"Perros de paja" ("Straw Dogs", 2011)

perros1

Camuflando la escasez de ideas en la forma de relectura de obras de culto, Screen Gems se ha atrevido a remedar de cara al siglo XXI nada más y nada menos que Perros de paja (Straw Dogs, 1971), una de las películas más polémicas de Sam Peckinpah hoy día consagrada como clásico absoluto. Otro rutinario ejercicio de "actualización" que no debería resultar nada extraño en plena era de remakes, precuelas, secuelas y reboots.

Sustituyendo a la insustuible pareja compuesta por Dustin Hoffman y Susan George por dos actores de bajo perfil como James Marsden y Kate Bosworth, este remake mira más al filme de Peckinpah que a la novela en la que este se basó, The Siege at Trencher's Farm (publicada en 1969), del británico Gordon Williams.

perros2

Escrita y dirigida desapasionadamente por Rod Lurie, Perros de paja incorpora entre sus escasas novedades un cambio de localización. Así, el remake troca el hosco paisaje inglés por las no menos ariscas tierras pantanosas de Louisiana, mirando al gótico americano en su variante sureña e inspirándose en obras como Defensa (Deliverance, John Boorman, 1972) y La presa (Southern Comfort, Walter Hill, 1981), que emplean el profundo Sur como el territorio idóneo para desatar la caza del hombre por el hombre. Una derivación natural, teniendo en cuenta que Perros de paja de 1971, íntimamente emparentada con las películas adscritas al American Gothic, ofreció una imagen de los pueblerinos ingleses muy cercana a la de los sudorosos y endogámicos rednecks que habrían de convertirse en la seña de identidad de un horror universal a la vez que genuinamente estadounidense e hijo de su tiempo (la convulsa década de los setenta).

La película de Peckinpah hurgaba sin piedad en la brutalidad caníbal intrínseca a la naturaleza humana; bajo su prisma, la familia se convertía en la institución perversa y opresora por excelencia y el barniz de tradición y pureza asociado a los entornos rurales –esa vida sencilla en una suerte de Arcadia feliz– se levantaba irremisiblemente dejando a la vista la iniquidad, la brutalidad, la superstición y, en definitiva, la ley de la jungla. La aceptación de la barbarie consustancial al hombre tenía como inevitable conclusión la destrucción de los ropajes de civilización del urbanita, un tema que Wes Craven llevaría poco después al paroxismo –antes de dejarse seducir por icónicos hombres del saco con cuchillas en las manos y adolescentes gritones– con resultados indudablemente más cutres, aunque no por ello menos reseñables, en las controvertidas La última casa a la izquierda (The Last House on the Left, 1972) y Las colinas tienen ojos (The Hills Have Eyes, 1977), versionadas implacablemente también en este siglo.

perros3

Al igual que en otros refritos como Km. 666 (Wrong Turn, Rob Schmidt, 2003) y sus secuelas, que se limitan a reproducir burdamente los esquemas formales y argumentales del American Gothic, Perros de paja de 2011 enfrenta una vez más al sofisticado habitante de ciudad con el tosco paleto de la América profunda. Mientras en el original el choque era eminentemente cultural –el protagonista era un aburrido matemático, es decir, un intelectual en estado puro–, en la versión del 2011 se matiza añadiendo el éxito profesional a la ecuación –James Marsden interpreta a un guionista de Hollywood, papanatas y fashion victim–, entendido este en términos de fama y dinero.

Fusilando con poca gracia (y mucho photoshop) el potente y simbólico cartel original, con Dustin Hoffman mirándonos a través de sus gafas rotas –o, dicho de otro modo, cómo la fractura de las barreras morales deja libre a la bestia que todos llevamos dentro–, Perros de paja se limita a fotocopiar de modo cansino muchas de las escenas (que no los logros) del original aligerando al conjunto de profundidad y de polémica. Con el mismo propósito –no inquietar al espectador en lo más mínimo, ni siquera intelectualmente– la versión del nuevo milenio se permite incluso desvelar el misterio del enigmático título del filme, en una torpe explicación apta para todos los públicos.

El aligeramiento de contenidos afecta a los mismos protagonistas, cuya relación matrimonial se halla tan desdibujada como falta de química. Lo mismo puede decirse del resto de los personajes, convertidos en meros estereotipos y afectados por una pésima dirección de actores –el indigesto histrionismo de James Woods, la sobredimensionada presencia de Alexander Skarsgård, más interesada en explotar su atractivo físico que sus dotes actorales– a la vez que por malas decisiones de casting (la desacertadísima elección de Dominic Purcell).

grande2

Copyright del artículo © Lola Clemente Fernández. Reservados todos los derechos.

Copyright de las imágenes © Screen Gems, Battleplan y CTMG, Inc. Cortesía de Sony Pictures Releasing de España. Reservados todos los derechos.

Lola Clemente Fernández

Licenciada en Bellas Artes y doctora en Comunicación Audiovisual, Mª Dolores Clemente colabora como crítica y articulista sobre cine.

Ha publicado en revistas académicas y participado en congresos. En su libro El héroe del western: América vista por sí misma (Editorial Complutense, 2009), originalmente su tesis doctoral, presenta los modelos heroicos, la historia y el concepto de identidad nacional de Estados Unidos ocultos tras el cine del western y sus personajes.

Ejerce como profesora en la Universidad Internacional de La Rioja, donde se ha inclinado fundamentalmente hacia el ámbito de la educación artística y de la cultura visual.

logonegrolibros

  • La ópera en el cine
    Escrito por
    La ópera en el cine Soy aficionado a la ópera y concurro a este tipo de espectáculo desde mediados de los años cincuenta del pasado siglo. La primera vez que vi una ópera fue en el teatro Colón de Buenos…
  • El secreto de la vida… otra vez
    El secreto de la vida… otra vez ¿Qué es explicar? Un querido y admirado amigo, el biólogo, filósofo e historiador de la ciencia (además de poeta) Carlos López Beltrán, dijo una vez que una explicación es “algo que nos deja satisfechos”. (“Epistémicamente satisfechos”, dirían…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Política de gestos
    Escrito por
    Política de gestos En 1570 Felipe II convoca y preside las únicas Cortes de Castilla celebradas fuera de Madrid, Valladolid o Toledo, sus ubicaciones habituales. Y el lugar elegido no es, de ninguna forma, casual. El señor del…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Pacius, padre y maestro
    Escrito por
    Pacius, padre y maestro Finlandia entró tarde y con enjundia en el avispero de la música europea. Fue a fines del XIX, cuando el continente empezó a reconocer a Sibelius. Pero éste no era un fundador en el desierto.…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC