Crítica de "J. Edgar" (Clint Eastwood, 2011)

J. Edgar

Si el buen cine engorda, he vuelto a fracasar en mi dieta. J. Edgar es un biopic sombrío, fascinante y revelador. Casi tanto como el verdadero J. Edgar Hoover.

A estas alturas ya sabemos que el auténtico Hoover fue un personaje digno de su tiempo, en lo bueno, en lo malo y en lo peor. Biografías tan desmitificadoras como la de Anthony Summers han contribuido a situarle en una perspectiva ajustada. Su enorme poder como director del omnipotente FBI desde 1924 a 1971 le convirtió en centro de la vida norteamericana. Frente a sus innegables éxitos policiales, los investigadores mencionan su represión contra los activistas de los derechos civiles, el miedo que inspiró a varios presidentes, sus conspiraciones y sus arreglos con los jefes de la Mafia. Detrás de su máscara de honorabilidad tradicional, Hoover ocultaba sus amores homosexuales, su afición al travestismo –¿una leyenda urbana?– y esa irresistible afición al lujo que le vinculó a millonarios no demasiado recomendables.

"Explorar semejantes contradicciones –nos dice Summers– equivale a hacer un viaje vital por nuestro siglo, una época de engaño, a los demás y a nosotros mismos, en lo que se refiere a nuestros valores, nuestras libertades y nuestros héroes. Debido a que la vida de este hombre abarcó un periodo en el cual el sueño americano se malogró tanto, quizá comprenderle a él nos ayude a entendernos a nosotros mismos".

J. Edgar

Con su talento intacto a pesar de la edad, el maestro Eastwood ha comprendido a la perfección esa ambigüedad moral, y nos regala una magnífica película en la que varias décadas de historia son puestas bajo la lupa. Sin adornos poéticos ni sensacionalismo –no insiste en la faceta fetichista y sexual–, pero con la claridad de ideas necesaria para convertir a Hoover en un ser humano apasionante y también temible.

De Leonardo DiCaprio solo cabe decir que merecería el Oscar por su interpretación del director del FBI: un papel complejo, incómodo, lleno de aristas y sin claras motivaciones para su proceder, más allá de la imagen de la madre – Anna Marie, interpretada por Judi Dench– o de sus atormentadas inclinaciones eróticas y amorosas.

Patriotismo y represión: no es una visión amable de la condición humana, pero se ajusta bastante al periodo histórico que refleja, cuyos ecos resuenan en cintas como JFK, de Oliver Stone.

J. Edgar

La sutileza del guionista Dustin Lance Black logra que los aspectos más controvertidos de Hoover encajen con el relato sin necesidad de tomar partido (Esto último se lo deja al espectador). Sin embargo, es cierto que a la narración le hubiera hecho falta una reescritura final para poner orden en sus pasajes más confusos.

Por su parte, el uso de contraluces, sombras, tonos sepia y colores desaturados contribuye a caracterizar eficazmente esta fábula de intrigas, codicia, engaños, conductas sórdidas y buenas intenciones enturbiadas por la política.

Naomi Watts (Helen Gandy, secretaria de confianza de Hoover durante 53 años) y Armie Hammer (Clyde Tolson, su mejor amigo, su amante y algo más) construyen sus personajes con soltura y eficiencia. Lo mismo puedo decir de Damon Herriman (Bruno Hauptmann), Jeffrey Donovan (Robert F. Kennedy), Josh Lucas (el aviador Charles Lindbergh) y Lea Thompson (Lela Rogers, madre de Ginger Rogers).

Entre los defectos de la película figura el maquillaje. Decir que no está a la altura del resto de la producción es casi una obviedad.

grande3

Copyright de las imágenes (Fotos de Keith Bernstein) © Malpaso Productions, Wintergreen Productions. Cortesía de Warner Bros. Pictures International España. Reservados todos los derechos.

logonegrofinal0

Erik Shoemaker, CC

  • La fidelidad de la tradición
    Escrito por
    La fidelidad de la tradición La poca fidelidad de la transmisión de las ideas mediante la tradición es algo que mucha gente desconoce. Son mayoría los que todavía creen que hay costumbres ancestrales que se trasmiten fielmente durante siglos. Pero,…
  • ¿Qué son los insect media?
    Escrito por
    ¿Qué son los insect media? Están por todas partes y, con sus seis patas, sus numerosos ojos y sus capacidades de movimiento y percepción tan diferentes de las nuestras, podemos verlos como el ejemplo más claro de inteligencia…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • Las vueltas del gusano
    Las vueltas del gusano El reduccionismo biológico es uno de los fantasmas de la biología moderna (bien lo sabe James Watson). Y sin embargo, al estudiar las bases biológicas del comportamiento animal recordamos que, después de todo, la biología…
  • Valentina Pinelo
    Escrito por
    Valentina Pinelo Valentina Pinelo, agustina profesa en el Convento de San Leandro, de la ciudad de Sevilla. Valentina, perteneciente a una familia de ricos mercaderes genoveses, asentados en la capital de Indias, es la autora de un…

Cartelera

Cine clásico

  • ¿Sabes cómo silbar?
    Escrito por
    ¿Sabes cómo silbar? El set de rodaje estaba alterado. Hoy era un mal día. El director estaba de los nervios. Llevaban varias horas y aquello no tenía ningún sentido. Las tomas no salían y el actor estrella estaba…

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Proust y la droga sonora
    Escrito por
    Proust y la droga sonora El 14 de enero de 1895 Marcel Proust publicó en el periódico Le Gaulois un artículo titulado «Un domingo en el Conservatorio». Proust no era todavía Proust, es decir que no había compuesto su gran…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

bannernewsletter1