Crítica: "Focus" (Glenn Ficarra y John Requa, 2015)

Desde el imprescindible clásico de 1973 El Golpe, de George Roy Hill, los espectadores han aprendido a ver las películas de timadores con una mosca detrás de la oreja. Las posibilidades de que los protagonistas estén jugándosela no sólo a sus víctimas de ficción, sino también al público, son siempre altas, con lo cual el espectador avezado puede caer en un estado de escepticismo ante la narración que elimina la posible tensión dramática.

Sucedió con la trilogía Ocean’s de Steven Soderbergh, donde los protagonistas eran tan listos y estupendos que todo el rato estaban ganando, provocando admiración y bostezos a partes iguales, y vuelve a pasar con Focus, vehículo de lucimiento para una estrella en descenso como es Will Smith y para otra en ciernes, la sicalíptica Margot Robbie.

El guión, más que seguir una historia sólida, se conforma de tres o cuatro historietas o set pieces unidas de aquella manera, en las que los personajes demuestran lo guapos y astutos que son en unos escenarios glamourosos, o al menos lo que se considera como glamouroso hoy en día, que viene a ser “exclusivo” y “caro”, con la elegancia como ingrediente optativo y casi nunca presente.

Sólo un espectador despistado o poco familiarizado con este subgénero será sorprendido por una historia tan inesperada que un episodio de Scooby-Doo, una película carente de chispa y destinada a ser un hit en las pantallas de vídeo de autocares y trenes.

Sinopsis

Will Smith interpreta a Nicky, un experto en las artes de la distracción que se enamora de Jess (Margot Robbie), principiante en las artes del hurto. Mientras Nicky le enseña a Jess los trucos del gremio, ella se acerca demasiado, hasta que él corta la situación de forma abrupta. Tres años después, la mujer que había encendido una llama en él (ahora convertida en una experimentada femme fatale) vuelve a aparecer para encender de nuevo la llama en Buenos Aires, en medio de un circuito de carreras de gran importancia. En medio del último y peligroso plan de Nicky, Jess logra desconcertar todos los planes de Nicky... e incluso al mismísimo Nicky.

Focus está escrita y dirigida por Glenn Ficarra y John Requa (Crazy, Stupid, Love). Denise Di Novi (Crazy, Stupid, Love) se encarga de la producción, y Charlie Gogolak y Stan Wlodkowski ejercen como productores ejecutivos.

Nicky Spurgeon es todo encanto y tranquilidad; un atractivo y calmado manipulador de sonrisa perfecta y un estilo estudiadamente sencillo. Pero mejor no le pierdas de vista. No bajes la guardia ni un solo segundo.

Únele a Jess Barrett, una exuberante y ligona rubia que contonea su minifalda intentando adentrarse en el mundo del hurto. Jess cuenta con todo lo que hace falta para ser una buena timadora, pero aún está muy verde. Lo único que necesita es una mano amiga que le enseñe cómo hacer las cosas de la forma adecuada.

Will Smith y Margot Robbie protagonizan Focus, una película de hurtos con un toque sofisticado en la que la acción empieza desde el principio, y se incrementando exponencialmente según avanza el metraje. Las grandes dotes de carterista con que cuenta Nicky le llevan desde el frío Nueva York hasta la soleada Nueva Orleans y una de las ciudades más bellas de Sudamérica: Buenos Aires. Situada durante el partido más importante del año y en medio del competitivo mundo de las carreras de coches, todo junto es la fórmula infalible para lograr una película repleta de acción, aventuras y amor.

En palabras de Smith: "Me encantó Crazy, Stupid, Love, así que en cuanto me enteré de que John y Glenn estaban trabajando en un nuevo guión hice todo lo posible para participar de alguna manera en él. Cuando lo leí supe que aunaba de forma brillante la comedia, el drama, la psicología y la intriga. Ha sido una película muy exigente desde el punto de vista interpretativo. Como actor, me inspiró tener ante mí un reto así".

Glenn Ficarra y John Requa, compañeros en las artes de guion y dirección, concibieron la historia preguntándose primero a sí mismos cómo podían enamorarse dos personas en un mundo en el que la confianza es una mercancía más que se puede comprar y vender, ya que para amar hace falta que haya confianza.

Para Ficarra: "Esa relación fue mi aproximación a esta cuestión; dos personas que trabajan juntas y se acaban enamorando. Normalmente, cuando eso ocurre bajas la guardia, pero para estos personajes hacer eso va en contra de su propia naturaleza".

Requa añade: "Un artista del hurto emplea sus habilidades personales para manipular a los demás, ganarse su confianza mientras su propia naturaleza es no confiar nunca. Creímos que sería interesante explorar si dos personas, dos artistas del hurto, podrían ser capaces de superar cuestiones tan complicadas que hacen que se anulen mutuamente de forma natural".

Cuando llegaba el momento de preparar a los actores, los directores traían al experto de fama mundial, Apollo Robbins, conocido como "The Gentleman Thief (El ladrón caballero)", para que diseñase y coreografiase tretas originales y enseñase a Smith, Robbie y al resto del reparto los trucos del negocio de la confianza.

Requa prosigue: "Según íbamos descubriendo este mundo, su nombre aparecía cada vez con más frecuencia como extraordinario mago y artista del hurto".

A lo que Ficarra añade: "Además de enseñarnos cómo se realizan determinados trucos, Apollo nos permitió entender cómo es vivir en un mundo en el que no confías en nadie".

Copyright del artículo © Vicente Díaz. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © RatPac-Dune Entertainment, Di Novi Pictures, Kramer & Sigman Films, Overbrook Entertainment, Zaftig Films,        Warner Bros. Pictures. Reservados todos los derechos.

Vicente Díaz

Periodista, crítico de cine y especialista en cultura pop. Es autor de diversos estudios en torno a géneros cinematográficos como el terror y el fantástico. Entre sus especialidades figuran la historia del cómic, el folletín y la literatura pulp.

logonegrofinal0

Erik Shoemaker, CC

  • Ventajas de la copia digital
    Escrito por
    Ventajas de la copia digital Gracias a su precisión y exactitud, la información digital se puede duplicar centenares de veces. Podemos ir transmitiendo el mensaje: “Hay 4 vacas en el prado” como en juego del teléfono roto, de una persona…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • Científicos: ¿villanos o héroes?
    Científicos: ¿villanos o héroes? La profesión de científico ha tenido siempre una mala percepción pública. El científico es percibido a través de dos estereotipos. Uno es ridículo: el viejito canoso, despeinado tipo Einstein, distraído, sabio y bonachón, que más…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El verismo agresivo de Giordano
    Escrito por
    El verismo agresivo de Giordano Como no hay tenor que deje pasar por alto (si sus medios se lo permiten y, a veces, sin esta posibilidad) el cantar Andrea Chénier, ni ninguna soprano-actriz, auténtica o pretendida, pierde por su parte…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

bannernewsletter1