Crítica de "J. Edgar" (Clint Eastwood, 2011)

J. Edgar

Si el buen cine engorda, he vuelto a fracasar en mi dieta. J. Edgar es un biopic sombrío, fascinante y revelador. Casi tanto como el verdadero J. Edgar Hoover.

A estas alturas ya sabemos que el auténtico Hoover fue un personaje digno de su tiempo, en lo bueno, en lo malo y en lo peor. Biografías tan desmitificadoras como la de Anthony Summers han contribuido a situarle en una perspectiva ajustada. Su enorme poder como director del omnipotente FBI desde 1924 a 1971 le convirtió en centro de la vida norteamericana. Frente a sus innegables éxitos policiales, los investigadores mencionan su represión contra los activistas de los derechos civiles, el miedo que inspiró a varios presidentes, sus conspiraciones y sus arreglos con los jefes de la Mafia. Detrás de su máscara de honorabilidad tradicional, Hoover ocultaba sus amores homosexuales, su afición al travestismo –¿una leyenda urbana?– y esa irresistible afición al lujo que le vinculó a millonarios no demasiado recomendables.

"Explorar semejantes contradicciones –nos dice Summers– equivale a hacer un viaje vital por nuestro siglo, una época de engaño, a los demás y a nosotros mismos, en lo que se refiere a nuestros valores, nuestras libertades y nuestros héroes. Debido a que la vida de este hombre abarcó un periodo en el cual el sueño americano se malogró tanto, quizá comprenderle a él nos ayude a entendernos a nosotros mismos".

J. Edgar

Con su talento intacto a pesar de la edad, el maestro Eastwood ha comprendido a la perfección esa ambigüedad moral, y nos regala una magnífica película en la que varias décadas de historia son puestas bajo la lupa. Sin adornos poéticos ni sensacionalismo –no insiste en la faceta fetichista y sexual–, pero con la claridad de ideas necesaria para convertir a Hoover en un ser humano apasionante y también temible.

De Leonardo DiCaprio solo cabe decir que merecería el Oscar por su interpretación del director del FBI: un papel complejo, incómodo, lleno de aristas y sin claras motivaciones para su proceder, más allá de la imagen de la madre – Anna Marie, interpretada por Judi Dench– o de sus atormentadas inclinaciones eróticas y amorosas.

Patriotismo y represión: no es una visión amable de la condición humana, pero se ajusta bastante al periodo histórico que refleja, cuyos ecos resuenan en cintas como JFK, de Oliver Stone.

J. Edgar

La sutileza del guionista Dustin Lance Black logra que los aspectos más controvertidos de Hoover encajen con el relato sin necesidad de tomar partido (Esto último se lo deja al espectador). Sin embargo, es cierto que a la narración le hubiera hecho falta una reescritura final para poner orden en sus pasajes más confusos.

Por su parte, el uso de contraluces, sombras, tonos sepia y colores desaturados contribuye a caracterizar eficazmente esta fábula de intrigas, codicia, engaños, conductas sórdidas y buenas intenciones enturbiadas por la política.

Naomi Watts (Helen Gandy, secretaria de confianza de Hoover durante 53 años) y Armie Hammer (Clyde Tolson, su mejor amigo, su amante y algo más) construyen sus personajes con soltura y eficiencia. Lo mismo puedo decir de Damon Herriman (Bruno Hauptmann), Jeffrey Donovan (Robert F. Kennedy), Josh Lucas (el aviador Charles Lindbergh) y Lea Thompson (Lela Rogers, madre de Ginger Rogers).

Entre los defectos de la película figura el maquillaje. Decir que no está a la altura del resto de la producción es casi una obviedad.

grande3

Copyright de las imágenes (Fotos de Keith Bernstein) © Malpaso Productions, Wintergreen Productions. Cortesía de Warner Bros. Pictures International España. Reservados todos los derechos.

logonegrolibros

  • En la era de la posverdad
    Escrito por
    En la era de la posverdad Le dicen posverdad y es la propagación de versiones falsas, presentadas como auténticas, que ha influido en algunos de los virajes políticos más drásticos en los años recientes. No se trata de la simple repetición de mentiras,…
  • Fervor de Borges
    Escrito por
    Fervor de Borges Décadas después de su muerte, hallamos a Borges en la plenitud de su institución: cursillos, homenajes, ediciones eruditas y de bolsillo, álbumes. Luego y siempre están los lectores, esos lectores que Borges reiteradamente consideró protagonistas…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • De nervios y feromonas
    De nervios y feromonas Mucho se habla de la química del amor, y en especial de las feromonas: mensajeros químicos que los organismos secretan para, entre otras cosas, atraer parejas sexuales. Se detectaron primero en insectos, en 1956, pero…
  • No digas que fue un sueño
    Escrito por
    No digas que fue un sueño Cuando bajo al Sur, a mi Sur, es como si se abrieran las compuertas del sentimiento. Es una sensación tremenda, que me pone los pelos como escarpias. Que me descoloca, porque no alcanzo a entender.…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Gubaidulina interroga al contrabajo
    Escrito por
    Gubaidulina interroga al contrabajo Muchas claves se pueden activar para entender el mundo de Sofía Gubaidulina. Como siempre ocurre con el arte verdadero, ninguna es exhaustiva. Las hay externas y no carecen de elocuencia. Se la vincula con la…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • ¿99% chimpancé y 50% banano?
    Escrito por
    ¿99% chimpancé y 50% banano? Parte 1 Sabemos que nuestros parientes más cercanos son los dos tipos de chimpancé (el común y el bonobo), que comparten con el ser humano un ancestro común que vivió hace seis millones de años.…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC