Crítica de "The Yellow Sea" (2010)

yellow-sea1

Tras debutar en el cine con la magistral The Chaser (Chugyeogja, 2008), el director Na Hong-jin se sumerge en su segundo trabajo The Yellow Sea (Hwanghae, 2010) en el infierno de las mafias. Una fusión del cine de acción más desquiciado con el thriller y con la denuncia social en la que el realizador surcoreano ha vuelto a contar con la potentísima presencia de los actores Ha Jung-woo y Kim Yun-seok, protagonistas de su primer filme.

Clavando la mirada en la cara más peligrosa y oscura de los territorios fronterizos, la acción de The Yellow Sea arranca en Yanji, una ciudad china pero con una importante proporción de habitantes coreanos en la que la pobreza y las mafias son las notas predominantes. Y es que su cercanía a las fronteras de Corea del Norte, Corea del Sur y Rusia convierten a esta región en un lugar privilegiado en lo que respecta a las actividades comerciales y el turismo, pero también a todo tipo de actividades ilícitas, especialmente el tráfico de inmigrantes ilegales.

La película trata de desenmarañar una intrincada telaraña de crimen, vicio y corrupción tomando como protagonista a Gu-nam (Ha Jung-woo).

Taxista de profesión, contrajo tiempo atrás una importante deuda con la mafia china para poder enviar a su mujer a trabajar a Corea del Sur. Tras pasar una temporada sin recibir de esta ni noticias ni dinero, la vida de Gu-nam transcurre entre la sordidez y el patetismo, marcada por las adicciones al alcohol y al juego, por el inmisericorde acoso de sus acreedores y por un odio cada vez más creciente hacia su cónyuge, a la que imagina de forma recurrente manteniendo relaciones sexuales con otros hombres.

Cuando el peligroso Myun (Kim Yun-seok), un jefe mafioso local, le ofrece una jugosa suma de dinero a cambio de matar a una persona en Seúl, Gu-nam acepta, no tanto para pagar su deuda como para tener la oportunidad de buscar –y castigar– a su esposa.

yellow-sea2

A través del desdichado periplo de su protagonista, The Yellow Sea se introduce en la trastienda de la sociedad surcoreana, incidiendo en males como la proliferación del crimen organizado, la incompetencia de la policía –un tema llevado al paroxismo en The Chaser–, el machismo, el racismo y el maltrato sufrido por los inmigrantes ilegales, en especial los chino-coreanos, denominados despectivamente joseonjok.

Un retrato brutal y descarnado de una humanidad agresiva, casi caníbal, que parece –en palabras de su protagonista– dominada por "una epidemia de rabia" y en la que no queda el más mínimo resquicio para el amor, la ternura o la compasión.

Haciendo uso de una estética realista, a veces mugrienta, que potencia la crudeza y suciedad imperantes –las manchas de sangre, el moho de las paredes, el barro, el óxido, la turbiedad de las aguas–, Na Hong-jin ofrece, como hiciera en su ácida ópera prima, una visión de la naturaleza humana esencialmente perversa, dominada por pecados capitales como la lujuria, la ira y la avaricia. Una propuesta reseñable pero lastrada por un ritmo discontinuo y una trama desigual que avanza a trompicones, vicios narrativos camuflados a duras penas por ingredientes atractivos y poderosos habituales en la cinematografía surcoreana: la desmesura, la violencia explícita y profundamente estetizada, convertida en un fin en sí mismo –la presencia meramente anecdótica de las armas de fuego y el despliegue de un muestrario imposible de armas blancas–, lo imprevisible del azar –que golpea las expectativas del espectador–, el humor negro, negrísimo y una comicidad que roza el slapstick sin desvirtuar por ello una atmósfera de crueldad malsana.

grande3

Copyright del artículo © Lola Clemente Fernández. Reservados todos los derechos.

Copyright de las imágenes © Fox International Productions, Hong Kong Asia Financing Forum y Popcorn Films. Cortesía de Mediatres Estudio SL. Reservados todos los derechos.

Lola Clemente Fernández

Experta en arte, cine y literatura, Mª Dolores Clemente colabora como crítica y articulista en diversos medios de comunicación.

Se licenció en Bellas Artes en el año 2000 y se doctoró en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid en 2006 con la tesis El héroe en el género del western. América vista por sí misma, ganando el premio extraordinario de doctorado. Esta obra fue publicada en 2009 con un prólogo de Eduardo Torres-Dulce.

Ejerce como profesora en la Universidad Internacional de La Rioja

logonegrofinal0

Erik Shoemaker, CC

logonegrociencia

Maneed, CC

  • La dama del abanico y el agua destilada de rosas
    Escrito por
    La dama del abanico y el agua destilada de rosas Una de las pintoras más injustamente desconocidas del siglo XVI es la italiana Sofonisba Anguissola. [Primera acotación: sí, he dicho bien, pintora, acabado en a, femenino singular. Lejos de mí el reclamo feminista: quienes me conocen…

Cartelera

Cine clásico

  • Cantos de sirena
    Cantos de sirena Poseedoras de una magia y de un atractivo sin igual, estos quiméricos híbridos entre doncella y pez han inflamado la imaginación de incontables artistas, si bien en el cine no han disfrutado de la misma…

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

  • "1984" (1949), de George Orwell
    "1984" (1949), de George Orwell Mientras que la ciencia ficción norteamericana apostó en la primera mitad del siglo XX por un tono optimista, orientado hacia el espacio y con vocación escapista (entiéndase esto no como algo necesariamente peyorativo), en Europa…

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • La música atmosférica de Daniel Lanois
    Escrito por
    La música atmosférica de Daniel Lanois Shine es el álbum que graba en 2003 el compositor Daniel Lanois para el sello Anti-. Nos hallamos ante un trabajo que pasa desapercibido para gran parte del público, quizá porque, en esta ocasión, Lanois…
  • La prehistoria de Tchaikovski
    Escrito por
    La prehistoria de Tchaikovski Nada pacíficos fueron los comienzos del operista Tchaikovski. La guerra del caso era íntima y hace a su prehistoria como artista, ya que no como compositor. En efecto, su primera ópera, El voivoda, fue repudiada…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

bannernewsletter1