Crítica: "Infiltrado" ("The Infiltrator", Brad Furman, 2016)

Por alguna razón que se escapa, en los últimos tiempos se ha puesto muy de moda la figura del célebre narcotraficante colombiano Pablo Escobar. Series de televisión, películas y documentales han brotado como setas. ¿Por qué? Ni idea, pero al menos hay que reconocer que don Pablo fue un personaje mucho más interesante que Steve Jobs (lo de los mil biopics y documentales sobre ese vendedor de ordenadores sí resulta inexplicable).

Aunque Escobar sólo hace una brevísima aparición en Infiltrado, la película sí tiene como tema principal la vasta organización criminal que dirigía. Específicamente, se centra en el trabajo de unos agentes de la DEA que llevaron a cabo el peligrosísimo trabajo de infiltrarse en el tinglado de estos criminales, gente especialmente sanguinaria.

infiltrado2

Sin ser el colmo de la originalidad ni alzarse como un clásico inolvidable del cine policíaco, Infiltrado lleva a cabo de manera correcta sus objetivos como film de suspense y vehículo para su protagonista, Bryan Cranston, quien vuelve aquí a meterse en situaciones tensas con narcos, como sucedía en la serie de televisión que le proporcionó fama mundial, Breaking Bad.

Aunque basada en personajes y situaciones reales ‒en concreto la autobiografía del agente especial Robert Mazur‒, el film no opta por el hiperrealismo, sino que se plantea como una historia clásica de “misión” contra los malos. Tampoco explota del todo la salvaje violencia que solía acompañar a los cárteles colombianos de la época, así que es apta para la mayoría de los estómagos no curtidos.

Como es de esperar, Bryan Cranston cumple con su papel perfectamente, con ese carisma y energía que le caracterizan, y apoyado por un no menos potente (de hecho, un auténtico “robaplanos”) John Leguizamo.

Con una fotografía de Joshua Reis que intenta recrear, con fortuna intermitente, el look de la época, y un variopinto reparto de secundarios (entre ellos, varios rostros españoles y un irreconocible Michael Paré), Infiltrado es una película cercana a la serie B, un entretenimiento correcto aunque no particularmente memorable dentro del socorrido subgénero de policías infiltrados.

Sinopsis

Las apariencias pueden engañar. Detrás de la modesta imagen de Robert ‘Bob’ Mazur se esconde una historia casi demasiado buena para ser cierta. Este metódico y tranquilo exagente de Aduanas de EEUU, un estable hombre de familia, conservador como el que más, es el responsable de la detención de más de 80 individuos y de haber dirigido una de las operaciones encubiertas más exitosas de la historia de las fuerzas policiales norteamericanas.

A lo largo de dos años arriesgó todo lo que tenía para transformarse día tras día en un experto blanqueador de dinero internacional, llamado Bob Musella. Armado con poco más que un nombre falso y un maletín grabador, se infiltró en el corazón del famoso Cártel de Medellín y de las instituciones financieras internacionales que le dieron respaldo, un proceso que llevó a la incriminación de docenas de personas. Infiltrado es su historia: el trepidante relato de un hombre normal que hizo cosas extraordinarias, ambientado en los desmesurados excesos de los años 80.

Bob había "oído durante años a la gente que le animaba seriamente a plantearse convertir aquella historia tan especial en un libro". Pero no fue hasta que encontró trabajo como asesor en un proyecto cinematográfico de Hollywood que empezó a poner en marcha la idea. "El director de aquel proyecto dijo: ‘Me encantaría hacer una película sobre tu vida. Pero necesitas un libro primero. En cuanto lo tengas, dispondremos de una paleta con la que trabajar y podremos realizar el filme’. Como resultado, me puse a escribir el libro y por fin pude poner todas las piezas en orden". El producto final consistió en dos dramáticos años condensados en las 350 excitantes páginas del best-seller The Infiltrator: Undercover in the World of Drug Barons and Dirty Banks. Y como estaba previsto, su historia no tardaría en llamar la atención de la industria del celuloide.

infiltrado3

La productora británica Miriam Segal, en su búsqueda de proyectos inteligentes y universalmente relevantes para Good Films, recibió un ejemplar del libro de manos del director Brad Furman con la única instrucción de que lo leyera. Furman se había dado a conocer internacionalmente con El inocente, basada en la novela de otro autor de Tampa, Michael Connelly, y había adquirido los derechos del proyecto Mazur. Tras leer el libro y de disfrutar de la elogiada cinta de Furman durante un vuelo transatlántico, Segal se dio cuenta inmediatamente del potencial de la historia. Llamó al joven director y a las cuatro horas apareció con total convencimiento. "Lo estuve hablando con Brad y me encantó lo que dijo que quería hacer con la historia".

"Brad tiene un ojo clínico para los castings", asegura Segal. "He trabajado antes con muchos otros directores, pero ninguno selecciona el elenco como él. No hay quien le pare. Se fue a hacer castings a España, a Alemania… e incluso encontró colombianos que vivían aquí en Londres. Es una cuestión de autenticidad". La principal prioridad era encontrar al Bob perfecto, y Furman sabía, a partir de sus experiencias con El inocente, que Bryan Cranston era el hombre ideal para el papel. En la cresta de la ola por su papel en Breaking Bad, ganador del Emmy y del Globo de Oro, Cranston acababa de recibir un Tony por su retrato de Lyndon B. Johnson en Broadway y estaba a la espera de recibir un nuevo guión para interpretar cuando contactaron con él. "Estaba el primero en todas las listas. Era el momento ideal", recuerda Segal.

El guión obtuvo el visto bueno de Mazur. "Tanto la guionista como el resto de los implicados en el proceso han sido respetuosos con la historia y se han interesado por ella. Y sí, ya sé que deben llevarla a la ficción, pero el hecho de que se hayan mantenido tan fieles a los entresijos de la trama me hace sentir realmente bien". Para Bob, el filme es una oportunidad increíble de descubrir al mundo la corrupción financiera, los cárteles de la droga y las organizaciones criminales transnacionales, a las que durante tantos años intentó derrocar. Pero no está explicado como una interminable conferencia, sino que se trata de dos años de doloroso y peligroso trabajo encubierto destilados en dos horas de cine que dejan sin habla. "Es una película basada en una historia real, no un intento de hacer una película de la historia real. Tiene que entretener, y hay muchas personas de enorme talento que se han implicado en el largometraje para que quede muy entretenida".

Copyright del artículo © Vicente Díaz. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Good Films, Broad Green Pictures. Cortesía de Filmax. Reservados todos los derechos.

Vicente Díaz

Periodista, crítico de cine y especialista en cultura pop. Es autor de diversos estudios en torno a géneros cinematográficos como el terror y el fantástico. Entre sus especialidades figuran la historia del cómic, el folletín y la literatura pulp.

logonegrofinal0

Erik Shoemaker, CC

  • El rodaje como experiencia vital
    Escrito por
    El rodaje como experiencia vital Alfred Hitchcock decía que una vez escrito el guión y dibujado un completo story board, la película ya estaba hecha, y que él sólo las rodaba porque era la única manera de que la gente pudiera verlas…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • El contrato educativo
    El contrato educativo Es sabido que uno de los problemas de la divulgación científica ‒y de muchas disciplinas jóvenes‒ es que no cuenta con una definición única y universalmente aceptada. Uno de los puntos más debatidos es la…
  • Una pulga muy decente
    Escrito por
    Una pulga muy decente La investigación científica se halla en el origen de muchos de los entretenimientos que, ya desde finales del siglo XVIII, se ofrecen a un público ávido por conocer las novedades científicas y técnicas que se…

Cartelera

Cine clásico

  • Una historia real
    Escrito por
    Una historia real Esta película bien podría catalogarse de cine histórico. Aunque los personajes sean inventados. Aunque los escenarios sean inexistentes. Porque uno de esos personajes guarda un sospechoso parecido con alguien que incendió un continente. Y el…

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

  • El científico y el hombre araña
    El científico y el hombre araña Una cosa es construir un relato ficticio en el que se explican los poderes de un superhéroe mencionando vagamente alguna justificación científica, y otra es seguir los cánones de la verdadera ciencia ficción. Éstos exigen…

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • "VerSons" (2013), de Abe Rábade
    Escrito por
    "VerSons" (2013), de Abe Rábade Comenzamos la escucha de VerSons (Nuba + Karonte Records, 2013), el noveno trabajo de Abe Rábade, con una sorprendente versión de "Solar", el tema que Miles Davis inmortalizó en su álbum Walkin' (1954). Desde…
  • Proust y la droga sonora
    Escrito por
    Proust y la droga sonora El 14 de enero de 1895 Marcel Proust publicó en el periódico Le Gaulois un artículo titulado «Un domingo en el Conservatorio». Proust no era todavía Proust, es decir que no había compuesto su gran…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

  • Clasificar
    Clasificar El ser humano —y también muchos animales— tiende, de manera natural, a clasificar. Clasifica a sus congéneres en machos y hembras; en jóvenes, adultos y ancianos; en grandes y pequeños, y de muchas otras maneras.…

bannernewsletter1