Crítica: "Mr. Holmes" (Bill Condon, 2015)

En los últimos años, estamos viviendo un revival de Sherlock Holmes, el inmortal personaje creado por el grandísimo autor escocés Sir Arthur Conan Doyle.

Un par de revisiones televisivas ‒magnífica y exitosa la de la BBC‒, dos entregas cinematográficas, diseñadas con el formato de un thriller de acción ‒cortesía de Guy Ritchie‒ e incluso una insólita película de José Luis Garci nos han vuelto a traer al detective desde puntos de vista bien distintos. Y es que Sherlock Holmes, como personaje clásico y modelo de tantos héroes urbanos, se presta a infinidad de adaptaciones.

Mr. Holmes se inspira en una excelente novela de Mitch Cullin, Un sencillo truco mental (reeditada, por cierto, con el título de la película). En esta ocasión, el detective, uno de los cerebros más prodigiosos que jamás hayan existido, ha de enfrentarse a los inevitables achaques de una edad muy avanzada: 93 años.

La senilidad se convertirá en su más feroz enemigo a medida intente rememorar cuál fue la verdadera historia detrás de su último caso, del que sólo recuerda que fue el que le retiró de la profesión.

El film de Bill Condon narra tres líneas temporales distintas, obviamente interconectadas, todas ellas protagonizadas por la gran atracción de la película, un Ian McKellen espectacular, capaz de cambiar de edad de manera prodigiosa.

Completan el reparto Laura Linney, Hiroyuki Sanada y el pequeño Milo Parker.

Mr. Holmes tiene algunos puntos en común con Dioses y monstruos, película de 1998 en la que ya coincidieron McKellen y Condon. De nuevo, tenemos la relación (en esta ocasión, totalmente casta) entre un veterano y un jovenzuelo, combinando la melancolía con el humor amable, pero con tendencia al optimismo.

Quien busque en esta cinta a ese Holmes sociópata y desatado que hemos visto en los últimos años saldrá tan decepcionado como el que espere ver un film sobre investigación criminal. Este Sherlock es algo frío y distante, pero también correcto y educado, como lo era el original literario.

El protagonista, ciertamente, investiga un caso, pero la película se basa más en el retrato de personajes y abandona los territorios del policiaco al uso.

En definitiva, nos hallamos ante una nueva visión de un personaje del que nunca nos cansaremos, ideada para el lucimiento de un actor prodigioso.

Sinopsis

1947. Un Sherlock Holmes jubilado (Ian McKellen) lleva una vida tranquila cuidando de sus plantas y abejas. Tiene una mente brillante, pero su época dorada de investigador ya ha terminado y lleva tiempo sufriendo los estragos de la senilidad. Roger (Milo Parker), el hijo de 14 años de la señora que cuida la casa (Laura Linney) tiene en Holmes a una figura paterna. Ambos reabren un caso que sigue sin resolver y sus pesquisas les llevarán a obtener respuestas a cuestiones referentes tanto al caso como a un antiguo amor del viejo Sherlock. Gracias a esta investigación, Roger descubrirá el arte de la deducción y Holmes aprenderá algo más importante: una lección de humanidad.

Copyright del artículo © Vicente Díaz. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © AI Film, BBC Films, FilmNation Entertainment, Archer Gray Productions, See-Saw Films, Miramax. Cortesía de DeaPlaneta. Reservados todos los derechos.

Vicente Díaz

Periodista, crítico de cine y especialista en cultura pop. Es autor de diversos estudios en torno a géneros cinematográficos como el terror y el fantástico. Entre sus especialidades figuran la historia del cómic, el folletín y la literatura pulp.

logonegrolibros

  • La simplificación digital
    Escrito por
    La simplificación digital 1. Cualquier cosa que digamos acerca del mundo supone, necesariamente, una selección y es, por tanto, una simplificación. Si decimos: “Los filósofos ingleses se expresan con claridad”. Esta es una afirmación muy general, ante la…
  • Francisco de Zurbarán, el pintor barroco
    Escrito por
    Francisco de Zurbarán, el pintor barroco Hay pintores que sólo se advierten en su latitud con un panorama comprensivo (eventualmente, exhaustivo) de su obra. Zurbarán pertenece a esta raza de cazadores de personajes, de psicologías, de gestos, de actitudes. Llama la…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • La verdadera Matrix
    La verdadera Matrix Como tantos en todo el mundo, en noviembre de 2003 acudí esperanzado a ver la tercera parte (y supuestamente final) del filme The Matrix. Y como tantos, supongo, salí vagamente decepcionado. Si la segunda parte,…
  • El "Herbario" de Al-Ghafiqi
    Escrito por
    El "Herbario" de Al-Ghafiqi "En nuestro país, los cazadores ponen romero en el interior de los venados abatidos para prevenir su rápida putrefacción". Quien esto dice es Ahmad Ibn Muhammad Al-Ghafiqi, cordobés del siglo XII, uno de los más…

Cartelera

Cine clásico

  • It's in the game
    Escrito por
    It's in the game Poco a poco, va atenuándose el prejuicio contra los videojuegos, pero a cierto nivel, sigue siendo el pasatiempo más denostado por madres concienciadas, sufridas novias y periodistas despistados. Se le acusa de destruir cerebros infantiles,…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Entre Mozart y Gluck
    Escrito por
    Entre Mozart y Gluck Como antes Lully, Haendel o Gluck, recordando sólo a los que lograron que sus obras basadas sobre la Jerusalén conquistada de Tasso sobrevivieran al paso del tiempo, Giuseppe Sarti compuso para la inauguración del Teatro…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • El enigma del gato de algalia
    Escrito por
    El enigma del gato de algalia "He visto muchas veces un gato sin sonrisa. ¡Pero una sonrisa sin gato!" (Lewis Carroll, "Alicia en el País de las Maravillas") En diferentes momentos de su aventura en el País de la Maravillas Alicia…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC