Crítica: "El destino de Júpiter" ("Jupiter Ascending", Lana y Andy Wachowski, 2015)

Antes de entrar en materia, quiero enviar un aviso a los cinéfilos y críticos que puedan leer estas líneas: no ha habido película de los hermanos Wachowski que, en mayor o menor grado, no me haya gustado.

Después de que las secuelas de Matrix ‒sí, inferiores e innecesarias, pero con más de un momento brillante‒, la pareja de cineastas ha sido objeto de ninguneo e incluso de bufidos por parte de los listos de turno. Esto es algo que no ha parecido importarles, ya que ellos han seguido realizando un cine arriesgado y original, como ese delirio pop, festivo, experimental y naif  que es Speed Racer, o la agradable y desconcertante El atlas de las nubes.

Con El destino de Júpiter vuelven a conseguir algo que viene a ser una rareza en nuestros días: producir una película de presupuesto holgado que va en contra de “lo que se lleva”. En este caso, nos hallamos, básicamente, ante una fábula tradicional narrada en clave de space opera.

Aunque no es ni remotamente tan aburrida como películas ultrapromocionadas del estilo Crepúsculo o Los Juegos del Hambre, El destino de Júpiter ha recibido un tratamiento muy similar al que mereció John Carter. La de los Wachowski es una película inferior a la de Andrew Stanton, pero su destino ha sido el mismo: llega a las pantallas con una promoción escasa e ineficaz, que refleja la poca fe en el producto que tienen “los señores del dinero”.

Suponemos, tristemente, que todo se debe al miedo por las comparaciones que puedan establecerse entre este film y la reciente y exitosa Los Guardianes de la Galaxia. Causa cierta melancolía que gran parte del público ‒y sobre todo de la crítica‒ desconozca la gran tradición de la space opera ‒desde Flash Gordon (1936) hasta La guerra de las galaxias (1977)‒. Es todo un síntoma que la cultura cinematográfica de numerosos críticos no vaya nunca más allá de recordar el último film que se estrenó de ese género.

Sí, El destino de Júpiter tiene algún punto en común con la película de Marvel, pero también con los cómics de Flash Gordon, la novela Dune (1965) o la saga literaria Los Hombres de la Lente, entre otros miles de historias interplanetarias de ayer y hoy.

La adorable Mila Kunis como protagonista y un diseño de producción exuberante son los puntos fuertes de esta aventura ligera, acaso carente de esa chispa que la haga gozosa o memorable.

Si algo se le puede achacar al film de los Wachowski es que resulta demasiado tímido y no cede al delirio que viene siendo habitual en el cine de los directores.

Hay algún momento aislado notable, como esa orgía en gravedad cero donde intervienen las más diversas especies, o las escenas protagonizadas por abejas o, en especial, una secuencia de burocracia galáctica tan al estilo Terry Gilliam que culmina con la aparición del mismísimo director de Brazil.

La acción de la película es ruidosa y colorida, aunque algo confusa por el exceso de ingredientes digitales, en especial cuando nos ofrece persecuciones y combates en el espacio (ahí sí que tiene un punto en común con Los Guardianes de la Galaxia).

Los Wachowski suelen brillar cuando la acción es principalmente real (las artes marciales de Matrix o la persecución automovilística en Matrix Revolutions), pero tienen al exceso de información visual, y llega un momento en que el cerebro no procesa todo lo que impacta en nuestra retina, como ya demostraron en algunos momentos desbordantes de Speed Racer.

En definitiva, El destino de Júpiter es una película que, afortunadamente, nunca llega a tomarse demasiado en serio a sí misma, y tampoco cae en el extremo opuesto, convirtiéndose en un cúmulo de chistes. En cierto sentido, no deja de ser un entretenimiento vistoso, más bien destinado a espectadoras jóvenes.

Sinopsis

Channing Tatum y Mila Kunis protagonizan El destino de Júpiter, una aventura de acción y ciencia ficción de los directores Lana y Andy Wachowski.

Júpiter Jones (Kunis) nació bajo un cielo estrellado, con numerosos indicios que predecían que estaba destinada a grandes cosas. Una vez adulta, Júpiter sueña con las estrellas, pero se despierta ante la cruda realidad de un trabajo de limpiadora doméstica y una racha interminable de mala suerte. Hasta que Caine (Tatum), cazador exmilitar modificado genéticamente, llega a la Tierra para localizarla, Júpiter no empieza a intuir el destino que le ha estado esperando toda su vida: su firma genética la señala como la sucesora de una extraordinaria estirpe capaz de alterar el equilibrio cósmico.

Channing Tatum (Foxcatcher, Magic Mike) y Mila Kunis (Oz, un mundo de fantasía) encabezan un reparto protagonista en el que también están Sean Bean (la trilogía de El señor de los anillos), el ganador de un Globo de oro y nominado al Oscar®, Eddie Redmayne (La teoría del todo), Douglas Booth (Noah) y Tuppence Middleton (The Imitation Game (Descifrando Enigma).

En el apartado técnico, El destino de Júpiter junta a los hermanos Wachowski con muchos de sus eternos colaboradores, que ya habían trabajado con ellos en El atlas de las nubes. Entre ellos se encuentra el oscarizado director de fotografía John Toll (Braveheart, Leyendas de pasión); el director artístico Hugh Bateup; el editor Alexander Berner; la diseñadora de vestuario Kym Barrett; y el diseñador de maquillaje y peluquería, Jeremy Woodhead. El oscarizado Michael Giacchino (Up) se ha encargado de la banda sonora.

El destino de Júpiter muestra el tipo de efectos de imagen innovadores tan particulares de las películas de los hermanos Wachowski. Dan Glass (Batman Begins, El atlas de las nubes) ha trabajado como supervisor de efectos de imagen, cargo que lleva desempeñando con los hermanos Wachowski desde la trilogía Matrix. Además, John Gaeta, autor de los oscarizados efectos de imagen de Matrix, se ha encargado del diseño de los efectos de imagen.

"Ni me acuerdo de una época en la que la inteligencia alienígena o el potencial inherente a la inmensidad del espacio no nos fascinara", dice Lana Wachowski. "¿A quién no le encantó Cosmos, de Carl Sagan? Y la película 2001: Una odisea del espacio tuvo un impacto muy profundo en nosotros. Pero como contadores de historias, lo que nos entusiasmó de ese potencial era responder a la pregunta: 'Si hay alguien más ahí fuera, y saben de nosotros, ¿por qué no quieren que nosotros sepamos de ellos?'"

Escrita, dirigida y producida por los Wachowski, El destino de Júpiter es ciencia ficción en su concepto, pero incluye elementos de sus otros géneros favoritos. Thriller y epopeya de acción, es también, en esencia, una historia de amor entre dos personas que nunca se habrían encontrado de no ser por un acontecimiento extraordinario que solo puede pasar una vez cada varios siglos, si es que llega a ocurrir: una Recurrencia, un humano nacido con un patrón genético que es una copia exacta de uno que ya ha existido.

"Está tan bien hecho y es tan increíble, y tan divertido", dice Mila Kunis, que interpreta al personaje que da título a la cinta, Júpiter Jones, la involuntaria heredera genética de una familia que, literalmente, gobierna el mundo. "Hay un montón de acción, y una bella historia de amor, y aunque tiene lugar en los escenarios más fantásticos posibles, todo parece muy tangible y real. Además, hay una considerable cantidad de humor mordaz, el cual me encanta".

"Lana y Andy Wachowski crean desde el nivel molecular hasta la extensión del universo", dice Channing Tatum, que da la réplica a Kunis en el papel de Caine Wise, un sabueso profesional enviado a la Tierra por uno de los tres hermanos Abrasax para capturar a Júpiter Jones una vez que su huella y su herencia genéticas han sido verificadas. Caine no conoce la razón de su misión, complicada de inmediato por un grupo de cazarrecompensas resueltos a capturar a Júpiter ellos mismos, a cualquier coste. "Él está intentando averiguar por qué está pasando todo eso, y tiene que tomar una decisión sobre si protegerla o abandonarla", dice Tatum.

Copyright del artículo © Vicente Díaz. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Village Roadshow Pictures, Anarchos Productions, Warner Bros. Pictures. Reservados todos los derechos.

Vicente Díaz

Periodista, crítico de cine y especialista en cultura pop. Es autor de diversos estudios en torno a géneros cinematográficos como el terror y el fantástico. Entre sus especialidades figuran la historia del cómic, el folletín y la literatura pulp.

logo200pxtesauro

  • Preguntas frecuentes sobre The Cult (Thesauro Cultural) ¿Qué significa el título de nuestra revista? The Cult es la sigla de Thesauro Cultural. La palabra thēsaurós, en griego, alude a una colección. El latín se apropió del vocablo con el significado…
  • El medio es y no es el mensaje
    Escrito por
    El medio es y no es el mensaje Una buena historia ha de sobrevivir al medio en el que es contada, ha de poder ser traducida a otro medio, pero el medio determina también la forma en la que es contada una historia.…
  • Información y calidad
    Información y calidad Vivimos en la era de la información. Las últimas décadas han traído cambios radicales, y cada vez más acelerados, en la manera en que ésta se genera y se difunde. Hace unos años…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • Las matemáticas de lo real
    Las matemáticas de lo real Las matemáticas son intrigantes. Estudian cosas que no existen en el mundo físico: números, teoremas y demás objetos matemáticos no están hechos de átomos, ni obedecen las leyes de la gravedad o la termodinámica. Sin…
  • The Cult (Thesauro Cultural): el desafío de la tercera cultura El arte y la ciencia en conversación. Esa es la premisa de la que parten los más de 25.000 artículos de The Cult (Thesauro Cultural), la plataforma divulgativa de conCiencia Cultural. Se trata de crear un…

Cartelera

Cine clásico

  • Expiación
    Escrito por
    Expiación Me he resistido a escribir de esta película. La historia del cine no se ha puesto de acuerdo sobre ella. Hay quien considera a Esplendor en la hierba un drama mediocre con un puñado de…

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El verismo agresivo de Giordano
    Escrito por
    El verismo agresivo de Giordano Como no hay tenor que deje pasar por alto (si sus medios se lo permiten y, a veces, sin esta posibilidad) el cantar Andrea Chénier, ni ninguna soprano-actriz, auténtica o pretendida, pierde por su parte…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

  • Baptistina y los dinosaurios
    Escrito por
    Baptistina y los dinosaurios "Nada importa morir, pero el no vivir es horrible" (Víctor Hugo, Los Miserables) La noche del 9 de septiembre de 1890 fue muy productiva para Auguste Honoré Charlois. El joven astrónomo francés observó en aquella…

bannernewsletter1