Crítica: “El desconocido” (Dani de la Torre, 2015)

La rutina diaria de Carlos, ejecutivo bancario, se ve alterada de forma irremediable cuando, al llevar a sus hijos al colegio en el coche, recibe una llamada de teléfono de un desconocido que le exige el traspaso a su cuenta de una importante cantidad de dinero. Lo extraño es que esa cantidad ha de salir de los propios ahorros de Carlos y de los fondos del banco en el que trabaja. La amenaza tiene tintes dramáticos pues el desconocido afirma que en el coche hay una bomba que estallará si alguno de sus tres ocupantes se baja.

La ciudad de La Coruña, hermosa y gélida, con ese tono gris que la envuelve en una neblina tenue y poética, es el escenario sabiamente elegido para desarrollar la acción de este thriller que, en su planteamiento inicial, puede recordarnos otras películas con teléfono de por medio. La ecuación bomba-vehículo-llamada telefónica funciona en el cine y así lo demuestran Speed (Jan de Bont, 1994), Última llamada (Joel Schumacher, 2002) y Cellular (David R. Ellis, 2004).

Una factura impecable, unos medios técnicos bien aprovechados, un ritmo narrativo ágil y sin apenas caídas y unas interpretaciones sobresalientes, son los elementos que sostienen la película. Esa montaña rusa al borde del mar mantiene al espectador en sus asientos y el rostro cambiante y expresivo de Carlos (Luis Tosar) es el hilo conductor de la acción. Sus lágrimas, gritos, exclamaciones… su desesperación, sus palabras, su impotencia, acotan el desarrollo del guión que únicamente cojea por el empeño de nuestros cineastas de asignarle una moraleja a cada película. Eso añade dos elementos innecesarios, el reduccionismo y el adoctrinamiento, aditamentos ambos innecesarios en el cine, donde se puede sugerir más que catequizar, y con mayor fortuna, desde luego.

El novel Dani de la Torre dirige la película con mano firme y el montaje logra milagrosas escenas claustrofóbicas, angustiosas y con una considerable descarga de adrenalina. La tensión se mantiene y la historia transcurre, al menos durante sus dos terceras partes, en una secuencia lógica y sin agujeros. Es verdad que, en su último tramo, la cosa tiene altibajos considerables, producto, sobre todo, de un desenlace algo forzado, que le resta dramatismo y le añade algo de previsibilidad.

Los intérpretes ofrecen una amplia gama de actuaciones. Desde luego, es imposible no destacar el trabajo de Luis Tosar, omnipresente en el desarrollo, hilo conductor y conductor del coche que está a punto de estallar. A continuación, el trabajo de Elvira Mínguez, actriz bellísima, plena de registros y, por ello mismo, merecedora de papeles de más enjundia. Su rostro tiene una extraña expresividad y una fotogenia admirable. No obstante, el papel de jefa de artificieros que asume aquí tiene una significación especial. Es la única persona de la historia que observa, reflexiona y concluye usando una inteligencia y una clarividencias providenciales. El hecho de que sea una mujer añade, quizá, un elemento más a la ideología que se trasluce en el guión.

Cabe destacar el debut de la jovencita Paula del Río, muy aceptable a pesar de cierto histrionismo que parece inseparable de nuestros actores muy jóvenes y, sobre todo, Javier Gutiérrez quien, desde el “Satur” de Águila Roja ha ido enhebrando una carrera plena de aciertos. La presencia episódica de Goya Toledo no añade nada; es más, siempre me pregunto qué extraña razón la hace aparecer continuamente en el cine español como la esposa anodina y poco natural de los protagonistas.

El conjunto actoral se completa con Fernando Cayo, un policía algo presuntuoso y con Marco Ruiz, el otro niño, que ejecuta con dignidad un papel muy dado a caer en la exageración.

El cine español parece decidido a no quedarse anclado en las evocaciones de la guerra civil o en cierto costumbrismo que ya parece agotado. Sus intentos por ampliar el registro de los géneros que toca son muy estimables. Desde La caja 507, por ejemplo, a El Niño, el interés del público y, por tanto, el taquillaje, han ido confirmando que la gente está dispuesta a ver películas patrias cuando estas sean interesantes, estén bien hechas y aseguren un buen rato de diversión, que es una condición inevitable del Séptimo Arte. Porque el cine no es una clase de filosofía oriental sino una manera de disfrutar con un espectáculo total. Nada menos.

El desconocido se construye sobre el guión, bastante esquemático y a veces falto de pulso, de Alberto Marini. La música es de Manuel Riveiro y tiene momentos brillantes, aunque en otros pasa desapercibida, ya que el sonido no es uno de los logros técnicos de la película. Mucho mejor me parece la fotografía de Josu Incháustegui, que hace lucir a la ciudad de La Coruña, su trazado urbano y su puerto, con gran elegancia y lirismo, contrapunto adecuado a la tragedia que se está desarrollando dentro de ese vehículo que la recorre.

Hagamos una apuesta: habrá premios para Tosar y Mínguez.

Sinopsis

Carlos, ejecutivo de banca, comienza su mañana rutinaria llevando a sus hijos al colegio, algo excepcional de lo que suele encargarse habitualmente su mujer.

Cuando arranca su coche, recibe una llamada de alguien que, si bien es un completo desconocido para Carlos, en realidad sabe todo sobre él.

Esta persona le anuncia que tiene una bomba debajo de su asiento y le comunica que tiene apenas unas horas para reunir una elevada cantidad de dinero. Si no lo consigue, su coche volará por los aires.

El director gallego Dani de la Torre cuenta con una amplia experiencia como cortometrajista y realizador para televisión (Mar Libre) y con El desconocido debuta como director de largometraje. Protagonizada por Luis Tosar, completan el reparto entre otros Goya Toledo, Javier Gutiérrez, Elvira Mínguez, Fernando Cayo, Antonio Mourelos, Ricardo de Barreiro, María Mera y Luis Zahera.

Notas del director

"¿Qué seríamos capaces de hacer ante la amenaza de perderlo todo? Casa, éxito, trabajo, familia. Ante la posibilidad de quedarnos solos. Completamente solos ¿Qué seríamos capaces de hacer por tenerlo todo? Un buen trabajo, éxito social, una casa preciosa, una familia feliz. Precisamente esa línea es el motor de esta película, ese tránsito, esas decisiones que se toman a diario pensando en el propio beneficio sin valorar, o sin importar si van en detrimento de otros.

El desconocido es la historia de Carlos, director de una sucursal bancaria, bueno en su trabajo, quizás el mejor. Con sus decisiones y tesón, el Banco ganaba dinero y él crecía en prestigio. Decisiones que hicieron ricos a unos pocos y perjudicaron a muchos otros. Pero en la vida, unos ganan, otros pierden, unos engañan, otros confían, al final cada uno a lo suyo, todo pasa y cae en el olvido.

El desconocido es una película que cuenta la historia de una venganza. En la que el verdugo es víctima y la victima es verdugo.

Un día normal, Carlos lleva a sus hijos al colegio y recibe una llamada de un desconocido. Y todo cambia. La voz le dice que bajo sus asientos hay una bomba y que o le da una elevada cantidad de dinero o la hará explotar.

El desconocido es un thriller inquietante, trepidante, en el que no hay respiro, no hay concesiones, no hay tiempo. Una montaña rusa de sensaciones encontradas, de decisiones precipitadas, de emociones, en la que todos los segundos son vitales. Una historia que te atrapará y te subirá a ese coche donde la lucha por vivir es lo único que importa.

En El desconocido hemos creado una apasionante road movie por la ciudad que catapultó a un hombre a conseguir todos sus objetivos vitales y profesionales, y que ahora se vuelve en su contra y amenaza con destruir su vida y la de sus hijos.

En mar, el viento, la lluvia, el sol, unido al latir del corazón de una ciudad que se despierta y que empuja el coche en el que nuestros protagonistas ahogan sus últimas opciones, nos ayudan a configurar una atmósfera única, bien tejida con los engranajes de una historia que espero no dejé a nadie indiferente. Mi deseo es que el espectador viaje dentro de ese coche y que no lo olvide".

Copyright del artículo © Catalina León Benítez. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Atresmedia Cine, La Ferme! Productions, Televisión de Galicia (TVG), Vaca Films. Cortesía de Warner Bros. Pictures España.

Caty León

Gaditana de nacimiento y crianza; trianera de vocación. Lectora y cinéfila. Profesora de Geografía e Historia y de Orientación Educativa. Directora del IES Néstor Almendros de Tomares (2001/2012). Como experta en organización escolar he publicado los libros La secretaría. Organización y funcionamiento y El centro educativo. Función directiva y áreas de trabajo, artículos en prensa (ABC: 12, 3, 4) y revistas especializadas, así como ponencias en cursos y jornadas.

En noviembre de 2009 recibí la medalla de oro al Mérito Educativo en Andalucía. En 2015 he obtenido el Premio “Antonio Domínguez Ortiz” por la coautoría del trabajo Usos educativos de la robótica. Una casa inteligente.

En el ámbito flamenco he publicado decenas de artículos en revistas como Sevilla Flamenca, El Olivo, Alboreá y Litoral, sobre el flamenco y las artes plásticas, la mujer y el flamenco, entre otras temáticas, así como varios libros, entre los que destacaría la primera incursión en la enseñanza escolar del flamenco, Didáctica del Flamenco, mi libro sobre El Flamenco en Cádiz y el ensayo biográfico Manolo Caracol. Cante y pasión (ver reseña en ABC), así como mi investigación sobre la Noticia histórica del flamenco en Triana. Conferencias, jornadas, jurados, cursos de formación, completan mi dedicación al flamenco. En 2015 he sido galardonada con el Premio de Honor “Flamenco en el aula” de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Por último, la literatura es mi territorio menos público pero más sentido. Relatos, microrrelatos, cuentos, poemas y una novela inédita Tuyo es mi corazón. I Premio de Relatos sobre la mujer del Ayuntamiento de Tomares, en su primera edición. Premio de Cuentos Infantiles de EMASESA en 2015 por Hanna y la rosa del Cairo.

En mi blog Una isla de papel hay un poco de todo esto.

Sitio Web: unaisladepapeles.blogspot.com.es/

Social Profiles

logonegrofinal0

Erik Shoemaker, CC

  • Los cortes de la navaja de Occam
    Escrito por
    Los cortes de la navaja de Occam La navaja de Occam es una de esas imágenes filosóficas que se usan una y otra vez para resolver disputas teóricas. Creo que casi siempre se emplea mal, y más desde que se ha convertido…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • Big Brother versus los clones
    Big Brother versus los clones La palabra utopía significa "en ningún lugar". Se usa para describir una visión optimista del futuro que pa rece irrealizable. Lo contrario de una utopía es una distopía: la visión de un futuro terrible. El…
  • Terenci y la botánica
    Escrito por
    Terenci y la botánica "Has reunido alrededor de tí las más raras plantas que crecen en suelo francés... al tiempo que las inspeccionamos en los bellos jardines de Malmaison, un impresionante recuerdo de las conquistas de tu ilustre marido..."…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • En la orquesta de Grieg
    Escrito por
    En la orquesta de Grieg De las varias habilidades compositivas de Grieg, la orquesta no es la menor. Por eso, y no porque estemos ante páginas olvidadas, vale especialmente esta integral que ofrece sus primeros dos capítulos. Repasar al Grieg…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

  • Los animálculos de Leeuwenhoek
    Escrito por
    Los animálculos de Leeuwenhoek Para la mayoría de las personas el agua estancada en una poza es un objeto de muy poco interés. Sin embargo, para las mentes curiosas una sola gota de agua puede constituir un auténtico microcosmos,…

bannernewsletter1