"La chispa de la vida" (Álex de la Iglesia, 2012)

La-chispa-de-la-vida

El cine, para los directores veteranos, acaba siendo una expresión de la propia vida. De hecho, se producen extrañas sincronías. Convergencias entre lo que uno cuenta y lo que uno siente. De ahí que La chispa de la vida refleje tan acertadamente lo que pasa por la mente de Álex de la Iglesia después de su retirada de la dirección de la Academia de Cine, en medio de la polémica generada por la Ley Sinde.

La chispa de la vida llega a las pantallas tras la irregular recepción del anterior trabajo de Álex. Una cinta incomprendida, Balada triste de trompeta: película dura, incómoda, imperfecta pero también descarnada y sincera, que contó la historia reciente de España de una forma que casi nadie –desde la derecha o desde la izquierda– quiere escuchar. Es decir, como una pelea desesperada y goyesca entre dos temibles payasos. O lo que viene a ser lo mismo, una comedia atroz, que en realidad conlleva mucho dolor, mucho autoengaño y un odio injustificable.

El nuevo film de Álex de la Iglesia parte de un guión arrollador del estadounidense Randy Feldman, el responsable de Tango y Cash (1989) y El negociador (1997).

Con una temeridad digna de un kamikaze o de alguien que tiene poco que perder, Feldman se lanza de frente contra la inmoralidad del poder mediático y publicitario que reparte las cartas en nuestro tiempo. Obviamente, el guión destila furia y mala uva, dos cualidades que lo vinculan a Balada triste de trompeta, y que también aparecían en otro guión, Perros, que en su momento el productor Andrés Vicente Gómez le ofreció a Álex.

Fue el propio productor quien le sugirió al cineasta el nombre del actor idóneo para interpretar el papel protagonista: Roberto, un publicista en paro, rechazado por todas las agencias en las que busca trabajo. Se trata de José Mota, un cómico excepcional, que aún tiene mucho que decir en el terreno del drama.

Con Mota al frente de un estupendo reparto, en el que brillan especialmente Salma Hayek y Juan Luis Galiardo, el realizador demuestra, una vez más, su talento narrativo y su habilidad para ganarse el interés del público.

La-chispa-de-la-vida2

Entre la vida y la muerte

La situación económica de Roberto es desesperada. Ya nadie valora que fuera el creador del archiconocido slogan "la chispa de la vida" de Coca-Cola. Pero aquello fue hace tanto tiempo. Tanto. De hecho, nunca después ha hecho nada memorable. Por eso se siente un fracasado.

Siente que ha fallado a su maravillosa mujer Luisa (Salma Hayek), una guapa maestra de origen mexicano, y a sus brillantes hijos, Lorenzo y Bárbara.

Por eso se arrastra una mañana más a una entrevista que le cancelarán. Animado por los cariños de Luisa, nuestro hombre logra hacer acopio del optimismo necesario para salir por la puerta de su casa. Si le dan el trabajo, Roberto llevará a su chica a pasar el fin de semana al hotelito donde pasaron su luna de miel, en Cartagena.

En Mccann Erickson su antiguo colega David Solar (Santiago Segura) prefiere seguir jugando a la Wii que saludarle. Roberto encaja el golpe con elegancia y es recibido por el presidente, un ex jefe suyo, que le da palmaditas en la espalda en lugar de un trabajo. Su siguiente cita en Ogilvy ha sido anulada otra vez. Pero quizás puedan entrevistarle dentro de… Es igual. Roberto y su malogrado ánimo se marchan, tras recoger los añicos de su dignidad.

Roberto conduce a toda velocidad por la autopista, destrozando a pleno pulmón las letras de ACDC. Destino: Cartagena. Cuál es su sorpresa cuándo en lugar de hotelito romántico Roberto se topa con… un teatro romano. El mismísimo alcalde (Juan Luis Galiardo) está intentando presentar en rueda de prensa las excavaciones llevadas a cabo por el museo que ha sustituido al hotel. Huyendo de la multitud, un atolondrado Roberto se pierde entre las laberínticas excavaciones. El inesperado grito de un guardia jurado, Claudio (Manuel Tallafé), le hace perder pie y caer fatalmente, de modo que queda tumbado boca arriba en el suelo… con una pequeña barra de hierro clavada en la cabeza.

Todo cambia cuando de pronto sufre un accidente que le hace debatirse entre la vida y la muerte. Queda atrapado de tal forma que ni el Samur, ni los bomberos, ni siquiera los médicos se ponen de acuerdo en cómo rescatarlo.

Lo absurdo y dramático del suceso provoca el interés de los medios de comunicación.

Llega Johnnie (Fernando Tejero), ave de carroña. Negocia una entrevista millonaria en prime time. Pero no es suficiente. Nada es suficiente. El médico llama a otro médico. Hay que operar. Una unidad quirúrgica móvil. El alcalde. Los medios. Luisa. Los niños. Avisa a los niños. Roberto está tranquilo. Va a ganar en veinte minutos más de lo que nunca ha ganado en un año entero. Pero no es suficiente. Nada es suficiente.

Luisa (Salma Hayek) asiste impotente al espectáculo que se ha generado alrededor de su marido. Intenta convencerle de que desista de su idea, pero la obsesión de Roberto por conseguir la exclusiva es cada vez mayor. Sin embargo, las negociaciones con las televisiones se eternizan, los intereses afloran y el rescate se complica.

¿Conseguirá el protagonista salvar su vida? ¿Preferirá dar la vida a cambio del dinero?

Un cineasta único

Alex de la Iglesia nació en Bilbao en 1965. Empezó como dibujante de cómics a los diez años y reconoce como padres espirituales a Alex Raymond, Stan Lee y Vázquez.

Deseoso de abrir aún más su horizonte se licenció en la Universidad de Deusto, donde, según él, frecuentó el bar y el cineclub fundamentalmente.

Decidido a introducirse en el mundo del espectáculo, trabajó en televisión como decorador y realizó la dirección artística de Todo por la Pasta de Enrique Urbizu. A partir de ahí los acontecimientos se precipitaron. La llamada de la dirección cinematográfica acudió a su puerta.

Su primer y único corto como coguionista y director, Mirindas asesinas (1991), acaparó premios en numerosos festivales, y sirvió para que Pedro Almodóvar, a través de su productora El Deseo, se animase a apadrinar su primer largometraje, Acción Mutante (1993).

Esta malintencionada comedia de ciencia ficción con mensaje revolucionario fue doblemente galardonada en el Festival de Cine Fantástico de Montreal, y consiguió tres Premios Goya, además de convertir a su director en el cineasta más prometedor del año.

Su segunda película El Día de la Bestia (1995), consiguió seis Premios Goya (entre ellos el de Mejor Dirección), y fue galardonada en los festivales de Géradmar y Bruselas, además de recibir el aplauso unánime de la crítica y público en los Festivales de Venecia, Toronto y Sitges, convirtiéndose además en uno de los mayores éxitos de taquilla de la temporada.

Perdita Durango (1997) supuso su tercer largometraje y el segundo producido por Andrés Vicente Gómez después del éxito abrumador de El Día de la Bestia.

Muertos de Risa (1999) y la acaparadora de Goyas La Comunidad (2000) supusieron un punto de inflexión en su meteórica carrera. De ahí pasó a convertirse además en su propio productor en 800 balas (2002), a través de Pánico Films.

Abordó un marmitako-western inaudito rodado en Almería y protagonizado por un Sancho Gracia icónico.

Crimen ferpecto (2004) es su vuelta al humor negro. En 2007 escribe y dirige la película Los Crímenes de Oxford, protagonizada por Elijah Wood, John Hurt y Leonor Watling. La película se convierte en 2008 en la película española más taquillera del año, con más de 8,2 millones de euros de taquilla, y más de 1,4 millones de espectadores.

Plutón B-R-B Nero supone en 2008 su debut como director y productor de serie para TV. La serie se emite en La 2 de TVE con notable éxito de crítica y audiencia

En 2010 escribe y dirige Balada Triste de Trompeta, película que consigue en el Festival de Cine de Venecia el Oso de Plata al Mejor Director y la Osella al Mejor Guión. La película bate un récord con quince nominaciones a los Premios Goya.

grande3

Copyright de los textos "Entre la vida y la muerte" y "Un cineasta único" e imágenes © Andrés Vicente Gómez, Ximo Pérez. Cortesía de DYP Comunicación y Alta Films. Reservados todos los derechos.

logonegrolibros

  • Proyectiles verbales
    Escrito por
    Proyectiles verbales La guerra aparece en todas las civilizaciones conocidas. Es como una costumbre de la humanidad, mala costumbre pero costumbre al fin. Algunos pensamos o queremos pensar que, según pasa con las costumbres, ellas pasan. Esta…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • La vida de perfil
    Escrito por
    La vida de perfil Las sombras chinescas son títeres de dos dimensiones, recortados en papel o en cartón, cuyo perfil se proyecta sobre una pantalla desde el lado opuesto al del espectador. Las figuras se manejan desde abajo o…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El guateque eterno de Alfonso Santisteban
    Escrito por
    El guateque eterno de Alfonso Santisteban A lo largo de su prolífica trayectoria, el compositor y arreglista Alfonso Santisteban recibió muy diversas influencias en su trabajo, desde el jazz y el soul hasta la música brasileña. Estos sonidos de Brasil, que…
  • Vincenzo La Scola, a solas con Puccini
    Escrito por
    Vincenzo La Scola, a solas con Puccini Asistimos con curiosidad y respeto a la evolución vocal del tenor palermitano Vincenzo La Scola, de sus Ernesto, Nemorino, Rodolfo, Pinkerton o Alfredo del inicio a los Pollione, Riccardo, Alvaro, Radamès o Turiddu de la…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC