Crítica de "El invitado" (2012)

el-invitado

Lo que le pasa al thriller de acción –o lo que yo creo que le pasa al thriller de acción– es que ya no puede esquivar los tópicos. El admirador del género tiende a escandalizarse ante tales sugerencias. Pero el observador imparcial no se escandaliza, porque sabe que el ánimo transgresor casa mal con los tiroteos y las persecuciones.

En principio, El invitado (Safe House) tiene todos los ases para merecer buenas críticas. La dirige un cineasta europeo, Daniel Espinosa, y la protagonizan dos actores con carisma, que además echan el resto en sus papeles: Denzel Washington y Ryan Reynolds.

Por si no fuera bastante, la acción se ambienta en una ciudad tan colorista como Ciudad del Cabo, y entre los secundarios encontramos a pesos pesados como Vera Farmiga, Sam Shepard, Brendan Gleeson, Rubén Blades, Liam Cunningham y Robert Patrick.

Por desgracia, esta no es una película irrepetible.

Al contrario, uno puede llegar tarde a la proyección y no perderse por el camino. Ya lo comenté al empezar: nos hallamos ante un género que conoce sus propias flaquezas, y cualquier guionista que lo aborde parece intuir lo que esperan sus espectadores.

el-invitado2

El personaje central, Tobin Frost (Denzel Washington), es un antiguo operativo de la CIA que, después de años en el lado oscuro de la ley, adquiere un archivo secreto. Ese explosivo documento, literalmente, le convierte en una presa de caza.

La CIA oculta a Frost en un piso franco, custodiado por el agente Matt Weston (Ryan Reynolds), pero unos mercenarios entran a sangre y fuego, y convierten a Frost y a Weston en unos prófugos que ya no tienen –o eso parece– en quién confiar.

No sé por qué, pero tengo la impresión de que ya nos han contado más veces todo esto. Influye, supongo, que El invitado recorre todos los clichés del género. ¿O alguien esperaba otra cosa?

Ahí van los ingredientes de la receta: un protagonista íntegro –preferiblemente un agente que tarda en subir por el escalafón– queda atrapado por las normas no escritas de la organización –en este caso la CIA–. Un desconocido hace que sus creencias se tambaleen. Hay un topo que ha traicionado a los suyos: precisamente ése en el que usted está pensando. Un amigo del protagonista sale herido o muere.

¿Qué más? Añadamos un par de persecuciones rodadas con shaky cam –la imagen se agita como si fuéramos por un camino lleno de baches– y al menos una pelea realista, donde los golpes duelan y un gancho de izquierda resulte insoportable.

el-invitado3

Tan prefabricada como un armario sueco, El invitado sólo aspira a entretener, cuando en realidad dispone de un reparto que hubiera podido llegar mucho más lejos.

Supongo que todos hemos pasado por esta experiencia: a medida que ascienden los títulos de cierre y suenan los últimos compases de la banda sonora, uno se pregunta qué le faltaba a la historia para que fuera mejor, y no la olvidemos pasado mañana.

Desgraciadamente, la película de Daniel Espinosa es un híbrido, entretenido pero nada imaginativo, y sin duda inferior a títulos como Red de mentiras, Green Zone: Distrito protegido o El mito de Bourne.

grande2

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de las imágenes © Universal Pictures, Relativity Media, Bluegrass Films. Cortesía de Universal Pictures International Spain. Reservados todos los derechos.

logonegrolibros

  • Cosas que he aprendido de los estoicos
    Escrito por
    Cosas que he aprendido de los estoicos La escuela estoica nació en Grecia, pero los filósofos más conocidos son romanos: Séneca, Marco Aurelio y Epícteto, que aunque era griego fue esclavo en Roma. Que sean conocidos no quiere decir que sean bien…
  • El Siglo del Anacronismo
    Escrito por
    El Siglo del Anacronismo La vieja costumbre de dividir el tiempo histórico en unidades regulares y adjudicar a cada una de ellas un sentido predominante, nos hace admitir con facilidad, por ejemplo, que el siglo XVI fue el del…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Homosexualidad y biología
    Homosexualidad y biología El debate sobre si ciertas conductas humanas son determinadas por factores biológicos (genéticos, hormonales, cerebrales...) o culturales (educación, influencias sociales, decisiones personales...) no termina. La orientación sexual es un ejemplo notorio: por más de un…
  • El zoo steampunk de Gvozdariki
    Escrito por
    El zoo steampunk de Gvozdariki No sé por qué, pero me fascinan las criaturas del artista ruso Vladimir Gvozdev, también conocido por su seudónimo, Gvozdariki. Reducir su serie de animales mecánicos a un simple capricho steampunk sería una simplificación imperdonable,…

Cartelera

Cine clásico

  • La última sesión
    Escrito por
    La última sesión "Necesitarás un barco más grande..." (Peter Benchley y Carl Gottlieb en Tiburón, 1975) Eran las doce de la noche. Sentado en un banco, observé cómo la gente salía de un cine. Es una sensación especial…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El legado de Joy Division
    Escrito por
    El legado de Joy Division Décadas después de la disolución de Joy Division, este legendario grupo volvió a la primera línea de actualidad por varios motivos. En 2007, fallecía Tony Wilson – fundador del sello musical Factory Records, desde el…
  • La constelación Perosi
    Escrito por
    La constelación Perosi El oratorio es el género por excelencia de monseñor Perosi. Lo demuestra desde su juventud, ya que su Masacre de los inocentes data de 1900, o sea cuando su autor no había llegado a los…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Wallace y el colugo
    Escrito por
    Wallace y el colugo En noviembre de 1862, Alfred Russel Wallace estaba por con­cluir sus aventuras científicas en el sureste de Asia. Ocho años atrás había comen­zado su expedición en Singapur y luego de recorrer amplias re­giones de Borneo,…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC