Crítica. "El Juego de Ender" (2013). Space opera antimilitarista

Es así de sencillo: una civilización alienígena, los Insectores, ataca con fuerza devastadora la tierra. Un piloto humano, Mazer Rackham, ejecuta una maniobra suicida y destruye la nave nodriza de los invasores. El balance postbélico es devastador. Millones de muertos y el mundo en ruinas son motivo suficiente para que la Flota Internacional desarrolle un programa especial de combate, diseñado para evitar una segunda invasión.

De acuerdo con ese programa de defensa, niños con habilidades especiales son seleccionados y adiestrados como cadetes para convertirse en la vanguardia militar frente a los Insectores.

Buena parte del metraje de El juego de Ender se centra en la compleja relación que se establece entre el coronel Hyrum Graff (Harrison Ford), la psicóloga Gwen Anderson (Viola Davis) y el preadolescente Ender Wiggin (Asa Butterfield), un chico que se desenvuelve con una intuición natural prodigiosa, frío cuando hace falta y bien dotado para la estrategia.

La posibilidad de que Ender se convierta en el nuevo Comandante en Jefe de la Flota Internacional flota en el aire desde el momento en que un trasbordador espacial le conduce hasta la Escuela de Guerra.

Aunque el sudafricano Gavin Hood, responsable de títulos como Expediente Anwar y X-Men orígenes. Lobezno, solo tiene reputación de artesano, lo cierto es que se maneja con soltura en esta película, que en principio se presenta como una space opera, y que sin embargo, podemos interpretar como un drama adolescente –una historia de crecimiento y superación– rematada con ingredientes de alegoría antibélica.

Con una parafernalia de efectos digitales más que aceptable, El juego de Ender está narrada con tanta corrección como falta de ímpetu. Por eso mismo, no defrauda, pero tampoco llega a provocar entusiasmo.

Por destacar un aspecto muy positivo, me quedo con la impecable interpretación de Butterfield, bien secundado por Ford y Davis. Menos intenso, Ben Kingsley realiza una intervención casi episódica en la que toda la fuerza recae sobre su llamativo maquillaje maorí.

Los lectores más partidarios de la novela de Orson Scott Card en la que se inspira la cinta probablemente se sientan defraudados ante la obvia simplificación del texto original, sobre todo en lo que se refiere a los dos hermanos de Ender, Peter Wiggin (Jimmy Pinchak) y Valentine (Abigail Breslin).

Lo mismo cabe decir sobre el tramo final de la novela, que se traduce en imágenes con eficacia pero, asimismo, con excesiva premura.

Desde que en 1985 publicó la primera versión de su libro, Orson Scott Card ha desoído los cantos de sirena de Hollywood. Decidido a mantener el control artístico sobre esta adaptación cinematográfica, el escritor ha participado en la escritura de un guión en el que también han dejado su impronta, en distinta medida, el propio Hood, David Benioff, D. B. Weiss y Wolfgang Petersen, que en un principio iba a ser el realizador del film.

Les cuento esto porque las infidelidades a la obra original, que no son tantas ni tan graves, han sido bendecidas por el padre de la criatura.

Sinopsis

Un extraordinario chico superdotado de 12 años recibe la preparación necesaria para convertirse en el líder militar definitivo de las fuerzas armadas de la Tierra en El juego de Ender, la esperada adaptación para la gran pantalla de la clásica novela de ciencia ficción ganadora de los premios Hugo y Nebula.

Tras sobrevivir a un devastador ataque de una temible raza alienígena conocida como los insectores, los habitantes de la Tierra han pasado años preparándose para su previsible regreso a base de criar a una nueva generación de niños superdotados a los que instruyen para la guerra. Los jóvenes más inteligentes y brillantes del planeta son reclutados para asistir a la Escuela de Batalla, una estación espacial en órbita, donde compiten por tener la oportunidad de convertirse en comandante de las Fuerzas Internacionales. Valiéndose de sofisticadas simulaciones por ordenador y de rigurosos ejercicios parecidos a juegos, se preparan sumidos en un ambiente de gran violencia e intensa competitividad, sabiendo que únicamente uno de ellos podrá dirigir a todos los demás.

Ender Wiggin (Asa Butterfield) es un caso excepcional, incluso entre sus compañeros, ya de por sí extraordinarios. Su particular combinación de inteligencia, empatía y brillantez estratégica hacen que destaque en su clase y en la Sala de Batalla, un terreno de juego a gravedad cero, donde se disputan partidas de juegos futuristas con pistolas láser, que permiten poner a prueba las aptitudes físicas y estratégicas de los reclutas. Sin embargo, los singulares dones de Ender despiertan la envidia de sus compañeros, y el comandante de la escuela, el coronel Hyrum Graff (Harrison Ford), distancia deliberadamente a Ender de los demás niños para poner a punto sus propias habilidades de liderazgo.

Aunque en un primer momento Ender sea un marginado, su prodigiosa comprensión de la naturaleza humana le permitirá ir formando poco a poco una coalición entre sus semejantes, y no tardará en ascender, para ingresar en la Escuela de Alto Mando, situada en un lejano planeta.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © 2013 Lurtzman Orci Paper Products, Odd Lot Entertainment y Summit Entertainment. Cortesía de eOne Films Spain. Reservados todos los derechos.

 

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2006, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista Thesauro Cultural (The Cult), un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las nuevas tecnologías de la información.

Desde 2015, Thesauro Cultural sirve de plataforma a una iniciativa más amplia, conCiencia Cultural, concebida como una entidad sin ánimo de lucro que promueve el acercamiento entre las humanidades y el saber científico, tanto en el entorno educativo como en el conjunto de la sociedad.

logonegrolibros

  • Cómo ser infiel a un autor
    Escrito por
    Cómo ser infiel a un autor Cuando leí en 2006 El nuevo pensamiento, un libro dedicado a Franz Rosenzweig, me quedé con la sensación de que había ideas muy interesantes pero que era necesario ser infiel a Rosenzweig, a sus verdaderos deseos…
  • La colección del Museo Thyssen-Bornemisza
    Escrito por
    La colección del Museo Thyssen-Bornemisza Desde su inauguración, el 8 de octubre de 1992, la colección Thyssen completa los agujeros del coleccionismo madrileño. Si bien Madrid es una de las ciudades mejor dotadas en pintura y escultura, cabe aceptar que…
  • Los nuevos manipuladores de cerebros
    Escrito por
    Los nuevos manipuladores de cerebros Los científicos ya saben cómo mejorar la memoria con fármacos inteligentes, cambiar de estado de ánimo aplicando una corriente sobre el cráneo y encender y apagar circuitos neuronales con rayos de luz. Hay…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • La escritura como terapia clínica
    Escrito por
    La escritura como terapia clínica A principios de año, el novelista Henning Mankell reveló que le habían diagnosticado un cáncer. Casi de inmediato decidió que hablaría sobre su enfermedad en un periódico sueco. Mankell no es el único, sino uno…

Cartelera

Cine clásico

  • Una historia real
    Escrito por
    Una historia real Esta película bien podría catalogarse de cine histórico. Aunque los personajes sean inventados. Aunque los escenarios sean inexistentes. Porque uno de esos personajes guarda un sospechoso parecido con alguien que incendió un continente. Y el…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Paolo Gavanelli: todo un barítono
    Escrito por
    Paolo Gavanelli: todo un barítono Pese a dos Marcellos puccinianos, un Filippo Visconti belliniano y unos verdianos Nabucco, Rigoletto (éste videográfico en el Covent Garden) y Gusmano de Alzira, Paolo Gavanelli no ha encontrado aún en la discografía un reflejo…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC