Peligros del tiempo real

Peligros del tiempo real "Theo y Hugo París 5.59", de Olivier Ducastel y Jacques Martineau © Epicentre Films, Surtsey Films.

Alguna vez Andy Warhol puso un equipo de video sobre una pared de Nueva York para que filmara largamente –si no recuerdo mal ocho horas– lo que fuera capaz de captar desde aquel estático punto de vista sobre la lejana vida de la ciudad. Lo conseguido es un mamotreto amorfo, una de las tantas tonterías que hicieron a la celebridad de Warhol para facilitar su ingreso en la historia del arte. Una filmación impersonal, anónima y sin historia, una objetividad indiscutible y sin forma.

Alfred Hitchcock, en La soga, monta una toma secuencia única que describe, en tiempo real, una narración. Por ella, gradualmente, vemos a James Stewart descubrir un crimen, cuya prueba de gracia es un cadáver oculto en un baúl en torno al cual actúa la cámara. Da, además, con la verdad de sus dos jóvenes discípulos, en cuya ideología del superhombre anida un homicidio a dúo y defectuosamente escondido.

En estas dos experiencias extremas pensaba al salir de la exhibición de Theo y Hugo París 5.59, que también cuenta una historia en tiempo aparentemente real. La morosidad del desarrollo es evidente, comenzando con una larga orgía homosexual en un local más o menos iluminado. Estimo la pornografía como didáctica sexual pero confieso que nada aprendí de novedoso en este tiempo. Ha de ser que las técnicas del sexo son las mismas desde hace siglos y un sujeto de mi edad nada puede extraer de instrucivo ante semejantes lecciones..

Dos chicos se enamoran en el tumultos y se citan a la salida, andan largamente en bicicleta, visitan un hospital de urgencias, inicia uno de ellos un  tratamiento antisida, suben y bajan escaleras junto al canal, charlan y caminan, siguen caminando, escuchan la historia de un confitero sirio, toman un metro, escuchan otra historia, esta vez de una vieja pasajera, suben morosamente seis pisos a pie, se toman un selfie y quizás empiecen una relación duradera. Ahorro detalles para no estropear la curiosidad de quienes no hayan visto el filme y vayan a verlo.

El problema es evidente. Una cosa es filmar algo que transcurre en la realidad exterior al cine y hacerlo en tiempo real. Pero los personajes de Olivier Ducastel y Jacques Martineau, guionistas y directores de la película,  son ficticios. Su tiempo visiblemente real, detallado por un reloj que, cada tanto, escande el paso de las horas, es también ficticios, con lo cual se obtiene la prolijidad de Warhol sin contener la narración de Hitchcock. Se filma como si fuera real una anécdota que es ficcional. Más allá de la admirable actuación de los actores y las bellas perspectivas de un París desolado y húmedo, sabiamente iluminado por la luz callejera de la electricidad, más allá de todo ello, se consigue que la mayor parte de la filmación resulte superflua. El arte es forma y si no hay decisión formal, empiezan a sobrar los detalles que carecen de función narrativa. En efecto, las habilidades sexuales y ciclísticas de los personajes, los detalles médicos del asunto y las charlas circunstanciales, acaban sobrando. Todo cabía en veinte minutos. El reloj del tiempo real nos juega una mala pasada.

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. 

DECLINACION

logonegrolibros

  • El realismo pictofotográfico
    Escrito por
    El realismo pictofotográfico El cuadro La novia en el fotógrafo, de Pascal Dagnan-Bouveret fue presentado en el Salón de París de 1879. La primera impresión que uno se lleva al contemplar hoy en día el cuadro es que…
  • Apostilla a Patricio Pron
    Escrito por
    Apostilla a Patricio Pron En el número 801 de Cuadernos Hispanoamericanos publica Patricio Pron “Trayéndolo todo de regreso a casa”, un texto inteligente y certero que merece una apostilla. Su tema es claro: la pertenencia/impertinencia a la literatura argentina…
  • El juego de la muerte
    El juego de la muerte En los años sesenta, el sociólogo Stanley Milgram ideó un experimento para responder a la pregunta que durante años se venían haciendo muchos: ¿cómo era posible que tantos millones de personas hubieran sido cómplices…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • No hay cultura sin ciencia
    No hay cultura sin ciencia El quehacer científico forma parte de lo que entendemos por cultura. Sin embargo, todavía son muchos los que se preguntan sobre la relación que existe entre ambos conceptos. La respuesta puede ser muy sencilla o…
  • Los mundos de William Stout
    Escrito por
    Los mundos de William Stout Si uno presta atención a los cuadros, murales, ilustraciones y cómics de William Stout, comprobará que en esas obras se proyectan influencias de lo más variado, que van desde Frank Frazetta hasta Joaquín Sorolla. Precisamente…

Cartelera

Cine clásico

  • Pescar es fácil... si sabes cómo
    Escrito por
    Pescar es fácil... si sabes cómo Su juego favorito, de título original Man's favorite sport?, que se estrenó en 1964, es considerada por parte de cierta crítica cinematográfica como una obra menor de Howard Hawks. Aparte de que cualquier obra menor…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Vincenzo La Scola, a solas con Puccini
    Escrito por
    Vincenzo La Scola, a solas con Puccini Asistimos con curiosidad y respeto a la evolución vocal del tenor palermitano Vincenzo La Scola, de sus Ernesto, Nemorino, Rodolfo, Pinkerton o Alfredo del inicio a los Pollione, Riccardo, Alvaro, Radamès o Turiddu de la…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC