Crítica de "Un método peligroso" (2011)

Un metodo peligroso critica

Allá por mediados de los ochenta, el dramaturgo, guionista y director de cine Christopher Hampton comenzó a recopilar material para un posible guion sobre los primeros pasos del psicoanálisis. Finalmente todo este trabajo cristalizó unos cuantos años más tarde en una obra teatral que trasladaba a los escenarios las tortuosas relaciones entre Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis, Carl Jung, un doctor en los inicios de su carrera fascinado por las posibilidades que abre este método revolucionario y Sabina Spielrein, una mujer brillante que desempeñaría un papel fundamental en el desarrollo de las teorías psicoanalíticas. The Talking Cure se estrenó en las tablas londinenses a finales de 2002 con Dominic Rowan¹, Ralph Fiennes y Jodhi May interpretando respectivamente a los tres personajes principales.

La nueva película de David Cronenberg Un método peligroso (A Dangerous Method, 2011) ha supuesto la recuperación de la concepción cinematográfica inicial de ese proyecto. Y es que, atraído por la historia, el cineasta canadiense encargó a Hampton la adaptación de su propia obra de teatro. Finalmente el título de rodaje, The Talking Cure –el mismo que el del original–, fue reemplazado por el definitivo en alusión al libro de John Kerr A Most Dangerous Method: The Story of Jung, Freud and Sabina Spielrein (1993), que había supuesto a su vez la principal fuente de inspiración (y de documentación) del autor británico.

La acción, que arranca en Zúrich en 1904, ilustra los coqueteos de Jung (Michael Fassbender) con el psicoanálisis. El prometedor médico, que por aquel entonces apenas iniciaba su carrera profesional en el Hospital Psiquiátrico de Burghölzli, experimenta con las nuevas técnicas empleando como conejillo de Indias a Sabina Spielrein (Keira Knightley), una joven rusa de origen judío aquejada de una profunda neurosis. Atraída al tiempo que asqueada por la humillación –en lo que tiene mucho que ver una infancia marcada por el maltrato paterno y la represión sexual–, Sabina parece buscar el dolor físico, experimentado como placentero, como mecanismo para exorcizar el dolor psicológico, sintiéndose por ello "vil, sucia y corrupta".

Acicateado por los descubrimientos y progresos en el caso de Sabina, Jung se decide a entablar contacto con Freud, un personaje ofrecido inicialmente a Christoph Waltz –una jugosa oferta que el austriaco tuvo que rechazar por problemas de agenda– y finalmente interpretado por Viggo Mortensen.

Un metodo peligroso

Un método peligroso testimonia la lucha de fuerzas entre estos popes de la psicología y la mujer que sirvió tanto de nexo de unión como de catalizador de su ruptura. Una mujer que fue más allá de su rol de paciente (curada) convirtiéndose en amante y colega de Jung, aunque sus importantes contribuciones como psicoanalista no hayan sido reconocidas hasta 1977, año en que se descubrieron el diario y la correspondencia que mantuvo con los dos hombres².

Obra elegante y contenida, Un método peligroso aborda –en palabras de su director– "las discrepancias emocionales" de este "extraño ménage à trois" en el marco de una sociedad "ensombrecida por la cercanía de la I Guerra Mundial" que anticipa la ola de antisemitismo que más tarde asolaría Europa. Un triángulo de cariz intelectual y erótico –el componente sexual se halla indisolublemente trenzado en la trama– ampliado a pentágono en virtud de otros dos personajes menores pero de importancia vital: Emma (Sarah Gadon), la sumisa y adinerada esposa de Jung y el también psicoanalista Otto Gross (Vincent Cassel), un malogrado discípulo de Freud ingresado como paciente en Burghölzli. Este médico bohemio, de modos donjuanescos y evidentes adicciones, seguidor de una única máxima –"Nunca reprimas nada"–, actuará como una figura tentadora para Jung, propiciando el ascenso de sus demonios interiores.

A partir del poderoso combate dialéctico entre Freud y Jung –del que no se desdeña su vertiente epistolar–, Cronenberg nos deleita con una historia exquisitamente seductora que, a la postre, le sirve como excusa para explorar las turbulencias internas de sus protagonistas –y, por extensión, de todo ser humano– reflejando "lo que debió significar estar atrapados por sus ataduras mentales y físicas y, al mismo tiempo, liberarse". Una liberación que, en el caso de Jung, incluye la rebelión contra "la infalible figura paterna" en la que se había convertido Freud. Concediendo una atención maniática a los detalles, Un método peligroso apuntará este parricidio simbólico retratando a ambos, discípulo y maestro, ante una de las numerosas esfinges que custodian los jardines de los palacios vieneses de Belvedere.

Un método peligroso

Subyugado por el misticismo ario, Jung rechazará el materialismo freudiano. Elevado a la categoría de obsesivo y contradictorio (anti)héroe cronenbergiano, tratará de trascender las servidumbres de la carne proclamando la posibilidad del sujeto de reinventarse a través de la mente. Un método peligroso subraya, en un plano más psíquico que biológico –alejado solo en apariencia de los desvaríos cárnicos de trabajos como Cromosoma 3 (The Brood, 1979) o Videodrome (1983)–, la dupla recurrente de la filmografía del canadiense: la naturaleza monstruosa del sexo enfrentada a una razón enferma que, en última instancia, remite a la lucha incesante entre el cuerpo y la mente.

¹ Los pases de prensa de The Talking Cure comenzaron a partir del 6 de diciembre de 2002, pero Jimmy Hazeldine, que hacía las veces de Freud, enfermó y tuvo que ser hospitalizado. Finalmente el actor, de 55 años, falleció el 17 de diciembre. Dominic Rowan, Bill Paterson y John Carlisle fueron sustitutos ocasionales hasta que el papel fue asignado definitivamente al primero, a pesar de su juventud y de hacer doblete en la obra (también interpretaba el personaje de Otto Gross).

² En 2002 la figura de Sabina fue reivindicada en la coproducción italiana, francesa y británica Prendimi l'anima, un modesto biopic en clave de drama romántico dirigido por Roberto Faenza y protagonizado por Emilia Fox e Iain Glen.

grande4

Copyright del artículo © Lola Clemente Fernández. Reservados todos los derechos.

Copyright de las imágenes © Lago Film, Prospero Pictures y Recorded Picture Company. Cortesía de Universal. Reservados todos los derechos.

Lola Clemente Fernández

Experta en arte, cine y literatura, Mª Dolores Clemente colabora como crítica y articulista en diversos medios de comunicación.

Se licenció en Bellas Artes en el año 2000 y se doctoró en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid en 2006 con la tesis El héroe en el género del western. América vista por sí misma, ganando el premio extraordinario de doctorado. Esta obra fue publicada en 2009 con un prólogo de Eduardo Torres-Dulce.

Ejerce como profesora en la Universidad Internacional de La Rioja

logonegrolibros

  • Kenneth Rexroth, una biografía
    Escrito por
    Kenneth Rexroth, una biografía De Kenneth Rexroth (1905–1982) yo conocía su interés por las culturas china y japonesa y que era una especie de budista de California (que suelen ser los mejores budistas). También sabía que tenía mucha relación…
  • Toulouse-Lautrec y la bailarina
    Escrito por
    Toulouse-Lautrec y la bailarina Toulouse-Lautrec, aunque evoque, con cierta puntualidad, unos ambientes lejanos en el tiempo, parece, como dice el entusiasmo del espectador capaz de entusiasmarse, «recién pintado». No es casual esta reacción. Tal vez porque, precisamente, en ese…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • El microbio con ojos
    El microbio con ojos El ojo humano, con su asombroso diseño de precisión, que se ajusta de forma maravillosa a su función, ha sido siempre el ejemplo preferido de quienes desconfían de la teoría darwiniana de la evolución por selección natural e…
  • He aquí la catástrofe
    Escrito por
    He aquí la catástrofe “¡El Universo perece! ¡He aquí la catástrofe!”. Con estas palabras, de acentos próximos a Plinio, se anunciaba en 1868 la destrucción de Pompeya que daba fin a la ópera Jone, de Errico Petrella. Como podéis…

Cartelera

Cine clásico

  • La película de todas las respuestas
    Escrito por
    La película de todas las respuestas “Yo creo en América…” (Francis Ford Coppola y Mario Puzzo en El padrino, 1972) En una de esas estúpidas clasificaciones sobre ¿Cuál es tu película preferida?, no sé en qué puesto estaría, pero de lo que estoy…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Orff rehace Monteverdi
    Escrito por
    Orff rehace Monteverdi   Los arreglos de Orfeo y el Lamento de Ariadna del compositor bávaro presentan problemas de ejecución, inherentes al hecho de que la mayoría de las partituras conservadas no ofrecen indicaciones precisas en cuanto a…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • La zoología y el conejo de Playboy
    Escrito por
    La zoología y el conejo de Playboy La clasificación zoológica de este conejo tiene, si no un título de nobleza, al menos su tarjeta de visita. ¿Qué es esta criatura? Para la mayor parte de los lectores y de los aficionados al…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC