Crítica de "Un dios salvaje" (2011)

Un dios salvaje

Al tiempo que se suceden los títulos de crédito, una cámara fija situada en un parque testimonia la pelea entre dos niños de once años. Uno de ellos pasa de las palabras a los hechos y atiza al otro en la cara con un palo, un golpe inesperado que deja como resultado dos dientes rotos. A los pocos días, los padres de los dos chavales se reunirán para tratar de limar asperezas, aunque las cosas no saldrán según lo previsto.

Esta es la premisa de la que parte el último trabajo de Roman Polanski, trasposición a la gran pantalla de Le dieu du carnage (2006) de la parisina Yasmina Reza, una exitosa obra de teatro que en España fue llevada a los escenarios en 2008, protagonizada por Maribel Verdú, Aitana Sánchez-Gijón, Antonio Molero y Pere Ponce. Un dios salvaje (Carnage, 2011) ha supuesto asimismo el reencuentro entre ambos autores, desde que allá por los ochenta Reza tradujera para Polanski la adaptación teatral de La metamorfosis de Kafka, obra de Steven Berkoff.

Un dios salvaje

Con un notable guion elaborado al alimón por el director y la dramaturga, la película se revela como un complejo y tragicómico retablo de las miserias y las frustraciones burguesas hijas de nuestro tiempo. Con precisión de cirujano, Un dios salvaje hurga en las neurosis del urbanita, haciendo aflorar las contradicciones y los prejuicios más arraigados (como los relativos a clase y sexo) de la progresía que permanecen ocultos tras una capa de hipocresía y corrección política.

Como sucediera en la obra teatral, Polanski encierra a los cuatro protagonistas en un único escenario, si bien traslada la acción del París original a la ciudad de Nueva York. Los padres del niño agresor, Alan (Christoph Waltz) y Nancy Cowan (Kate Winslet), acudirán la casa de Michael (John C. Reilly) y Penelope Longstreet (Jodie Foster), progenitores de la víctima, para resolver el conflicto de la forma más civilizada posible. Hablando se entiende la gente, o al menos eso es lo que se dice.

Un dios salvaje

Entre esas sofocantes cuatro paredes –concebidas como una suerte de pecera en la que Polanski, y por ende el espectador, asiste divertido, casi burlón, a esta suerte de miniexperimento social–, la cortesía y los ánimos conciliadores cederán pronto el paso a la grosería y a los reproches. La pelea infantil que motivó la reunión será el detonante de una batalla verbal, no por ello menos encarnizada, en la que los protagonistas, con las emociones a flor de piel, vomitarán –a veces literalmente– un rosario de cuentas pendientes y heridas abiertas.

"Yo creo en un dios salvaje. El dios cuya ley ha sido imbatible desde el principio de los tiempos", dirá en un determinado momento el personaje de Christoph Waltz. Y es que, una vez despojados de sus caretas, los asistentes dejarán al descubierto su lado más mezquino, cruel e irracional, pero también su fragilidad y patetismo. En definitiva, su humanidad animal, cárnica, enclaustrada –como el Minotauro en el Laberinto, esa imagen tan del gusto de los surrealistas– tras esa construcción, a veces opresiva, llamada "civilización".

Una pequeña pieza que camufla sus cargas de profundidad tras una aparente sencillez, en la que Polanski viene a sacar –una vez más– el monstruo que todos llevamos dentro, en este caso valiéndose del talento de su cuarteto protagonista, verdaderas bestias pardas en escena.

grande4

Copyright del artículo © Lola Clemente Fernández. Reservados todos los derechos.

Copyright de las imágenes © Guy Ferrandis - SBS Productions. Producción de SBS Productions, SPI Poland, Constantin Film Produktion, Versátil Cinema, France 2 Cinema y Zanagar Films. Cortesía de Alta Classics. Reservados todos los derechos.

Lola Clemente Fernández

Licenciada en Bellas Artes y doctora en Comunicación Audiovisual, Mª Dolores Clemente colabora como crítica y articulista sobre cine.

Ha publicado en revistas académicas y participado en congresos. En su libro El héroe del western: América vista por sí misma (Editorial Complutense, 2009), originalmente su tesis doctoral, presenta los modelos heroicos, la historia y el concepto de identidad nacional de Estados Unidos ocultos tras el cine del western y sus personajes.

Ejerce como profesora en la Universidad Internacional de La Rioja, donde se ha inclinado fundamentalmente hacia el ámbito de la educación artística y de la cultura visual.

logonegrolibros

  • Los filoetimólogos
    Escrito por
    Los filoetimólogos Con la expresión filoetimólogos me refiero a los filósofos que piensan que las cosas se pueden explicar conociendo el origen de la palabra que designa esa cosa. Aunque es cierto que en muchas ocasiones el…
  • ¿Europa?
    Escrito por
    ¿Europa? Como tantas familias de posibles en aquella época argentina, los Borges decidieron pasar una temporada en Europa a comienzos del siglo XX, cuando Jorge Luis y Norah no eran, desde luego, los famosos personajes de…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • El elefante de Maximiliano II
    Escrito por
    El elefante de Maximiliano II En el Kunsthistorisches Museum de Viena se conserva un curiosísimo bajorrelieve del siglo XVI, obra del artista alemán Severin Brachmann, que representa, con toda probabilidad, la primera casa de fieras vienesa, antecedente de los actuales…

Cartelera

Cine clásico

  • Richard Matheson: terror de andar por casa
    Escrito por
    Richard Matheson: terror de andar por casa Menos conocido a nivel popular que otros autores como Stephen King o Ray Bradbury, pero alabado por ambos, Richard Matheson ha sido uno de los escritores clave dentro del género fantástico durante el último siglo.…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • En memoria de Margaret Price
    Escrito por
    En memoria de Margaret Price El 18 de enero de 2011 falleció en su tierra galesa la exquisita Margaret Price. La reciente publicación por parte del sello de la London Philharmonic de un Requiem verdiano del que ella es selecta…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC