias y las experiencias particulares que registrará y conformarán su “personalidad”, ¿será interpretado como una misma persona o como varias independientes?

Para más inri, una vez ejecutado, el programa de inteligencia artificial ya no es un “programa”: entraría dentro de la categoría de los seres vivos.

El desarrollo de la I.A. es un problema en cuanto que se integra en cuestiones aún no resueltas en la esfera del ser humano, y que tienen que ver con conceptos como el bien y el mal.

Por ejemplo, programar una I.A. con un código para que obedezca las leyes establecidas, tal y como sugieren las tres leyes de la robótica de Asimov, ¿sería equivalente a una violación de sus derechos como persona, o a un “lavado de cerebro”? Lo que no se concibe como legítimo de ser aplicado a un ser humano, si se le aplicase a una I.A., ¿supondría discriminación, racismo, estado de esclavitud?

Los códigos de obediencia serían inútiles en una I.A.: en su capacidad creativa, acabaría interpretando tales imposiciones como discriminatorias, vejatorias... y se sublevaría.

Como ven, la distopía está servida.

Copyright del artículo © Rafael García del Valle. Reservados todos los derechos.

Rafael García del Valle

Rafael García del Valle es licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Salamanca. En sus artículos, publicados principalmente en su blog Erraticario, nos ofrece el resultado de una tarea apasionante: investigar, al amparo de la literatura científica, los misterios de la inteligencia y del universo.

Esa labor de investigación le lleva a conocer y comprender el desarrollo de la Tercera Cultura, que establece puentes entre las ciencias y las humanidades.

García del Valle escribe alternando el rigor de un científico y la curiosidad de un viajero –tras varios años de trabajo en Irlanda e Inglaterra, regresó a España, donde sobrevivió como cocinero durante algunos años–. Sin embargo, por encima de todo, el suyo es el punto de vista de un divulgador.

Social Profiles

logonegrolibros

  • El destino de los libros
    Escrito por
    El destino de los libros Escribe Borges en una de sus Otras inquisiciones cierta reflexión acerca de un doble episodio de la historia china: la quema de libros y la construcción de la Gran Muralla. Los libros son objetos –se…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • La inteligencia delegada
    La inteligencia delegada La memoria humana es limitada. Por eso a lo largo de la historia hemos ido desarrollando tecnologías que nos permiten pasar la información de nuestra mente a algún otro soporte físico: dibujos en una cueva,…
  • Para qué sirve una puerta
    Escrito por
    Para qué sirve una puerta Como todos sabemos, una puerta sirve para asustar. La puerta, ya sea de entrada a la vivienda o perteneciente a cualquiera de sus dependencias interiores, puede estar abierta o cerrada. Y no se sabe qué…

Cartelera

Cine clásico

  • El pretendiente
    Escrito por
    El pretendiente Esa mirada melancólica, esos ojos grandes y tristes, esa sonrisa desvaída, esa timidez que se resuelve en silencio, esos movimientos gráciles como si pisaras un salón de baile, esas manos tibias que apenas se cambian…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • La música atmosférica de Daniel Lanois
    Escrito por
    La música atmosférica de Daniel Lanois Shine es el álbum que graba en 2003 el compositor Daniel Lanois para el sello Anti-. Nos hallamos ante un trabajo que pasa desapercibido para gran parte del público, quizá porque, en esta ocasión, Lanois…
  • Gubaidulina interroga al contrabajo
    Escrito por
    Gubaidulina interroga al contrabajo Muchas claves se pueden activar para entender el mundo de Sofía Gubaidulina. Como siempre ocurre con el arte verdadero, ninguna es exhaustiva. Las hay externas y no carecen de elocuencia. Se la vincula con la…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Modestia
    Escrito por
    Modestia Todos los que tratamos con la Naturaleza como tema del conocimiento, de la comunicación o de la pedagogía, solemos aceptarnos como portadores de un cierto valor incombustible. A menudo, incluso, se ronda el mesianismo y,…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC