Crítica de "Hitchcock" (2012)

Si algo parece subrayar el director Sacha Gervasi a lo largo de esta película es la actitud de Hitchcock ante las mujeres. Por ellas siente desconfianza, fascinación,  fetichismo, perversión, paternalismo, amor... De todo hay en la mente de este genio burlón y desafiante, interpretado con buen criterio por un Anthony Hopkins embutido en varios kilos de látex y maquillaje.

El guión de John J. McLaughlin, inspirado en el libro Alfred Hitchcock and the Making of Psycho de Stephen Rebello, otorga protagonismo a la esposa del realizador, Alma Reville, encarnada prodigiosamente por Helen Mirren. Eterno apoyo del maestro, Alma se distingue en la película como una analista de primera categoría, capaz de orientar a Hitchcock en sus más intrincados laberintos creativos.

Con un tono de comedia liviana, el film relata el proceso de realización de Psicosis. La historia real, como saben los cinéfilos, fue una de ésas que hacen época.

En 1959, tras el exitoso estreno de Con la muerte en los talones, Hitchcock se propuso un reto que le permitiera recuperar la ambición y alejase el fantasma del retiro. Después de leer la novela Psicosis, de Robert Bloch, el maestro se obsesionó con el asesino que inspiró ese texto, Ed Gein. Con el estudio en contra y bajo la mirada suspicaz de los censores de la Motion Picture Production Code, Hitchcock fue hilvanando un proyecto destinado a cambiar la historia del cine.

Pese a que la cinta presenta algunas irregularidades, el espectador puede disfrutarla sin sentirse decepcionado. No estamos ante una gran película, sino ante un biopic inteligente y entretenido, en el que hay momentos decididamente entrañables. Con todo, es inevitable pensar que aún se podría haber llegado más lejos con un reparto como éste, en el que Hopkins y Mirren están secundados de forma eficacísima por Scarlett Johansson, en la piel de Janet Leigh, Toni Collette como la secretaria de "Hitch", Peggy Robertson, el estupendo Danny Huston como Whitfield Cook, Jessica Biel en el papel de Vera Miles, James D'Arcy como Anthony Perkins y el siempre inquietante Michael Wincott dando vida al psicópata Ed Gein.

Sinopsis

Detrás de Alfred Hitchcock, el denominado “maestro del suspense”, había un aspecto que se ocultaba: su extraordinariamente creativo romance con su leal esposa y colaboradora en la realización cinematográfica, Alma Reville. Hitchcock saca a la luz su fascinante y compleja historia de amor. Y lo hace mientras se filma su más audaz aventura cinematográfica, Psicosis (1960), que se convertiría en la película más controvertida del director y también en la más legendaria. Cuando, contra todo pronóstico, la tumultuosa producción llegó a su fin, la forma de hacer cine cambió para siempre, pero solo unos pocos supieron que realmente hicieron falta dos para llevar a cabo el filme.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos

Copyright de imágenes y sinopsis © 2012 The Montecito Picture Company, Fox Searchlight Pictures y Cold Spring Pictures. Cortesía de Hispano Foxfilm. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2006, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista The CULT, un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las nuevas tecnologías de la información.

Desde 2015, The CULT sirve de plataforma a una iniciativa más amplia, conCiencia Cultural, concebida como una entidad sin ánimo de lucro que promueve el acercamiento entre las humanidades y el saber científico, tanto en el entorno educativo como en el conjunto de la sociedad.

conCiencia Cultural

logonegrofinal0

Erik Shoemaker, CC

logonegrociencia

Maneed, CC

  • Las borracheras y el alma
    Las borracheras y el alma La ciencia no puede responder preguntas acerca del llamado “mundo espiritual”. Por definición, su campo de autoridad se restringe a lo natural: el mundo físico. No porque haya alguna ley que impida estudiar científicamente lo…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El amor gay en la ópera
    Escrito por
    El amor gay en la ópera La ópera se hartó de mostrarnos relaciones amorosas pero, por razones obvias, ha tardado en contarnos el amor entre dos individuos del mismo sexo. No parece anterior a nuestro siglo tal novedad. Digamos que se…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

bannernewsletter1