Crítica de "Moonrise Kingdom" (2012)

Moonrise-Kingdom00

Sobre Moonrise Kingdom ha escrito la crítica párrafos asombrosos. Wes Anderson es un estilista, ya lo sé, y casi ningún periodista dedicado a este negocio se atreverá a discutir que su película es un cuento de hadas lleno de originalidad. Con todo y con eso, también conviene advertir al público que paga su entrada: el cine de Anderson no es plato para todos los gustos, y esa originalidad puede llegar a ser indigesta.

Sigo la trayectoria de este cineasta desde sus inicios. Me irritaron especialmente Academia Rushmore (Rushmore, 1998) y Los Tenenbaums. Una familia de genios (The Royal Tenenbaums, 2001). Pese a sus alardes creativos y su singularidad, tampoco logré encontrarle la gracia a Life Aquatic (2004), una extrañísima comedia inspirada lejanamente en la figura de Jacques Cousteau.

Contra todo pronóstico, me encantó esa rareza que es Viaje a Darjeeling (The Darjeeling Limited, 2007), aunque tampoco le encontré mucho sentido al corto que Anderson añadió al comienzo de este largometraje, Hotel Chevalier.

Moonrise-Kingdom0

Posteriormente, me conquistó Fantástico Sr. Fox (2009) y siento el mismo entusiasmo tras ver Moonrise Kingdom, una cinta muy personal, en la que Anderson modera su tendencia a las marcianadas para centrarse en una historia excéntrica pero encantadora.

No obstante, repito aquí un aviso a navegantes. Esta es la típica película realizada para el público hipster. Es decir, para los amantes de la cultura alternativa, el cine independiente, el fetichismo nostálgico y las gafas de pasta negra.

Esa orientación hipster se advierte en la ambientación de la película –mediados de los sesenta, con una estética inspirada en las pinturas de Norman Rockwell– y en el inteligente surrealismo del relato, cuyo sentido del humor exige la complicidad del espectador.

Moonrise-Kingdom1

A traves de un narrador poco convencional, Bob Balaban, se nos cuenta aquí la historia de amor entre Sam (Jared Gilman), un boy scout huérfano, y Suzy (Kara Hayward), una niña radiante, hija de padres disfuncionales, Walt (Bill Murray) y Laura (Frances McDormand), con los que veranea en un faro.

La huida de los dos enamorados movilizará a las fuerzas vivas de esa isla de Nueva Inglaterra donde transcurre su aventura, empezando por el jefe de scouts Randy Ward (Edward Norton), el sheriff Sharp (Bruce Willis) y la responsable de servicios sociales (Tilda Swinton).

En su estilo ácido y rebuscado, Anderson alude a una forma de hacer cine que también es una forma de ser. En otras palabras, esto es cine de autor, y bajo esa premisa conquistará el corazón de los espectadores que estén dispuestos a sumarse a su juego. El resto es mejor que se abstenga.

grande4

Copyright del artículo © The Cult. Reservados todos los derechos.

Copyright de las imágenes © Studio American Empirical Pictures, Indian Paintbrush, Scott Rudin Productions, Focus Features. Cortesía de Alta Films. Reservados todos los derechos.

logonegrolibros

  • El guionista a la búsqueda del espectador
    Escrito por
    El guionista a la búsqueda del espectador Entre el guionista y el espectador siempre hay demasiada gente: el director, los productores, y los actores, entre muchos otros. Todos simulan no conocer al guionista, especialmente los actores, que repiten sus frases fingiendo que…
  • ¿Quién habrá sido William Shakespeare?
    Escrito por
    ¿Quién habrá sido William Shakespeare? Se han cumplido cuatro siglos y medio del nacimiento de William Shakespeare, un personaje que, tal como lo retratan las biografías oficiales, acaso jamás existió. En efecto, se ha venido observando que resulta inverosímil la…
  • Muera madame Bovary
    Muera madame Bovary La muerte por ingestión de arsénico de doña Emma Bovary ha dado mucho de que hablar. Ni más ni menos que nuestra ¿Cómo ves? ha abordado el tema de la explicación bioquímica de…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • El sentido de la muerte
    El sentido de la muerte Una de las muchas cosas para las que la ciencia no tiene una respuesta definitiva —de hecho, no tiene ninguna respuesta, aunque muchos sigan empeñados en pedírsela—, es esa elusiva cuestión filosófica que se conoce…
  • Rosario de Acuña: Sentir y pensar
    Escrito por
    Rosario de Acuña: Sentir y pensar 19 de abril de 1884. Rosario de Acuña se transforma en la primera mujer que interviene en una velada poética del Ateneo de Madrid. Fue la primera en ocupar una tribuna que, hasta entonces, había…

Cartelera

Cine clásico

  • Inocencia trágica
    Escrito por
    Inocencia trágica Tomo prestado este título que Agatha Christie usó en una de sus mejores novelas para encabezar el artículo sobre Niágara, una película extraña, extrema, exageradamente llena de emociones. Y, aunque la chica es alguien que…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • La prehistoria de Tchaikovski
    Escrito por
    La prehistoria de Tchaikovski Nada pacíficos fueron los comienzos del operista Tchaikovski. La guerra del caso era íntima y hace a su prehistoria como artista, ya que no como compositor. En efecto, su primera ópera, El voivoda, fue repudiada…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Darwin y el concepto de adaptación
    Darwin y el concepto de adaptación El cuento infantil de la Caperucita Roja es bien conocido, y todos recordamos que cuando la Caperucita pregunta al lobo: “¿porqué tienes esos dientes tan grandes?”; el lobo contesta: “¡Para comerte mejor!”. Desde el punto…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC