Peligros del tiempo real

Peligros del tiempo real "Theo y Hugo París 5.59", de Olivier Ducastel y Jacques Martineau © Epicentre Films, Surtsey Films.

Alguna vez Andy Warhol puso un equipo de video sobre una pared de Nueva York para que filmara largamente –si no recuerdo mal ocho horas– lo que fuera capaz de captar desde aquel estático punto de vista sobre la lejana vida de la ciudad. Lo conseguido es un mamotreto amorfo, una de las tantas tonterías que hicieron a la celebridad de Warhol para facilitar su ingreso en la historia del arte. Una filmación impersonal, anónima y sin historia, una objetividad indiscutible y sin forma.

Alfred Hitchcock, en La soga, monta una toma secuencia única que describe, en tiempo real, una narración. Por ella, gradualmente, vemos a James Stewart descubrir un crimen, cuya prueba de gracia es un cadáver oculto en un baúl en torno al cual actúa la cámara. Da, además, con la verdad de sus dos jóvenes discípulos, en cuya ideología del superhombre anida un homicidio a dúo y defectuosamente escondido.

En estas dos experiencias extremas pensaba al salir de la exhibición de Theo y Hugo París 5.59, que también cuenta una historia en tiempo aparentemente real. La morosidad del desarrollo es evidente, comenzando con una larga orgía homosexual en un local más o menos iluminado. Estimo la pornografía como didáctica sexual pero confieso que nada aprendí de novedoso en este tiempo. Ha de ser que las técnicas del sexo son las mismas desde hace siglos y un sujeto de mi edad nada puede extraer de instrucivo ante semejantes lecciones..

Dos chicos se enamoran en el tumultos y se citan a la salida, andan largamente en bicicleta, visitan un hospital de urgencias, inicia uno de ellos un  tratamiento antisida, suben y bajan escaleras junto al canal, charlan y caminan, siguen caminando, escuchan la historia de un confitero sirio, toman un metro, escuchan otra historia, esta vez de una vieja pasajera, suben morosamente seis pisos a pie, se toman un selfie y quizás empiecen una relación duradera. Ahorro detalles para no estropear la curiosidad de quienes no hayan visto el filme y vayan a verlo.

El problema es evidente. Una cosa es filmar algo que transcurre en la realidad exterior al cine y hacerlo en tiempo real. Pero los personajes de Olivier Ducastel y Jacques Martineau, guionistas y directores de la película,  son ficticios. Su tiempo visiblemente real, detallado por un reloj que, cada tanto, escande el paso de las horas, es también ficticios, con lo cual se obtiene la prolijidad de Warhol sin contener la narración de Hitchcock. Se filma como si fuera real una anécdota que es ficcional. Más allá de la admirable actuación de los actores y las bellas perspectivas de un París desolado y húmedo, sabiamente iluminado por la luz callejera de la electricidad, más allá de todo ello, se consigue que la mayor parte de la filmación resulte superflua. El arte es forma y si no hay decisión formal, empiezan a sobrar los detalles que carecen de función narrativa. En efecto, las habilidades sexuales y ciclísticas de los personajes, los detalles médicos del asunto y las charlas circunstanciales, acaban sobrando. Todo cabía en veinte minutos. El reloj del tiempo real nos juega una mala pasada.

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. 

DECLINACION

logonegrolibros

  • El guionista a la búsqueda del espectador
    Escrito por
    El guionista a la búsqueda del espectador Entre el guionista y el espectador siempre hay demasiada gente: el director, los productores, y los actores, entre muchos otros. Todos simulan no conocer al guionista, especialmente los actores, que repiten sus frases fingiendo que…
  • La literatura absoluta
    Escrito por
    La literatura absoluta Conocemos traducido a Roberto Calasso: Las bodas de Cadmo y Armonía (1988), Los cuarenta y nueve escalones (1991), Ka (1996). En La literatura y los dioses (2001) reunió sus conferencias en la Universidad de Oxford…
  • Caperucita Roja: sexo y licántropos
    Escrito por
    Caperucita Roja: sexo y licántropos Si hay una característica inherente a los cuentos de hadas es su capacidad de mutar y de adaptarse a las necesidades culturales y sociológicas de cada generación. Por consiguiente, no debemos escandalizarnos ante…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Difusión cultural de la ciencia
    Difusión cultural de la ciencia ¿Se puede hacer divulgación científica si uno no soporta a los niños, no le interesan las noticias científicas y no pretende enseñar nada? Es frecuente que los solteros de más de treinta que no tenemos…

Cartelera

Cine clásico

  • La sonrisa de la ambición
    Escrito por
    La sonrisa de la ambición Para Ignacio…un cinéfilo que dibuja palabras… He aquí que Mary Orr acaba de publicar en la revista Cosmopolitan un relato llamado "The Wisdom of Eve". Corre el año de 1946. Aunque ella no lo sabe…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Gamera y otras tortugas de cine
    Escrito por
    Gamera y otras tortugas de cine Los quelonios  son reptiles con coraza. Son vertebrados que ponen huevos, poseen respiración pulmonar, lucen piel escamosa y que han de adaptar la temperatura de su organismo a la del ambiente. A diferencia de otros…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC