Crítica: "Wilson" (Craig Johnson, 2017)

No todo es salvar el planeta de invasores extraterrestres en el mundo de los cómics, y tampoco tiene por qué serlo en las adaptaciones cinematográficas de esos mismos cómics (o “novelas gráficas”, para los que se quieran sentir adultos).

El cómic en el que se inspira este film, Wilson (Daniel Clowes, 2010), es, de hecho, una obra para adultos. Clowes la estructuró como una recopilación de tiras cómicas, caracterizada por un constante cambio en su estilo del dibujo. Sus viñetas narran las desventuras de un peculiar tipo de mediana edad, más bien inadaptado. El típico personaje que se sienta a tu lado en el autobús o en un banco para entablar una conversación, aunque tú no estés por la labor. Más bien extravagante, no tan loco como para que pases miedo, pero sí lo suficientemente excéntrico como para que te incomode.

Wilson2

En la versión cinematográfica que nos ofrece Craig Johnson, Wilson está encarnado por el carismático Woody Harrelson, actor especializado en personajes más bien raros y con fama de ser él mismo uno de ellos en la vida real.

El film es un “Festival Harrelson” en el que la estrella tiene la oportunidad de soltar todo tipo de monólogos descacharrantes e intervenir en escenas tan cómicas como inquietantes, adaptadas a la pantalla por el mismísimo creador del cómic, Daniel Clowes, que ejerce aquí de guionista, como ya hiciera en la celebrada Ghost World (Terry Zwigoff, 2001).

Muestra de que el cine indie todavía vive, Wilson es un film cuya línea narrativa se plantea en episodios y no sigue una trama con una evolución clásica. Así, Wilson se reencuentra con su añorada ex-esposa (una brillante Laura Dern), se entera de que tiene una hija adolescente (Isabella Amara) y pasa por no pocos apuros que acentúan su naturaleza de “apartado de la sociedad”.

Wilson no es un héroe, y en buena parte del film comprobamos que es un hombre desagradable, con serios problemas de empatía, disfrazados de rebeldía o de sinceridad. No obstante, al final, este tipo de personajes es el que nos hace localizar e incluso corregir comportamientos propios, con lo cual tienen un gran valor.

Ya saben: “Si no puedes ser un buen ejemplo, tendrás que conformarte con ser una horrible advertencia”.

Sinopsis

Woody Harrelson encabeza el reparto en el papel de Wilson, un misántropo maduro, solitario, neurótico y desternillantemente honrado que se reconcilia con su esposa, de la que estaba separado (Laura Dern), y tiene una oportunidad de ser feliz cuando se entera de que tiene una hija adolescente (Isabella Amara) a la que no conoció. A su manera, singularmente estrafalaria y ligeramente retorcida, pretende sintonizar con ella.

Un hombre maduro, excéntrico y cascarrabias, parte en busca de la hija que nunca supo que tenía en Wilson, un imaginativo y frecuentemente hilarante viaje de autodescubrimiento dirigido por Craig Johnson (The Skeleton Twins). Escrita por el guionista candidato al Premio de la Academia®, Daniel Clowes, y basada en la emblemática novela gráfica del mismo título, Wilson es un agudo retrato de un inadaptado excesivamente sincero que va dando tropiezos por la vida; obteniendo a menudo éxitos ilógicos.

Aclamado autor y guionista candidato al Oscar®, Clowes, que también fue autor de los guiones basados en sus libros Art School Confidential y Ghost World, afirma que las aventuras, desquiciadamente disfuncionales, de Wilson no tienen nada que ver con la tranquila vida que él lleva en unión de su esposa y su hijo de cinco años.

Reconoce que la inspiración para imaginar el viaje de Wilson nació de una experiencia que comparte con el personaje. “Mi padre estaba hospitalizado, víctima de un cáncer terminal, como le sucede a Wilson al principio de la película”, explica. “Yo estaba sentado junto a su cama con la mirada puesta en el infinito, y sólo quería estar en esa habitación con él. Me traje mi pequeño bloc de dibujo y comencé a garabatear una breves tiras cómicas, ligeras y divertidas, para evitar sentirme abrumado”.

Al fin, un personaje comenzó a emerger; al principio, no era más que un muñeco hecho de palillos pero con la descomunal personalidad de un hombre que dice toda la verdad sin ambages, independientemente de que alguien quiera oírla o no. “Yo estaba tronchándome de la risa”, reconoce Clowes. “Wilson tiene algo de memo, pero también es un tipo solitario que intenta trazar su curso por la vida. Yo tuve en la universidad un amigo que hablaba constantemente de ese tal Wilson, al que yo nunca conocí. Hasta la fecha, no sé si ése era su nombre o su apellido, pero para mí adoptó una especie de carácter mítico”.

El realizador Alexander Payne adquirió en cierto momento los derechos cinematográficos del libro hace ya varios años y pidió a Clowes que lo adaptara para la pantalla. “Fue una gran oportunidad coger la historieta y darle nueva vida”, recuerda el escritor. “Yo tenía millones de tiras cómicas que eran pequeños fragmentos de la vida y, finalmente, encontré un relato en medio de todo ello. Al llegar al proceso de creación del guión, tenía la sensación de que ya disponía de un gran boceto para la película”.

Wilson3

Daniel Clowes se apresura a garantizar a la gente que este Wilson, antihéroe misántropo de caricatura, no es una versión de sí mismo ligeramente velada. “No creo en absoluto que me parezca mucho a Wilson”, dice. “Yo soy un tanto reservado y cuidadoso de lo que digo. En una página puedo ser muy directo y quizá hasta cruel de un modo que no pretendo, pero mi objetivo en mi trabajo no es filtrarme a mí mismo tal y como hago en la vida real”.

Por aquel entonces, Craig Johnson, director de la comedia negra de 2014, The Skeleton Twins, andaba en busca de su siguiente proyecto. Johnson ya era un incondicional de la obra de Clowes, del que afirma que coge a las personas que están en los bordes de la vida contemporánea y los pone en primer plano, retando al público a lidiar con ellos. “A Dan le interesan lo que podríamos denominar los bichos raros, los que son ajenos a lo que los rodea, los inadaptados: la gente a la que es más fácil dar por perdida”, dice el director. “Su trabajo gira en torno a los que no encajan en ningún molde y están al margen de la sociedad, y no le da miedo sacarlo a la luz con todos sus defectos, pero luego nos muestra una forma de respetarlos. Él capta lo que los hace raros e inhabituales, pero los presenta como seres humanos con una auténtica vida afectiva. Al principio podríamos reírnos de esa gente, pero Dan tiene un modo de levantar la capa que oculta la humanidad que hay en ellos”.

En su primera reunión con los productores de Wilson, Craig Johnson lanzó la idea de que Woody Harrelson interpretara el papel del título. Hace más de 20 años que Harrelson es conocido del gran público; desde que en 1995 se abriera paso interpretando al corto pero adorable camarero Woody Boyd en la comedia de situación “Cheers”, de prolongada presencia en pantalla. Ahora, después de haber optado al Oscar en dos ocasiones, el actor ha llegado a ser, al menos, tan conocido por sus interpretaciones dramáticas en películas como The Messenger, El escándalo de Larry Flint, No es país para viejos y la aclamada serie de HBO “True Detective”.

Según Johnson, el papel exigía que Harrelson recurriera a sus habilidades de actor dramático y cómico. “Woody aporta a cada papel una inherente simpatía”, dice el director. “Es uno de esos tipos con los que es imposible seguir enfadado por muy mal que puedan comportarse. Wilson hace algunas cosas francamente ofensivas, pero teniendo a Woody con su encantadora media sonrisa, simplemente se le perdona”.

Copyright del artículo © Vicente Díaz. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Fox Searchlight Pictures, Next Wednesday. Reservados todos los derechos.

Vicente Díaz

Periodista, crítico de cine y especialista en cultura pop. Es autor de diversos estudios en torno a géneros cinematográficos como el terror y el fantástico. Entre sus especialidades figuran la historia del cómic, el folletín y la literatura pulp.

logonegrolibros

  • Ukiyo-e, imágenes del mundo flotante
    Escrito por
    Ukiyo-e, imágenes del mundo flotante El mundo flotante o “mundo que fluye” japonés es célebre sobre todo porque es el origen del ukiyo-e, las pinturas o imágenes del mundo flotante. Es decir pinturas que retratan ese mundo de los placeres,…
  • Clint
    Escrito por
    Clint Había una vez un «galán recio», de buenas pintas, algo cachas, con grandes ojos claros que se creían irresistibles y una actitud de cazador ante el género femenino, como diciéndose: «Ninguna se me escapa y…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Más ciencia no siempre es mejor
    Más ciencia no siempre es mejor Pero no siempre la ciencia es la mejor solución a los problemas. No sólo porque hay problemas que, evidentemente, salen de su campo de acción (los asuntos amorosos, familiares o políticos son buenos ejemplos de…
  • El Informe Valles
    Escrito por
    El Informe Valles Leo que el Archivo Municipal de Burgos abre su catálogo en línea, donde pueden consultarse los registros catalográficos de más de 190.000 documentos, el más antiguo del 1073. Como una yonqui necesitada de un chute…

Cartelera

Cine clásico

  • Cena en claroscuro
    Escrito por
    Cena en claroscuro Se puede ser muy liberal, se puede votar demócrata, se pueden usar pantalones, se puede vivir en pecado pero, ay, los hijos son los hijos y una boda es una boda. Este puede ser un…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Glazunov, el heredero
    Escrito por
    Glazunov, el heredero Alexander Glazunov vivió lo suficiente como para asistir a las mayores convulsiones estéticas, políticas y militares que se produjeron entre mediados del siglo XIX y la primera mitad del siguiente. Vio la guerra mundial, la…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC