Crítica: "Phantom" (2013). Tedio subacuático

De todas las cosas que se pueden hacer con un submarino, Todd Robinson elige en su película las más previsibles y archisabidas. Supongo que hay fallos de guión que pasan desapercibidos hasta que la cinta ya está en manos del montador. Por eso mismo, es una lástima que en Phantom se derroche el talento de intérpretes como Ed Harris, David Duchovny o William Fichtner, que intentan sobrellevar con la mayor dignidad posible este armatoste repleto de tópicos.

A los aficionados a este tipo de aventuras bajo el agua les interesará saber que Phantom reconstruye, con buena voluntad, lo que pudo pasar durante la famosa crisis del submarino soviético K-129, desaparecido sin dejar rastro en 1968.

Armado con misiles, aquel artefacto de guerra partió de la base naval de Rybachiy, en Kamchatka, bajo el mando del vicealmirante Rudolf A. Golosov. Tras esfumarse sin razón aparente, el K-129 originó una interesante literatura conspirativa y quedó inmortalizado en el imaginario popular gracias a hipótesis de lo más peregrino, alimentadas por los temores de la guerra fría y por los elocuentes silencios de los gobiernos ruso y americano.

Al frente del submarino que aparece en Phantom tenemos a un militar veterano, Demi (Harris), a quien su comandante, Markov (Lance Henriksen), le encomienda la última misión de su carrera. Según marca el cliché, esto ocurre después de que su liderazgo haya sido puesto en entredicho por un oscuro y trágico episodio.

A bordo, viajan el segundo oficial al mando, el intachable Alex Kozlov (Fichtner), y un correoso agente del KGB, Bruni (Duchovny), que parece llevar escrita la palabra complot bajo el flequillo.

Cuando Bruni revela a Demi las órdenes secretas que éste ha de llevar a término, el viejo marino comprende que sus lealtades políticas o militares importan poco cuando uno afronta una operación que puede desencadenar el apocalipsis.

Calculen el metraje que se necesita para resolver un dilema moral relativamente simple, y multiplíquenlo por tres... o incluso por cuatro.

¿Épica? No la esperen. ¿Suspense? Hablemos mejor de fatalismo. Ese es el problema que hunde a esta película, cuyo bajo presupuesto impide que la falta de ritmo y de tensión quede compensada con efectos visuales o grandes movimientos de masas.

Con todo, un gramo del talento de Harris o de Fichtner sirve para mejorar cualquier film, y eso es lo que impide que hablemos de un desastre. La sola presencia de ambos actores brinda a esta película un cierto empaque y nos ayuda a pasar por alto más de una incompetencia.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de las imágenes © Studio  RCR Media Group, Trilogy Entertainment, Solar Filmworks, RCR Distribution. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2006, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista Thesauro Cultural (The Cult), un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las nuevas tecnologías de la información.

Desde 2015, Thesauro Cultural sirve de plataforma a una iniciativa más amplia, conCiencia Cultural, concebida como una entidad sin ánimo de lucro que promueve el acercamiento entre las humanidades y el saber científico, tanto en el entorno educativo como en el conjunto de la sociedad.

logonegrolibros

  • Proteo el cambiante
    Escrito por
    Proteo el cambiante Es indudable que Shakespeare eligió el nombre de Proteo (el dios marino transformista de la mitología griega) en Los dos hidalgos de Verona para resaltar su carácter cambiante: se enamora de Julia, sí, pero enseguida se enamora…
  • La familia del tango
    Escrito por
    La familia del tango El tango cantado es casi tan antiguo como el tango a secas, descontada la oscuridad que cubre buena parte de sus orígenes, como ocurre siempre en este tipo de música que pasa de la etnografía…
  • Después del diluvio
    Escrito por
    Después del diluvio En la última década se han establecido, al menos en la percepción colectiva, varias verdades fundamentales sobre el estado de la información como materia prima y su papel en el mundo. A saber:…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Genes y lenguaje
    Genes y lenguaje En octubre de 2001 se dio a conocer, en la revista Nature, una noticia científica de gran interés: el descubrimiento del primer gen directa e indiscutiblemente relacionado con el lenguaje. Aquel descubrimiento se relaciona con…
  • Los regalos de la reina Catalina
    Escrito por
    Los regalos de la reina Catalina Tiene cuarenta y cinco años y está casada con el monarca más rico de toda Europa. Vive en Lisboa, capital de su reino, el puerto al que llegan barcos cargados con las especias más codiciadas…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Pata de lagartija, ala de lechuza
    Escrito por
    Pata de lagartija, ala de lechuza "Adder’s fork, and blind-worm sting, / Lizard’s leg, and howlet’s wing, / For a charm of powerful trouble, / Like a hell-broth boil and bubble" (W. Shakespeare, "Macbeth")   Ojo de salamandra, lengua de serpiente,…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC