Crítica: "Fast & Furious 8" (F. Gary Gray, 2017)

Por suerte para el espectador con ganas de divertirse sin mayores ataduras, siempre han existido filmes como Fast & Furious 8. De hecho, salvando las lógicas distancias, hay una línea directa que va desde la etapa de Roger Moore como 007 hasta las nuevas peripecias del clan de Dominic Toretto.

En realidad, la fórmula de un film coral, con toques de humor, motores rugiendo y mucha velocidad, ya fue explorada en comedias de Hal Needham como Los caraduras (1977) y Los locos del Cannonball (1981). Obviamente, esta octava entrega de Fast & Furious se apoya en cimientos más sólidos que aquellas nostálgicas humoradas de Burt Reynolds. En realidad, las mayores bazas de este nuevo largometraje provienen del cine de acción familiar y del tecno-thriller, con toda su sobrecarga de pantallas parpadeantes y mitología hacker.

Si lo reducimos a sus ingredientes esenciales, lo que nos ofrece F. Gary Gray es una aventura de espionaje, ambientada en lugares exóticos y tan ligera como aquellas películas bondianas de Moore, con un presupuesto extra para contratar a especialistas dispuestos a jugarse el físico más allá de lo razonable. 

ff81

A decir verdad, es muy interesante la evolución de esta franquicia, que emprendió el vuelo en 2001, con un film de aspiraciones realistas y con algún apunte social ‒¿quién lo diría, verdad?‒, y que ha ido evolucionando, película a película, hacia una fantasía mucho más aparatosa y sin prejuicios de ninguna clase.

Hablamos aquí de una trama liviana, sin pretensiones de profundidad, destinada a entretenernos con cargas explosivas, carreras enloquecidas y presencias tan cargadas de simpatía como las de Kurt Russell, Jason Statham, Helen Mirren o Dwayne Johnson. Como telón de fondo, el guión sitúa al protagonista de la saga, Vin Diesel, abducido por una villana hipertecnológica, encarnada por Charlize Theron. Y dado que en Fast & Furious 8 importa siempre más la apariencia que las motivaciones de cada personaje, a nadie le sorprenderá que a veces nuestra credibilidad se fuerce al límite.

ff83

Da la impresión de los productores tienen muy claro que sus protagonistas son maleables, siempre dentro de un orden. De ahí que esta vez sitúen a Diesel en el lado oscuro ‒no les adelantaré por qué‒ y reubiquen a Statham, que en la entrega anterior era el enemigo a batir, formando parte del bando contrario. Esto último se agradece bastante, porque la química entre el inglés y Dwayne Johnson funciona muy bien, tanto en los diálogos como en las escenas de lucha.

Como ya se espera en un film como éste, los escenarios son espectaculares y contrastan por su textura y ambiente. Así, de una Cuba colorista y luminosa ‒hacía cincuenta años que Hollywood no rodaba en la isla‒, pasamos a las calles de Nueva York, para luego visitar las áreas más gélidas de Islandia, que en el film sirven para que imaginemos un enclave ruso.

Sin duda, F. Gary Gray le ha tomado bien el pulso a la franquicia. Sabe qué calibre debe tener la pirotecnia, satisface a los adictos a la velocidad y nos brinda a los demás una aventura escapista y agradable.

Sinopsis

Por muchas experiencias aterradoras que los miembros del grupo hayan vivido juntos, como tirarse en coche desde un avión, un rascacielos o una montaña, la idea que los une nunca cambia, y esa idea es la familia.

Dom y Letty están casados, Brian y Mia han decidido retirarse y las autoridades han perdonado al resto del equipo; parece que todos pueden llevar una vida normal. Pero una mujer misteriosa (la oscarizada Charlize Theron) vuelve a atraer a Dom al mundo delictivo del que, aparentemente, no puede desligarse. Dom traiciona a sus seres más queridos y todos deberán enfrentarse de nuevo a pruebas inesperadas.

Desde las playas de Cuba a las calles de Nueva York, pasando por las llanuras árticas bañadas por el Mar de Barents, los amigos cruzarán el globo en un desesperado intento por detener a unos anarquistas dispuestos a convertir el mundo en un caos... y para llevar a casa al hombre que les hizo ser una familia.

Para Fast & Furious 8, el primer capítulo de la trilogía final de la franquicia producida por Universal, se une a Vin Diesel en el papel de Dom Toretto, que se ha pasado al otro bando, un elenco estelar compuesto por habituales y famosos recién llegados.

Dwayne Johnson vuelve a dar vida a Hobbs, el agente de la DSS que deberá reunir a su gente para enfrentarse a Dom e impedir la destrucción del planeta; Michelle Rodriguez como Letty, la lugarteniente que se las sabe todas y cuya misión es hacer sacar a su marido del otro lado; Tyrese Gibson como Roman, un seductor con mucha labia y un encanto que siempre le saca de cualquier apuro; Chris "Ludacris" Bridges como Tej, el brillante técnico y mecánico; Jason Statham como Deckard Shaw, un asesino a sueldo del servicio secreto y que tiene más en común con los enemigos del equipo de Dom de lo que jamás imaginó desde su celda de máxima seguridad; Kurt Russell como el Sr. Don Nadie, el agente federal que no teme salir de los límites de la ley; Nathalie Emmanuel como Ramsey, una hacker genial de cuyo invento quieren apoderarse todos los gobiernos y grupos terroristas del mundo, y Elsa Pataky como Elena, la expolicía de Río de Janeiro y actual agente de la DSS que se verá obligada a escoger entre lo imposible para salvar a sus seres queridos.

Además de Charlize Theron, que interpreta a una enigmática persona llamada Cipher, la ciberterrorista más peligrosa del mundo de la que Dom se ha enamorado, la saga da la bienvenida a actores como Scott Eastwood en el papel de Eric Reisner, el protegido del Sr. Don Nadie, también llamado Pequeño Don Nadie, y la oscarizada Helen Mirren, una de las mujeres más misteriosas que jamás ha aparecido en la saga.

Fast & Furious 7 fue la culminación con una gran carga emocional de la querida franquicia. No solo los productores y el director querían homenajear el legado de Paul Walker, la persona que simbolizaba el corazón de la película, sino también a la chispa que la primera The Fast and the Furious: A todo gas encendió entre el público hace ahora más de 15 años y que se vuelve a encender con una nueva generación de seguidores.

El final del rodaje y la gira de promoción por todo el mundo fueron agotadores porque todos se entregaron totalmente. Y entonces surgió la inevitable pregunta: ¿Realmente iba a ser el final de la saga?

Ante la decisión de seguir o acabar con la franquicia, los productores Neal H. Moritz y Vin Diesel, el guionista Chris Morgan, los ejecutivos de Universal Pictures y los actores se pararon a reflexionar muy seriamente sobre el siguiente paso que debían dar. La familia de Fast & Furious estaba de luto y a la mayoría no se le ocurría una razón que justificase seguir con la saga. Los amantes del riesgo y de la velocidad del este de Los Ángeles capaces de burlar a la ley habían alcanzado la fama internacional con sus atrevidos e inimaginables golpes, y de paso habían perdido amigos y ganado enemigos en el camino. Pero eso sí, estaban decididos a ser fieles a sus raíces.

Los productores estaban convencidos de que debían hacer algo completamente diferente si la serie iba a seguir adelante. Cuando por fin se decidió que la franquicia tenía más historias que ofrecer, optaron por arriesgarse y tomar un camino totalmente inesperado. La sorpresa para el fiel club de fans de la saga sería mayúscula. Desde la primera entrega, la familia y su unión ha sido la base de la historia, pero esta condición fundamental se pondría a prueba.

"Solo estaba dispuesto a seguir adelante con la saga si construíamos juntos la mejor trilogía final en honor al legado de nuestro hermano Paul y de Universal, que nos ha apoyado durante todos estos años", explica Vin Diesel, productor de la saga desde Fast & Furious: Aún más rápido. "Con Fast & Furious 7 no solo nos centramos en hacer la mejor entrega de todas, sino en honrar lo que representaba. La clave del siguiente capítulo reside en poner a prueba los temas centrales de todas las películas hasta la fecha, y hacerlo de forma convincente y entretenida".

El guionista Chris Morgan vuelve por sexta vez a la franquicia y también es uno de los productores ejecutivos. En su papel de arquitecto de la serie, del que diseña e inventa los múltiples acontecimientos de la historia, este capítulo le planteó las mayores dificultades hasta ahora. Incluso puede decirse que representó una auténtica hazaña para el guionista.

"En realidad, Fast & Furious 8 trata de las consecuencias de un instante de enorme importancia que cambia todo lo que uno cree. ¿Qué ocurre cuando el patriarca, el hombre que defiende a la familia a capa y a espada, da la espalda a los suyos? ¿Qué ocurre si se pasa al otro bando? ¿Cómo puede una familia alzarse contra un hermano? Era un tema único y algo aterrador", reconoce Chris Morgan. "El dramatismo es tremendo y nos proporcionó la razón que buscábamos para seguir adelante".

No cabe duda de que la premisa era atrevida. Una vez que Chris Morgan, Neil H. Moritz y Vin Diesel tuvieron claros los puntos principales de la historia, se dieron cuenta de que podían lanzarse en una nueva dirección con una historia absorbente sin perder ese espíritu "fuera de la ley" que tanto atrae a los seguidores.

"Siempre me asombra que seamos capaces de desarrollar y mantener esa línea borrosa entre el bueno y el malo en esta serie", comenta el productor Neil H. Moritz. "Todos los personajes, los antiguos o los nuevos, han escogido caminos diferentes. Nunca empezamos un capítulo con ideas preconcebidas de lo que deberían hacer o de cómo deberían ser, por eso crecen de forma orgánica en cada película. Nos llena de satisfacción descubrir la cantidad de lugares a los que pueden ir. Y eso es parte de lo que gusta a los espectadores; quieren a los personajes, pero nunca saben realmente cómo van a reaccionar".

Con cada nueva entrega, Neil H. Moritz y Vin Diesel, además de mantener al público en tensión, quieren que se divierta con lo más inesperado. Una de las condiciones indispensables siempre ha sido encontrar a un director que dé lo mejor a todos los niveles y que respete la voz de cada uno de los personajes. Justin Lin sentó las bases para cuatro capítulos realmente memorables al dar una nueva dirección a A todo gas: Tokyo Race. Y James Wan no se quedó atrás con la memorable Fast & Furious 7, que batió todos los récords de taquilla.

Y ahora es el turno de F. Gary Gray, un cineasta conocido por su versatilidad y que tiene en su haber la aclamada biografía Straight Outta Compton, los thrillers El negociador y The Italian Job, la comedia de culto Friday, entre muchas otras. Proyectos que no tienen nada que ver uno con otro, pero es lo que gusta a F. Gary Gray.

El realizador reconoce que le atraen los proyectos complicados. Cuando se le ofreció la posibilidad de dirigir un capítulo de una de las mayores franquicias de Universal, F. Gary Gray se sintió intrigado. Inmediatamente empezó a buscar el gancho que le inspirara y ofreciera un reto. "Un artista siempre irá más lejos cuando se le presenta un desafío, y esta película representaba un gran desafío", explica el cineasta. "Desde un principio quise aportar algo nuevo a la saga. Para mí, todo empieza con la historia, y ésta es completamente diferente. No se parece en nada a lo que hemos visto en las entregas de Fast & Furious".

Estaba decidido a llevar la saga en una nueva y fascinante dirección. Además de aportar ideas innovadoras que encajaban con el estilo visual, F. Gary Gray ya había trabajado con muchos miembros del reparto. Por ejemplo, dirigió a Vin Diesel en el thriller de acción Diablo, a Jason Statham y a Charlize Theron en The Italian Job, y a Dwayne Johnson en Be Cool. Aparte de eso, conoce bien a Tyrese Gibson y a Chris "Ludacris" Bridges por verse a menudo en fiestas de la industria y por sus comienzos profesionales como director de videoclips y anuncios.

El rodaje de Fast & Furious 8 empezó a principios de la primavera de 2016 con dos unidades rodando en países muy alejados, Cuba e Islandia. Algunos decorados adicionales para la nueva entrega de la saga serían Atlanta, Nueva York y Cincinnati, todos inéditos hasta ahora, y perfectos para servir de telón de fondo a la acción desbordante y al dramatismo esperado por los seguidores.

Los productores consideraban una obligación rodar parte de la película en Nueva York; la ciudad forma parte del ADN de la saga. Todo empezó en 1998 con el artículo "Racer X", publicado por la revista Vibe, en el que se hablaba de carreras callejeras ilegales. El productor Neil H. Moritz se hizo con los derechos inmediatamente y empezó a trabajar para trasladar la idea a Los Ángeles. Así nació una de las franquicias más rentables de Universal Pictures.

Para Vin Diesel, nacido en Nueva York, filmar en la Gran Manzana significa mucho más. "Siempre soñé con llevar Fast & Furious a Nueva York y con que nuestros personajes pisaran el lugar donde empezó todo con el artículo de Vibe acerca de las carreras ilegales organizadas por dominicanos. Nueva York es el perfecto telón de fondo para la película; la secuencia de acción que se desarrolla en la ciudad será difícil de superar. Es asombrosa, nadie se lo espera".

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © One Race Films, Perfect World Pictures, Universal Pictures. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2006, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista Thesauro Cultural (The Cult), un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las nuevas tecnologías de la información.

Desde 2015, Thesauro Cultural sirve de plataforma a una iniciativa más amplia, conCiencia Cultural, concebida como una entidad sin ánimo de lucro que promueve el acercamiento entre las humanidades y el saber científico, tanto en el entorno educativo como en el conjunto de la sociedad.

logonegrolibros

  • Un poema de Louise Labé
    Escrito por
    Un poema de Louise Labé Louise Labé nació en Lyon entre 1520 et 1525. Su padre se preocupó de que recibiera una completa educación, cosa poco habitual en aquella época, y más tratándose de la hija de un cordelero, que,…
  • Adentro y afuera
    Escrito por
    Adentro y afuera Una semanita en París. Aprovecho para revisitar los lugares proustianos. El pueblo de Illiers (hoy también, Combray, como en la novela) me recuerda a un modesto barrio de Buenos Aires, Villa del Parque, Proust iba…
  • El experimento de Facebook
    El experimento de Facebook Las redes sociales virtuales, como Facebook y Twitter, son herramientas que nunca antes habían existido en la historia humana. Resulta natural que apenas estemos descubriendo su verdadero poder y alcance, y aprendiendo a…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Un verdadero tratado mágico
    Escrito por
    Un verdadero tratado mágico Pues aquí tenéis una Steganographia manuscrita, conservada en la Biblioteca Nacional de Madrid. Basada, según se dice en la portada, en la obra homónima del abad Tritemio, el célebre Johannes Trithemius, abad de Sponheim, uno…

Cartelera

Cine clásico

  • Cine del pasado
    Escrito por
    Cine del pasado Martes tarde. Debo entregar el artículo de los miércoles. No tengo nada y, lo que es peor, no tengo excusa. Vivo en un estado de resaca permanente y eso que no bebo. Lo bueno de…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El guateque eterno de Alfonso Santisteban
    Escrito por
    El guateque eterno de Alfonso Santisteban A lo largo de su prolífica trayectoria, el compositor y arreglista Alfonso Santisteban recibió muy diversas influencias en su trabajo, desde el jazz y el soul hasta la música brasileña. Estos sonidos de Brasil, que…
  • Fiorenza Cedolins, pucciniana
    Escrito por
    Fiorenza Cedolins, pucciniana Adelantándose al ciento cincuenta aniversario del nacimiento de Giacomo Puccini, la soprano Fiorenza Cedolins y el director de orquesta Giuliano Carella se reunieron en marzo de 2006 en el Teatro del Giglio de Lucca, situado…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Antilocapra americana
    Escrito por
    Antilocapra americana Grandes velocistas han dejado huella en el legado de la humanidad, desde esa leyenda viva que es Carl Lewis a otros mitos como Ben Johnson o Florence Griffith, sin olvidar al insuperable Usain Bolt. Sin…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC