Crítica de "El topo" (2011)

El-topo1

Disponiendo de un punto de partida soberbio –la novela El topo–, y de un antecendente difícilmente superable –la teleserie Calderero, sastre, soldado, espía–, Tomas Alfredson nos regala uno de los largometrajes más inteligentes de la temporada.

El topo es una de esas películas sin fecha de caducidad, con un don especial para transmitir sentimientos a partir de un asunto tan gélido como la traición y el doble juego en el servicio secreto británico de los setenta.

Sin imposturas, sin ese tipo de ruidosas y machaconas naderías que acompañan al thriller moderno, El topo brinda al público trascendencia, profundidad, tensión y misterio de alto calibre.

Esta es una de esas películas en las que uno jamás se siente tratado como un imbécil. Muy al contrario, todo en el guión destila sabiduría y doble intención, como si viajásemos a un sistema planetario donde los más capaces –y no los mediocres– asumen el control. En lo bueno y en lo malo. En la lealtad y en la traición.

El-topo2

Esta partida de póker intelectual no abruma –o en todo caso, los prejuicios duran poco–. Pese a su ritmo pausado, nos seduce con la certeza de que esa comunidad de espías resume buena parte del siglo XX.

El guión es tan sólido y admirable que podemos pasar por alto el pulso férreo de Alfredson y la maravillosa labor del director de fotografía que colaboró con él en Déjame entrar, Hoyte van Hoytema.

Estos agentes del M16, con sus trajes de Savile Row y muchos secretos en la mochila, no hubieran sido tan creíbles sin el concurso de un reparto espléndido. El lúcido personaje de George Smiley adquiere otra dimensión gracias a Gary Oldman, y cuesta imaginar una compañía mejor para él que la que le ofrecen John Hurt, Mark Strong, Simon McBurney, Benedict Cumberbatch, Tom Hardy, Toby Jones, Colin Firth, Ciarán Hinds y Toby Esterhase.

El-topo3

Sinopsis

Nos remontamos a 1973. Mientras la Guerra Fría sigue complicando las relaciones internacionales, el Servicio Secreto de Inteligencia británico (SIS), también conocido como «MI6» y por su nombre en código, «la Cúpula», hace todo lo posible por estar a la altura de los esfuerzos de espionaje de otros países y por mantener la seguridad en el Reino Unido. El jefe de la Cúpula, conocido como Control (John Hurt), envía personalmente al entregado agente Jim Prideaux (Mark Strong) a Hungría. Pero la misión de Jim se interrumpe de manera sangrienta, y Control es expulsado de la Cúpula junto con su lugarteniente, George Smiley (Gary Oldman), un sagaz espía profesional.

Smiley, que se acaba de separar de su esposa, Ann, es citado por el subsecretario de la Oficina del Gabinete, Oliver Lacon (Simon McBurney); al parecer, el gobierno quiere volver a contratar los servicios de Smiley como agente secreto, ante el temor de que la Cúpula esté siendo amenazado desde hace mucho tiempo por un agente doble, o topo, que trabaja para los soviéticos, poniendo en peligro a Inglaterra. Ayudado por el joven agente Peter Guillam (Benedict Cumberbatch), Smiley investiga las actividades pasadas y presentes de la Cúpula. Mientras intenta rastrear e identificar al topo, sobre Smiley se cierne la sombra del misterioso maestro ruso del espionaje Karla, con quien coincidió décadas antes.

La búsqueda del topo apenas avanza hasta que Ricki Tarr (Tom Hardy), un inconformista agente de campo, se pone en contacto inesperadamente con Lacon. Durante una operación encubierta en Turquía, Ricki se ha enamorado de una mujer casada traicionada, Irina (Svetlana Khodchenkova), que afirma poseer información crucial. Por su parte, Smiley descubre que Control ha reducido la lista de sospechosos de ser el topo a cinco hombres: el ambicioso Percy Alleline (Toby Jones), al que ha apodado «el calderero»; el elegante y suficiente Bill Haydon (Colin Firth), «el sastre»; el eficaz Roy Bland (Ciarán Hinds), «el soldado»; el solícito Toby Esterhase (David Dencik), «el pobre»... y el propio Smiley.

Pero antes de que la sorprendente verdad salga a la luz, el coste físico y emocional que este mortífero juego de espías internacional se cobrará en sus participantes irá en aumento...

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © StudioCanal, Working Title Films. Cortesía de DeAPlaneta.

  • Preguntas frecuentes sobre The Cult (Thesauro Cultural) ¿Qué significa el título de nuestra revista? The Cult es la sigla de Thesauro Cultural. La palabra thēsaurós, en griego, alude a una colección. El latín se apropió del vocablo con el significado…
  • Detectives en el Japón del 1300
    Escrito por
    Detectives en el Japón del 1300 Siempre que se buscan precedentes de Sherlock Holmes, se cita a Dupin, el detective creado por Edgar Allan Poe, o al célebre detective de la vida real Vidocq. Algunos mencionan el Zadig de Voltaire y…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • Alcohol
    Alcohol Es una molécula sencilla, formada por sólo nueve átomos: dos de carbono, uno de oxígeno y seis de hidrógeno. Pero es capaz de provocar cambios importantes en la conducta humana, y eso la ha convertido…
  • Raíces de la caza de brujas
    Escrito por
    Raíces de la caza de brujas Mujerucas desdentadas que pasan sus días frente al caldero donde cuecen toda suerte de pócimas nauseabundas que las elevarán por los aires y las llevarán a aquelarres diabólicos. Poderosas mujeronas capaces de hechizar a cualquier…
  • The Cult (Thesauro Cultural): el desafío de la tercera cultura El arte y la ciencia en conversación. Esa es la premisa de la que parten los más de 25.000 artículos de The Cult (Thesauro Cultural), la plataforma divulgativa de conCiencia Cultural. Se trata de crear un…

Cartelera

Cine clásico

  • Plegaria por un asesino a sueldo
    Escrito por
    Plegaria por un asesino a sueldo Imagen superior: Lee Marvin en "Código del hampa" ("The Killers", 1964) Fue en 1927 cuando Scribner's Magazine publicó Los asesinos (The Killers), el legendario relato de Ernest Hemingway en el que dos criminales a sueldo entran…

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Rossini eclesiástico
    Escrito por
    Rossini eclesiástico Es sabido que la música de iglesia atareó a Rossini desde su más tierna edad hasta su último esplendor compositivo: en 1808, en su época estudiantil en Bolonia, ya le vemos autor de una Misa…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

bannernewsletter1