Crítica de "El invitado" (2012)

el-invitado

Lo que le pasa al thriller de acción –o lo que yo creo que le pasa al thriller de acción– es que ya no puede esquivar los tópicos. El admirador del género tiende a escandalizarse ante tales sugerencias. Pero el observador imparcial no se escandaliza, porque sabe que el ánimo transgresor casa mal con los tiroteos y las persecuciones.

En principio, El invitado (Safe House) tiene todos los ases para merecer buenas críticas. La dirige un cineasta europeo, Daniel Espinosa, y la protagonizan dos actores con carisma, que además echan el resto en sus papeles: Denzel Washington y Ryan Reynolds.

Por si no fuera bastante, la acción se ambienta en una ciudad tan colorista como Ciudad del Cabo, y entre los secundarios encontramos a pesos pesados como Vera Farmiga, Sam Shepard, Brendan Gleeson, Rubén Blades, Liam Cunningham y Robert Patrick.

Por desgracia, esta no es una película irrepetible.

Al contrario, uno puede llegar tarde a la proyección y no perderse por el camino. Ya lo comenté al empezar: nos hallamos ante un género que conoce sus propias flaquezas, y cualquier guionista que lo aborde parece intuir lo que esperan sus espectadores.

el-invitado2

El personaje central, Tobin Frost (Denzel Washington), es un antiguo operativo de la CIA que, después de años en el lado oscuro de la ley, adquiere un archivo secreto. Ese explosivo documento, literalmente, le convierte en una presa de caza.

La CIA oculta a Frost en un piso franco, custodiado por el agente Matt Weston (Ryan Reynolds), pero unos mercenarios entran a sangre y fuego, y convierten a Frost y a Weston en unos prófugos que ya no tienen –o eso parece– en quién confiar.

No sé por qué, pero tengo la impresión de que ya nos han contado más veces todo esto. Influye, supongo, que El invitado recorre todos los clichés del género. ¿O alguien esperaba otra cosa?

Ahí van los ingredientes de la receta: un protagonista íntegro –preferiblemente un agente que tarda en subir por el escalafón– queda atrapado por las normas no escritas de la organización –en este caso la CIA–. Un desconocido hace que sus creencias se tambaleen. Hay un topo que ha traicionado a los suyos: precisamente ése en el que usted está pensando. Un amigo del protagonista sale herido o muere.

¿Qué más? Añadamos un par de persecuciones rodadas con shaky cam –la imagen se agita como si fuéramos por un camino lleno de baches– y al menos una pelea realista, donde los golpes duelan y un gancho de izquierda resulte insoportable.

el-invitado3

Tan prefabricada como un armario sueco, El invitado sólo aspira a entretener, cuando en realidad dispone de un reparto que hubiera podido llegar mucho más lejos.

Supongo que todos hemos pasado por esta experiencia: a medida que ascienden los títulos de cierre y suenan los últimos compases de la banda sonora, uno se pregunta qué le faltaba a la historia para que fuera mejor, y no la olvidemos pasado mañana.

Desgraciadamente, la película de Daniel Espinosa es un híbrido, entretenido pero nada imaginativo, y sin duda inferior a títulos como Red de mentiras, Green Zone: Distrito protegido o El mito de Bourne.

grande2

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de las imágenes © Universal Pictures, Relativity Media, Bluegrass Films. Cortesía de Universal Pictures International Spain. Reservados todos los derechos.

logonegrofinal0

Erik Shoemaker, CC

  • Mímesis y símbolos
    Escrito por
    Mímesis y símbolos Joaquín Lomba Fuentes, en La filosofía judía en Zaragoza, llama la atención acerca de una importante diferencia entre el “horizonte cultural” judaico y el griego: “Frente a un mundo mimético griego que remite a un universo de…
  • Arte y ciencia
    Arte y ciencia Hay quien presenta al arte y la ciencia como disciplinas ajenas, incluso opuestas. Se destaca la sensibilidad del artista y la racionalidad del científico, y se subrayan las diferencias entre ambas áreas. Muchos…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • ¿Qué es estar vivo?
    ¿Qué es estar vivo? Se supone que los vampiros, como el conde Drácula, no están vivos, pero no están muertos. Tampoco son como los zombis, “muertos vivos”. Los vampiros son “no-muertos”. Al menos eso es lo que dicen las…

Cartelera

Cine clásico

  • Mujeres, hombres y cintas de Pilates
    Escrito por
    Mujeres, hombres y cintas de Pilates En la película Hechizo de luna (1987), de Norman Jewison, hay dos escenas que vienen al pelo para este post. En la primera de ellas, Rose Castorini, la madre de la protagonista, observa una disputa…

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

  • Cultura de ciencia ficción
    Escrito por
    Cultura de ciencia ficción La ciencia ficción nos permite emocionarnos con historias extraordinarias a la vez que aprendemos ciencia de forma amena. Obras como Blade Runner, Fundación, Interstellar o Solaris han empujado a muchas personas a salir del universo…

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Lou Marini: el saxo y las estrellas
    Escrito por
    Lou Marini: el saxo y las estrellas Starmaker (BluJazz, 2012) es el tercer álbum en solitario del saxofonista de Ohio Lou Marini después de Lou's Blues (2004) y Highly Classified (2010). Se trata de un maravilloso disco que comienza con el tema que…
  • Recuperación de Eduard Franck
    Escrito por
    Recuperación de Eduard Franck La música del alemán Eduard Franck (1817-1893) viene siendo recuperada del olvido desde 1993, con la publicación de su catálogo y una monografía debida a Paul y Andreas Feuchte. Nacido en Breslau, alumno de Mendelssohn,…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

bannernewsletter1